Es normal que cuando comienzan a salirle los primeros dientes a tu bebé, este se muestre irritable e incómodo. Sin embargo, existen algunas formas en las que puedes ayudarlo a estar más tranquilo y aliviar el dolor.

La mayoría de los pequeños comienzan a desarrollar su dentición entre los 6 y los 12 meses, pero hay algunos niños que tardan más en comenzar este proceso. En todo caso, los primeros dientes en salir, por lo general, son los incisivos inferiores. Cuando los pequeños cumplen tres años ya suelen tener todos sus dientes de leche.

En las siguientes líneas te hablaremos de tres maneras en las que puedes acompañar a tu bebé durante esta etapa.

1. Ofrécele algo frío

Para ayudar a que las encías de tu pequeño se adormezcan y el dolor disminuya, puedes optar por ofrecerle objetos fríos al tacto, pero difíciles de masticar. Por ejemplo, una toalla húmeda que enfriaste previamente colocándola en el refrigerador durante 15-30 minutos, o un plátano congelado en caso de que tu hijo ya haya comenzado con la alimentación sólida.

Los anillos de dentición suelen ser muy duros para la boca de los pequeños, por lo que es recomendable optar por opciones más suaves.

2. Dale un masaje de encías

Otra alternativa que puede aliviar a tu hijo es hacerle un masaje suave en las encías. Recuerda lavarte las manos antes de empezar y luego frota las áreas adoloridas de la boca de tu bebé con un dedo.

En caso de que estés amamantando y tu pequeño no muestre interés por las toallas húmedas frías o los juguetes de dentición, sino por tus pezones, ¡tranquila! Al darle un pequeño masaje antes de alimentarlo, lograrás que tu hijo esté más calmado y no busque morderte para aliviar las molestias.

3. Sírvele un poco de agua fría

Si tu bebé tiene entre 6 y 9 meses, ofrecerle un poco de agua fría puede ser de gran ayuda. La idea es que tu pequeño pueda succionar y beber el líquido cómodamente.

¡Bien! Estas son algunas de las formas en las que podrás ayudar a aliviar el dolor de encías cuando le salgan los primeros dientes a tu bebé.

Algunos efectos secundarios que podrás notar en tu pequeño durante esta etapa son: un ligero aumento en su temperatura de no más de 37.9° C, vómito y diarrea. Si estos se presentan, consulta a tu pediatra para que te indique si es necesario darle algún tratamiento.

Ten presente que, según las recomendaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), no es aconsejable utilizar cremas analgésicas en las encías de los niños. Si es evidente que tu pequeño se siente mal y crees que necesita de ello, es mejor que primero lo consultes con tu doctor o doctora para que determine el medicamento y la dosis.

Por último, se recomienda que los niños acudan a su primera cita con el dentista pediátrico desde la aparición de su primer diente o antes de cumplir su primer año. De ese modo, se revisará que el proceso de dentición se desarrolle normalmente. Además, en esta visita el doctor suele darle indicaciones a los padres sobre el tipo de higiene bucal que debe tener su pequeño de acuerdo con su edad.

Para saber más sobre cómo limpiar correctamente los dientes de tu pequeño, ¡ingresa a este enlace!

¡Descarga Kinedu para aprender más sobre cada etapa del desarrollo de tu pequeño y apoyarlo con las activdades correctas para su edad y necesidades!

Powered by Rock Convert