Los colores esperados de las heces de un bebé son cualquier tonalidad terrosa como el amarillo, el verde o el marrón. Un factor que influye en el color de las heces es la forma en que alimentas a tu bebé. Por lo general, la popó de un bebé que es amamantado tiene un color mostaza o incluso naranja, una consistencia muy suave y tiene pequeños trozos blancos que parecen semillas. Por otro lado, la popó de los bebés que toman fórmula es más dura, ya que ingieren menos agua. A menudo, la consistencia es más parecida a una pasta y tiene un color amarillo, marrón claro u oscuro.

Hay ocasiones en las que las heces de tu bebé pueden ser de otros colores. Las causas habituales de los diferentes colores en bebés más grandes, aquellos que ya comenzaron a consumir alimentos sólidos, se deben a colorantes o aditivos en los alimentos. Sin embargo, en bebés más pequeños, hay momentos en los que el color de la popó puede ser signo de una enfermedad y se recomienda consultar a tu pediatra.

Aquí te explicaciones porque el color de la popó de un bebé puede cambiar:

  • El color naranja puede aparecer si la madre ha estado tomando medicamentos o si come alimentos coloreados artificialmente. Pero no te preocupes, por lo general, este color no indica ningún problema.
  • La popó blanca puede ser un síntoma de un problema de hígado o de la vesícula biliar. En algunos casos, si tu bebé está tomándolos, se debe a una alergia a los lácteos, a un antibiótico o a un antiácido.
  • La popó roja o rosada puede ser el resultado de la ingestión de sangre del pezón de la madre o porque tu bebé tragó sangre durante el parto. También puede ser un signo de alergia a la leche o de una fisura rectal.
  • También hay algunos casos raros en los que hay grandes volúmenes de sangre en el pañal, lo que indica una infección o problemas cerca del tracto gastrointestinal. Si esa es la razón del sangrado, probablemente a tu bebé le dará fiebre o cambiará su comportamiento.

De cualquier manera, es importante consultar a tu pediatra lo antes posible para que pueda ayudarte a descifrar la causa del color de la popó de tu bebé.

Por otro lado, es normal que un recién nacido evacue una materia negra en su primer día de vida. No se trata de heces, sino de un residuo conocido como meconio. Es de color negro y no tiene olor, ya que este residuo no contiene bacterias; la evacuación de esta sustancia es una señal de que los intestinos de tu pequeño están funcionando correctamente. Después de unos días, la popó de tu pequeño (ya sea por tomar leche materna o de fórmula) cambiará de color a un verde oscuro y luego a amarillo.

salud y bienestar de bebe

Sin embargo, si la popó de tu bebé sigue siendo negra después de varios días, te recomendamos que consultes con tu pediatra, ya que puede ser un signo de acumulación de sangre vieja en tu bebé. Es importante mencionar que en bebés mayores, la caca puede tener un color más oscuro de lo habitual ーpero no negroー si están consumiendo hierro.

¿Qué consistencia debe tener la popó de mi bebé?

La consistencia de las heces de un recién nacido suele ser espesa y después de unos días se vuelve similar a la del puré de manzana. A medida que los bebés crecen, alrededor de su primer o segundo año, la consistencia de la popó se parece más al hummus. Además, la consistencia de la popó del bebé cambia dependiendo de si son amamantados o alimentados con fórmula, ya que la leche materna es más líquida.

Si la popó de un bebé es demasiado líquida, esto puede ser un signo de diarrea. Incluso si las heces de un bebé no son tan sólidas como las de un adulto, por lo general no son tan líquidas y sueltas como cuando se tiene diarrea. Esto puede provocar deshidratación, así que verifica la consistencia de la popó de tu bebé cuando le cambies el pañal para ver si la consistencia no es más líquida o más verde de lo habitual, ya que eso también es un signo de diarrea. Si las heces de tu bebé son muy líquidas durante más de 24 horas, consulta con tu pediatra para que pueda tratar a tu pequeño.

Si, por otro lado, las evacuaciones de tu bebé son demasiado duras, esto puede ser una señal de que está estreñido, ya que el tracto digestivo de tu bebé podría estar absorbiendo demasiada agua. En bebés más grandes, las heces duras pueden deberse a sensibilidades a los alimentos o alergias a algo específico o, en algunos casos raros, son signo de un trastorno metabólico o problemas anatómicos, así que consulta a tu pediatra. Por lo general, cuando un bebé está estreñido, sus heces son muy densas o salen en gránulos duros, lo que a veces causa dolor o sangrado.

Casi todas las texturas y colores de popó de bebé que hemos mencionado aquí se refieren a bebés que tienen menos de seis meses o que no han comenzado a comer sólidos. Una vez que tu pequeño comience a ingerir alimentos sólidos, la consistencia y, a veces, el color de su popó cambiará según lo que coma. Aun así, es importante conocer cuál debe ser el color de la popó de un bebé y cuándo un cambio requiere una cita con el médico. Si el caso de tu bebé es demasiado específico o no entra en ninguna de las categorías mencionadas, es mejor que consultes con tu médico. Él o ella tendrá más información sobre tu caso específico.