Category Archives: Lingüística

Lengua de señas: Enseñándole a mi pequeño a comunicarse con las manos

Por esta época, notarás que tu pequeño se frustra un poco o se irrita cuando trata de expresar lo que quiere y no puede. Tu bebé pasará por un periodo de varios meses en los que su capacidad de comprensión verbal y su deseo de comunicarse estará mucho más adelantado que su capacidad para hablar; sobre todo entre los 8 y 24 meses. Por eso, al principio, los gestos y la imitación cobrarán mucha importancia. Tu hijo observará lo que haces y tratará de imitar las palabras que dices, al igual que buscará estrategias para llamar tu atención o pedir ayuda. El llanto será su primera opción, y es comprensible porque aún no puede expresar con palabras lo que quiere y eso es muy frustrante.

Continue reading

Estimulando la resolución de problemas de tu hijo a través de los gestos

En un artículo anterior hablamos sobre que tu pequeño comenzará a comunicarse con gestos a partir de los 5 meses y cómo es que los diferentes tipos de gestos impactan sobre su proceso de aprendizaje. También ya hemos mencionado el descubrimiento de que los niños de preescolar usan los gestos para entender mejor las situaciones y que esto se correlaciona con su eficacia al momento de realizar alguna tarea. Ahora hablaremos brevemente sobre cómo los gestos estimulan las habilidades de resolución de problemas.

Por esta época, notarás que tu hijo comienza a comprender conceptos simples como la diferencia entre las cosas grandes y pequeñas. Conforme sigas estimulando su desarrollo cognitivo, verás que empieza a entender los números, las posiciones espaciales y crea representaciones mentales de los objetos. Incluso verás que comprende más palabras de las que puede decir. Se ha demostrado que, para expresar su comprensión sobre algo, tanto los adultos como los niños primero se comunican a través de gestos y luego con palabras, sobre todo cuando se trata de un aprendizaje nuevo.

Continue reading

¿Cómo es que los gestos impactan el aprendizaje?

Anteriormente, hablamos sobre la importancia de los gestos para el desarrollo lingüístico de los niños. En este artículo señalaremos los diferentes tipos de gesto que se han investigado y sus efectos en el proceso de aprendizaje de los pequeños.

Tu bebé comenzó a comunicarse con gestos desde que cumplió 5 meses. Con ello te mostraba lo que le gustaba y lo que no, además de que analizaba constantemente tus gesticulaciones y voz. La habilidad para comunicarse con gestos y aprender a través de ellos no es algo que tu hija vaya a dejar de hacer después de los 2 años cuando comience a pronunciar palabras comprensibles. Los adultos también usamos gestos para representar y complementar nuestras palabras; de eso modo la otra persona entiende de forma más completa lo que decimos. Incluso hay investigaciones que muestran que los adultos prestan más atención a los gestos del emisor que a su discurso.

Continue reading

Una línea del tiempo del proceso de habla de tu hija

Durante los primeros años te sorprenderá ver cómo es que tu hija pasa del balbuceo a participar en conversaciones. Hemos armado una línea del tiempo para explicarte el proceso de desarrollo lingüístico de tu pequeña durante esta etapa. Esto te dará una idea general de su progreso. Recuerda que cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Es normal que tu hija alcance cada etapa antes o después del rango de meses sugerido.

Continue reading

Las habilidades conversacionales predicen la futura capacidad cognitiva

Ya hemos hablado de cómo puedes estimular el desarrollo lingüístico de tu hija y sobre los hallazgos que dicen que la forma en cómo interactúas con ella marcan una diferencia en su aprendizaje.

Otro estudio reciente realizado por la revista Pediatrics descubrió que el periodo entre los 18 y 24 meses es crucial para el desarrollo lingüístico. Tras 10 años, los niños de 18-24 meses que participaron en conversaciones mostraron un coeficiente intelectual más alto, y mejor comprensión verbal, expresión y recepción verbal y habilidades cognitivas durante su etapa escolar. Gracias a este descubrimiento, los autores enfatizan la importancia de que los padres creen ambientes conversacionales con sus hijos desde temprana edad.

Continue reading

¿Cómo enseñar a hablar a tu niño? 7 maneras para ayudarlo

Durante este tiempo entre juegos de señas y balbuceos, seguramente te has preguntado: cómo enseñar a hablar a tu niño de forma exitosa.

Uno de los momentos que más esperan los padres, es el día en que su pequeño diga sus primeras palabras. En ese momento notarás cómo tu bebé no solo logra comunicarse con señas y gestos sino comienza el reto de expresarse a través de palabras y conceptos nuevos.

En este artículo te hablaremos sobre 7 consejos para que impulses el desarrollo lingüístico de tu hijo de forma sencilla, práctica y, sobre todo, efectiva.

Recuerda que el habla, al igual que todos los demás hitos del desarrollo, puede alcanzarse dentro de una ventana de tiempo amplia. No te preocupes demasiado por la fecha y hora, todos los niños se desarrollan a su propio ritmo. Lo importante es que sigas estimulando a tu pequeño y lo acompañes en el proceso.

1. Estimúlalo a través de la música

La música es una gran aliada en la crianza de los niños y tiene un gran potencial para apoyar a los bebés en el desarrollo de su capacidad lingüística.

Al exponer a tu pequeño, entre los los 12 y los 24 meses, a canciones infantiles, puede ampliar su vocabulario y comenzar a entender algunas frases, aún cuando no sean en su lengua nativa. También puedes optar por pausar las melodías que tu hijo ya conozca y pedirle que te diga las palabras que siguen.

2. Respeta sus silencios

Cuando reflexiones sobre cómo enseñar a hablar a un niño, es importante que estés consciente de que los procesos mentales de los bebés y los niños son muy distintos a los de los adultos.

Aunque a veces los pequeños nos sorprendan con lo rápido que pueden asimilar ciertas cosas, su capacidad de comprensión es más lenta, ya que han desarrollado menos el pensamiento lógico y cuentan con un vocabulario más reducido.

Por ese motivo, cuando le hagas preguntas a tu hijo, respetar sus silencios y tenerle paciencia puede hacerlo sentir más seguro y confiado para desarrollarse. De hecho, las pequeñas pausas entre palabras o antes de hablar son positivas, puesto que tu pequeño estará reflejando sus habilidades de razonamiento.

3. Haz preguntas de selección

Otra alternativa de gran ayuda es que dediques ciertos momentos del día a hablar con tu bebé y estimular su vocabulario mediante preguntas. Las preguntas de selección proporcionan entre 2 o más opciones para tu pequeño y ayudan a mostrarle la estructura de cómo debe responder.

Por ejemplo “¿Quieres ver un video o armar un rompecabezas?”. De esta manera propiciarás que te responda practicando usar un verbo y un sustantivo. Además, lo ayudarás a familiarizarse con la estructura y entonación de las preguntas.

4. Utiliza un lenguaje sencillo

Cuando te preguntas cómo enseñar a hablar a tu niño algo que debes tomar en cuenta es el tipo de lenguaje que utilizas. Procura utilizar palabras cortas y sencillas. También es importante que en las conversaciones incluyas los nombres de los colores, formas y otras palabras básicas que debería conocer tu pequeño en sus primeros años de vida.

Por otro lado, es muy importante que cuides la pronunciación y la velocidad con la que le hablas. Al dirigirte a tu hijo, te recomendamos que hagas más pausas y cuides tu modulación y dicción. Esto hará que te comprenda de manera sencilla y, además, adopte buenos hábitos lingüísticos.

5. Apóyate en los cuentos infantiles

Los cuentos son un instrumento infalible para enseñar a hablar a los niños, ya que gracias a estos, aprenden palabras y frases sencillas para aterrizar conceptos complejos y comprender mejor su entorno. Además de ser excelentes materiales de entretenimiento que te permitirán pasar más tiempo de calidad con tu pequeño y estrechar su vínculo.

6. Evita las correcciones constantes y el “no te entiendo”

Es normal que tu pequeño no encuentre palabras para expresar alguna idea o se equivoque en la pronunciación de algunos conceptos cuando comience a hablar. Debido a esto, no es necesario corregirlo cada que cometa un pequeño error, sino que debes dejar que poco a poco se acostumbre al habla y se le facilite más transmitir lo que necesita decir. Eso sí, esto no significa que no debas corregirlo nunca, si no que es mejor que repitas, de manera paciente y cariñosa, el enunciado de manera correcta. De esta manera, tu hijo podrá familiarizarse con los conceptos apropiados.

Sumado a esto, también es importante que evites decirle “no te entiendo” de manera constante; esto lo ayudará a desarollar la seguridad que necesita para expresar lo que siente.

7. Motiva a tu pequeño a participar en tus conversaciones

Al momento de estimular a tu bebé para que comience a hablar, una estrategia muy efectiva es que lo motives a participar en las pláticas que tengas con tus familiares u otras personas de confianza.

Esto no solo despertará el interés de tu hijo por expresarse, sino que impulsará su desarrollo lingüístico, fomentará que aprenda más palabras y lo ayudará a adquirir habilidades sociales que serán muy importantes para su desarrollo en general.

Estos fueron 7 consejos clave que te ayudarán a responder tus dudas sobre cómo enseñar a hablar a tu niño de forma exitosa.

Lo más recomendable es que experimentes poco a poco cada uno de estos y que descubras cuáles son más afines a tu bebé, pues cada pequeño responde diferente a los estímulos.

Por otro lado, ten presente que ayudar a tu hijo a adquirir la mayor cantidad de vocabulario le permitirá desenvolverse mejor en donde esté e integrarse más fácilmente con otras personas.

Por esa razón, si quieres tener a tu alcance miles de actividades para impulsar el desarrollo y las habilidades de tu bebé, te invitamos a descargar Kinedu para que sigas el progreso de tu pequeño y aprendas a estimularlo según su edad y necesidades específicas a su desarrollo.

Asegúrate de que tu hija tiene las bases para aprender a leer más adelante

Leer es una habilidad clave para los niños y, aunque no lo creas, es algo que comienzan a practicar desde muy temprana edad. Pero ¿qué es la alfabetización? No solo es la habilidad para leer, sino también para escribir y aprender, e incluye la comprensión y la ortografía. Hay muchas experiencias y habilidades que, desde el nacimiento, sientan las bases para que tu bebé aprenda a leer cuando crezca. Así que, antes de comenzar a alfabetizarse, tu pequeña adquirirá habilidades de escucha y entenderá patrones de sonidos cuando le cantes, rimes y hables con ella; desarrollará su reconocimiento visual y aprenderá a asociar lo que oye con lo que ve cuando le leas un cuento y le muestres las imágenes.

Hacer estas actividades será muy importante para su futuro desarrollo lingüístico y alfabetización. Esta última no comienza en prescolar o cuando tu pequeña empieza a aprender las letras, sino en casa, contigo, gracias a todas las interacciones cariñosas y positivas que se dan entre ustedes. Así que ¿qué puedes hacer en cada etapa para promover la alfabetización de tu hija? Continue reading

La magia de las rutinas

Ya hemos hablado sobre la importancia de las rutinas y de que estas les dan un sentido de seguridad y predictibilidad a los bebés y a los niños pequeños. Pero ¿exactamente en qué les ayudan y por qué les son tan útiles?

 1) Estimulan el desarrollo del autocontrol
Saber qué es lo que sigue les da a los niños un sentido de seguridad y estabilidad emocional, y los hace sentirse más en control de las situaciones. Por ejemplo, si tu hija sabe que cada día cenan después de jugar, entonces podrá jugar, explorar y aprender sin preocupaciones y estará lista cuando sea hora de sentarse a la mesa.
 
 2) Promueven las conductas positivas
Las rutinas son como una serie de pasos que guían a los niños hacia ciertas metas. Esto les ayuda a sentirse seguros y a aprender sobre conductas responsables. Por ejemplo, tu hija sabrá que siempre debe darte la mano para cruzar la calle o que debe decir “por favor” cuando pide algo.
Continue reading

Actividades de invierno para los pequeños

1-2 años

  • Lee sobre el tema: Una de las formas más sencillas de enseñarle a tu hija sobre la estación del invierno es leer sobre él. Te recomiendo comenzar con libros que tienen texturas para tener una experiencia más interactiva con tu bebé. Simplemente acurrúcate con tu pequeña, hojeen un libro y enséñale sobre el clima, la ropa de invierno, el tipo de animales que viven en la nieve o las actividades que se hacen durante esta época del año. Mis libros favoritos son Invierno de Bright Baby Touch & Feel (Winter by Bright Baby Touch & Feel) y Bebé adora el invierno de Karen Katz (Baby Loves Winter).
  • Dense in baño invernal: Nada mejor que la hora del baño para incorporar el tema del invierno. Pueden hacer un iglú de burbujas, poner un poco de colorante azul en el agua, jugar con animales de nieve en el agua o incluso colocar un par de hielos en el agua para hablar de la diferencia entre frío y caliente. Los niños aprenden mejor a través de experiencias multisensoriales, ¡así que aprovecha cada oportunidad que tengas!
  • Colores y más colores: Colorear es algo que olvidamos con frecuencia en esta era digital y no deberíamos. Muchos niños que dibujan y colorean desde muy temprana edad se benefician y relajan con esta actividad. Existen miles de imágenes sobre el invierno que puedes imprimir y trabajar con tu pequeña. Es una actividad perfecta para esos días helados cuando es mejor quedarse en casa.

2-3 años

  • Hornear: ¡Cocinar u hornear es una actividad perfecta para el invierno porque fomenta el lenguaje! La razón de ello es porque involucra seguir instrucciones, aprender nuevo vocabulario, trabajar en conjunto, tener paciencia y, por supuesto, disfrutar de un postre al final. Hornear va bien para esos días que son demasiado fríos para salir, pero también pueden cocinar algo temático. Por ejemplo, hacer galletas navideñas, cupcakes nevados o brownies de chocolate caliente.
  • Nieve dentro de la casa: ¿Quién dijo que la nieve tiene que quedarse afuera? A los niños les encantan los contenedores sensoriales y la nieve es uno de los elementos que puedes usar. Junta nieve en un gran contenedor transparente y mételo a la casa para seguir con la diversión. Pueden pintar el hielo con colorantes, hacer conos de nieve, jugar con animales de juguete o usar tractores para barrer la nieve. Tu hija se divertirá mucho y, cuando acabe, limpiar será muy sencillo.
  • Manos a la obra: Hacer manualidades de invierno es muy sencillo y solo necesitarás dos materiales. La ventaja de la estética invernal es que puede lograrse fácilmente con algodón y pegamento. Ya sea que hagan bolas de nieve, un mono de nieve, un iglú o un oso polar, sus manualidades serán adorables y sencillas.

3-4 años

  • Hablen sobre su mono de nieve: Cada invierno hacemos monos de nieve, pero ¿hablamos sobre ellos? Trata de complementar esta actividad preguntándole a tu hija cosas como ¿Por qué el mono necesita ojos y nariz? ¿Para qué sirve la bufanda? ¿Las bolas de nieve son del mismo tamaño? Hacer un mono de nieve puede ser una actividad verbal muy estimulante, así que dedica un par de minutos para hablar sobre el proceso.
  • Haz nieve casera: Existen varias recetas de nieve falsa, pero mi favorita es la combinación de bicarbonato de sodio y crema para afeitar. Coloca la nieve falsa en una bandeja o contenedor sensorial (un contenedor transparente) para limpiar más fácilmente. Me gusta que los niños jueguen con la nieve, la toquen, hagan monos o bolas de nieve, o construyan un iglú. Motiva a tu hija y deja que te guíe durante el juego imaginativo y la narración de la actividad.
  • Clasificar animales: Esta actividad es un juego divertido que sirve durante todo el año. Dependiendo de lo que tengas a la mano, puedes usar juguetes, calcomanías o dibujos. También, el nivel de desarrollo de tu pequeña determinará cuantos animales puede clasificar. Puedes hacer animales de hábitats fríos vs. hábitats cálidos, o animales del océano vs. animales de la nieve vs. animales domésticos. Estas actividades fomentan mucho el lenguaje porque se puede hablar sobre muchas cosas. Por ejemplo: ¿dónde viven? ¿qué sonido hacen? ¿cómo se sienten? ¿qué comen?, etc.

 

Molly Dresner es una patóloga y terapeuta del lenguaje que reside en Nueva York.

Recientemente, publicó su libro The Speech Teacher’s Handbook (Manual para enseñar a hablar), una interesante guía para padres que incluye consejos prácticos y sencillos, y actividades que ayudan a los padres a ayudar a sus pequeños.

Síguela en su Instagram @thespeechteacher donde publica diariamente información relevante, o conéctate con ella a través de su página web o su Facebook.

Actividades de otoño para estimular el habla

  1. Excursiones en la naturaleza

¡Las caminatas al aire libre son la actividad otoñal perfecta! Todos los pequeños necesitan liberar energía de vez en cuando y esta es una buena manera de hacerlo, además de que también fomentas el mindfulness. Mientras caminan por el barrio, el parque o un camino, hablen sobre las cosas que ven (hojas, un venado, ramas, piedras, un arroyo, una ardilla, etc.). Si tienes tiempo de planear la excursión, puedes hacer una lista de cosas que podrían encontrar y convertir esta salida en una “búsqueda del tesoro”. Si decides improvisar, jugar “Veo veo” también es genial para estimular el lenguaje (“Veo veo algo cayendo”, “Veo veo algo verde” o “Veo veo un animal con alas”).

  1. Día de la manzana

¡Las manzanas y el otoño van de la mano! Me encantan dedicar un día a las manzanas cuando llega esta época del año. Ya sea que vayas a recolectar las frutas con tu pequeña o las compren en el supermercado, hablen sobre los diferentes tipos de manzanas que hay (rojas, verdes, amarillas, magulladas, duras, con manchitas, con hojas, etc.). ¡Cuando vuelvan a casa tendrán el ingrediente principal para hornear algo! Cocinar es una actividad que fomenta mucho el habla porque hay que dar y seguir instrucciones y se usa vocabulario muy diverso (vierte, mezcla, levanta, mueve, agita, etc.). Puedes ser ambiciosa y preparar un pastel de manzana, o no complicarte la existencia y hacer un puré. Sea cual sea el resultado, cocinar potenciará el vocabulario de tu hija mientras se divierten y disfrutan de un rico postre.

Continue reading