La ecografía morfológica es quizás el examen prenatal más esperado, ya que puede revelar el sexo de tu bebé y evaluar detalladamente el desarrollo fetal.

Los ultrasonidos son parte de la rutina prenatal y, al igual que las pruebas de laboratorio, son herramientas esenciales para que tu médico monitoree tu salud y la de tu bebé durante el embarazo. Sin embargo, entre todas las pruebas obligatorias, quizás la más esperada sea la ecografía morfológica. ¿Sabes cuándo hacerla?

Es en este punto cuando los padres tienen la tan esperada noticia sobre el sexo del bebé. Además, este es un examen muy importante, ya que es muy detallado. De esta forma, permite un análisis preciso del desarrollo del bebé y la identificación de posibles enfermedades o malformaciones.

¡Sigue leyendo y descubre qué es la ecografía morfológica y cuándo realizar este importante examen!

¿Qué es la ecografía morfológica?

La ecografía morfológica es uno de lo exámenes prenatales obligatorios. Es un examen de imagen con la ayuda de color Doppler, un recurso que ayuda a medir el flujo sanguíneo y analizar las arterias uterinas.

Durante la ecografía, se evalúa el cuerpo completo de tu bebé, como la cabeza, la columna, el abdomen y las extremidades. Es un análisis morfológico muy detallado. A través de él, los médicos son capaces de identificar posibles malformaciones, enfermedades congénitas y síndromes, además de comprobar si su crecimiento es acorde con la edad gestacional.

¿Sabes cómo apoyar el desarrollo de tu bebé? Prepárate para su llegada con más de 1,000 actividades y artículos escritos por expertos en desarrollo infantil.

Además, como los genitales ya están desarrollados en esta etapa del embarazo, es posible saber si tu bebé es un niño o una niña. En resumen, los principales objetivos son:

  • Analizar la morfología fetal
  • Evaluar la biometría para controlar el crecimiento fetal
  • Controlar el volumen de líquido amniótico
  • Diagnosticar problemas en el útero o los ovarios
  • Determinar el sexo del bebé

¿Cuándo se debe realizar la ecografía morfológica?

Por regla general, la ecografía morfológica se solicita en el segundo trimestre, después de la semana 18. Además, el examen se puede repetir durante todo el embarazo, si tu obstetra sospecha alguna malformación.

Por ejemplo, las infecciones pueden afectar el desarrollo fetal. Entonces, si tienes alguna enfermedad durante el embarazo, tu médico puede revisar la anatomía de tu bebé utilizando una nueva ecografía morfológica.

Descarga Kinedu GRATIS para Iphone y Android y comienza a ayudar a tu bebé a alcanzar su óptimo desarrollo.

Además, no siempre es posible salir de la ecografía sabiendo el sexo de tu bebé. ¡Simplemente puede «no colaborar» con el profesional y dejar las piernas cerradas! Entonces, muchas madres terminan haciéndose otro examen después de unas semanas para aclarar esa duda.

Desarrollo del bebe en embarazo

¿Cuánto tiempo dura la ecografía morfológica?

Debido a que es un análisis detallado de todo el cuerpo del bebé, la placenta y el útero, la ecografía morfológica suele llevar más tiempo que las ecografías estándar. Prepárate para pasar entre 30 y 40 minutos en la habitación. Sin embargo, si la posición de tu bebé no es muy favorable para las mediciones, la prueba puede tardar más.

El resultado es inmediato: mientras el médico hace la ecografía, ya puede señalar si el desarrollo fetal es el esperado o si hay algún problema. Por este motivo, si no quieres saber el sexo de tu bebé, es importante que le avises al profesional.

Luego, te entregarán el informe y las imágenes unos minutos u horas más tarde, según el laboratorio. Es importante realizar todos los exámenes necesarios para tu próxima consulta prenatal, ya que tu obstetra evaluará las imágenes y el informe para interpretar toda la información con más tranquilidad.

Si se observan irregularidades en las mediciones morfológicas o en las condiciones del útero y la placenta, tu médico puede ordenar más pruebas para confirmar sus sospechas y discutir los mejores enfoques. Por ejemplo, si el cuello uterino es demasiado corto, existe un mayor riesgo de prematuridad, por lo que se puede recomendar reposo.

¿Cómo me preparo para una ecografía morfológica?

La ecografía morfológica no es un examen invasivo y se realiza igual que las otras ecografías prenatales: te acostarás boca arriba con la espalda ligeramente elevada. El médico aplicará gel en tu abdomen y pelvis y usará la sonda manual para crear las imágenes en la máquina de ultrasonido.

La sonda se pasa sobre tu abdomen con una presión suave y no hay ningún riesgo para ti o tu bebé. Además, no debes hacer nada especial para prepararte para la ecografía morfológica: puedes comer y continuar tu rutina con normalidad, antes y después del examen.

Respecto a lo emocional, tal vez sientas un poco de ansiedad; esto es perfectamente normal. Después de todo, el examen puede revelar riesgos y problemas en el desarrollo de tu bebé, pero recuerda que hay más probabilidades de que todo esté bien. Además, sin duda tu médico sabrá cómo lidiar con cualquier incidencia de la mejor manera.

Aún así, la expectativa de descubrir el sexo de su bebé puede hacer que los padres se emocionen mucho. Por eso, intenta realizar actividades relajantes, como escuchar tu música favorita o beber un té relajante. Si tienes problemas para dormir la noche anterior, un baño tibio y un buen libro pueden ayudarte a estar más tranquila.

¿Cuál es la diferencia entre una ecografía morfológica, un ultrasonido obstétrico y una ecografía?

Antes de terminar, esta es una pregunta que tienen muchas madres, por lo que vale la pena explicar cuál es la diferencia entre estos tres exámenes.

  • Ecografía morfológica: Como ya has visto, es más detallada y se realiza en una máquina que emite imágenes de mejor definición, aptas para observar cada parte de tu bebé y emitir un informe muy completo.
  • Ultrasonido obstétrico: Se realiza con más frecuencia en la atención prenatal para evaluar el crecimiento y la posición del feto, además de otras afecciones intrauterinas. Por ser más simple, dura de 10 a 20 minutos.
  • Ecografía: Es solo otro nombre para el mismo examen, y el término «eco» se refiere a la formación de ecos por el dispositivo de ultrasonido.

En resumen, la ecografía y el ultrasonido son sinónimos. Además, la morfológica es un tipo de ecografía, cuya principal diferencia es la mayor resolución y la riqueza de detalles.

Después de leer esto, esperamos que hayas aclarado tus dudas sobre qué es la ecografía morfológica y cuándo debes realizarte este examen. Además de ser extremadamente importante en el cuidado prenatal, es una oportunidad para establecer un vínculo con tu bebé y llevarte a casa su primera «foto».

Para consultar más contenido sobre el embarazo, la maternidad y el desarrollo infantil, descarga la aplicación Kinedu GRATIS y accede a más de 2,200 actividades y artículos.