Tal vez a tu pequeño ya le hayan salido sus primeros dientes o que esté empezando a mostrar señales de dentición. Independientemente de si tiene dientes o no, ¡la limpieza bucal es muy importante! La siguiente guía te ayudará a mantener sana la hermosa sonrisa de tu pequeño.

¿Cómo limpio la boca a mi bebé?

  • Si tu pequeño no tiene dientes, puedes limpiar su boca pasando una gasa limpia por sus encías.
  • Cuando le broten los dientes, motívalo a tomar agua ya que ésta ayudará a limpiar y deshacer la comida que se quede en la boca.
  • Recuerda no dejar que tu bebé duerma con biberón para evitar caries.
  • Ya que comience a tener dientes, puedes introducir el primer cepillo de dientes. Asegúrate de que sea suave y especialmente diseñado para bebés. Usa la pasta de dientes con fluoruro que te recomiende tu médico. La cantidad que agregues debe ser del tamaño de un grano de arroz, es decir muy poca, para evitar que tu pequeño se trague el exceso. A esta edad, probablemente tu bebé no sepa escupir, por eso trata de enjuagar su cepillo y darle otra pasada a sus dientes usando solamente agua.
  • Es recomendable lavar los dientes a tu bebé dos veces al día. Sin embargo, esta recomendación puede variar, así que pregúntale a tu pediatra qué será lo mejor para tu pequeño.
  • La mejor posición para para limpiar su boquita es sentándolo en tu regazo y con su cabeza acomodada en tu brazo.
  • Intenta convertir esta actividad en un juego, pueden cantar y tomar turnos, de forma que tu pequeño esté más motivado a participar.
  • Finalmente, si no le gusta cepillarse los dientes no lo obligues a estar quieto; intenta distraerlo un poco y continúa. También puedes pedirle apoyo a tu pareja para que uno cepilla su boquita, mientras el otro lo entretiene.
Powered by Rock Convert