Algunas de las ventajas de alimentar a tu bebé con biberón, en lugar de amamantarlo, es que puedes observar y medir más fácilmente la cantidad de leche que ingiere todos los días. ¿Sabes cuántas onzas debe tomar un bebé?

Si has decidido alimentar a tu pequeño con biberón o ya ha crecido y has hecho el cambio del pecho a al biberón, este artículo te ayudará a saber cuál es la cantidad ideal de leche que debe consumir tu hijo dependiendo de su edad.

Primero, es importante que tomes en cuenta que cada pequeño es diferente y, por lo tanto, la ingesta de un bebé no será necesariamente la misma que la de otro niño de la misma edad. Conforme crezca, notarás que en ocasiones tu pequeño estará muy hambriento y en otras comerá menos de lo que usualmente ingiere. Esto es totalmente normal, ya que cada bebé determina la cantidad ideal de leche de acuerdo a su crecimiento.

¿Cuántas onzas debe tomar un bebé en cada etapa?

La siguiente información es apta tanto para bebés alimentados con leche materna o fórmula.

Comencemos con los más pequeños. Los recién nacidos tienden a alimentarse cada 2-3 horas y consumen de 1 a 2 onzas (30-60 ml) en cada toma, mientras que bebés mayores pueden comer 2 o 3 onzas (60-90 ml) cada 3-4 horas. Sin embargo, es muy importante escuchar las señales de hambre de tu hijo y hablar con tu pediatra sobre la frecuencia y la cantidad que debe comer tu bebé. También es común que los bebés que toman leche materna (ya sea al amamantarse o en un biberón) consuman cantidades más pequeñas con mayor frecuencia, mientras que los bebés que toman fórmula consumen volúmenes más grandes en cada toma.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda alimentar con biberón a tu recién nacido cuando lo solicite o siempre que llore por hambre. A medida que pase el tiempo, tu bebé comenzará a desarrollar un horario propio bastante regular.

amamantar y alimentacion de bebe

Algunas señales comunes de hambre en la fase de recién nacido incluyen:

  • Agitarse, estar inquieto o estirar brazos y piernas
  • Abrir la boca
  • Succionar y voltear la cabeza para buscar un biberón o el pecho
  • Llevarse las manos a la boca
  • Llorar (esta es una señal de hambre tardía, lo que puede significar que no notamos una de las señales de hambre mencionadas anteriormente).

Si tu bebé duerme por un período mayor a 4 horas, es recomendable despertarlo para alimentarlo de nuevo. Esto no afectará el sueño de tu bebé; de hecho, puede ayudarle a dormir mejor durante la noche al tener siestas más cortas.

Después del primer mes de vida, en promedio tu bebé comenzará a tomar 3 o 4 onzas (90–120 ml) diarias cada 4 horas. Esta cantidad aumentará gradualmente a medida que crezca y tomará 1 onza (30 ml) más por mes hasta alcanzar un máximo de aproximadamente 7 a 8 onzas (210-240 ml). Por ejemplo, alrededor de los 6 meses, tu pequeño beberá de 6 a 8 onzas (180-240 ml) 4 o 5 veces al día. Y como a partir de los 6 meses comenzará a comer sólidos, la manera de medir la cantidad de leche cambiará.

En promedio, tu bebé debe consumir aproximadamente 2 ½ onzas (75 ml) de fórmula al día por cada libra (453 g) de peso corporal. Sin embargo, existen límites mínimos y máximos sobre cuántas onzas debe tomar un bebé. Tu pequeño no debe beber más de 32 onzas (960 ml) de fórmula en veinticuatro horas. Algunos bebés tienen una mayor necesidad de succionar y es posible que solo quieran un chupón después de alimentarse. Si tu bebé constantemente parece querer más o menos que esto, habla con tu pediatra.

Cada día, tu pequeño regulará la cantidad de leche que bebe según sus necesidades. Si notas que se distrae mientras come, es posible que ya esté satisfecho. Si dejó un poco de leche en el biberón, debes tirarla si no la usas en la siguiente hora. Por el contrario, si tu bebé se termina el biberón pero sigue haciendo sonidos con la boca, probablemente todavía tenga hambre. Puedes prepararle otro biberón, aunque ya haya consumido lo esperado para su edad. Consulta nuestro blog para saber más sobre cómo conservar la leche de manera segura.

Recuerda que no hay cantidades establecidas y prescritas cuando se alimenta con biberón a un bebé. No te preocupes si tu pequeño come más o menos de lo que hemos dicho antes; las necesidades nutricionales de tu hijo son únicas. Lo importante es que crezca de forma saludable, y esto no estará determinado por la cantidad de leche que consuma.

Si tienes alguna pregunta sobre cuánto y con qué frecuencia debe comer tu bebé, o si tienes alguna inquietud sobre la nutrición, la alimentación o el aumento de peso de tu bebé, ¡habla con tu pediatra!