Es normal que con la llegada de tu bebé a tu hogar, no solo sientas alegría y emoción, sino que también tengas muchas dudas. No existe un manual que le enseñe a los padres primerizos todo lo que necesitan saber sobre los bebés, ya que el crecimiento y desarrollo de los pequeños es único y cada uno se desarrolla a su propio ritmo.

Si te preguntas qué puedes hacer para apoyar a tu hija durante sus primeros meses, ¡no dejes de leer! En este artículo te daremos algunos consejos útiles para que acompañes a tu niña mientras alcanza sus hitos del desarrollo.

1. Demuéstrale cariño

Las experiencias tempranas son de gran relevancia en la vida de tu hija, por lo que es importante que tanto tú como sus otros cuidadores le transmitan amor, estabilidad y cariño desde que nace.

El cerebro humano se distingue del de otras especies porque posee un lóbulo frontal, y más específicamente un área pre-frontal que suele conocerse como cerebro social. Esta parte se enfoca en la empatía y las emociones, tanto propias como las de los individuos que nos rodean.

Cuando tu bebé se estresa, su cerebro se llena de una hormona llamada cortisol. Esto pasa generalmente cuando se siente en riesgo, por ejemplo, al separarse de sus cuidadores o lastimarse físicamente. Dado que tu niña no es capaz de protegerse del peligro o dar una solución a las causas de su estrés por su cuenta, necesita de un adulto para calmarse. Por eso, se recomienda que siempre atiendas las necesidades de tu hija, alimentándola, reconfortándola y cargándola cuando te lo pida; y le demuestres afecto, por ejemplo, pasando tiempo de calidad con ella.

Una de las formas de aprovechar los momentos con tu niña es a través de las interacciones de «servir y devolver”, es decir, cuando tu bebé hace algo y tú le respondes. Esto ocurre, por ejemplo, cuando tu pequeña hace algún gesto o ruidito y tú reaccionas acorde a eso. Al hacerlo, tu hija y tú entran en sintonía y exploran el mundo juntas.

2. Crea una rutina con tu hija

Las rutinas tienen muchos beneficios para el desarrollo de tu bebé. Entre otras cosas, le ayudan a sentirse segura y estable emocionalmente, así como en control de lo que pasa a su alrededor. También le ayudan a adquirir habilidades sociales importantes como compartir, esperar y ayudar, fomentan la confianza en sí misma y estimulan su comunicación.

Para establecer horarios con tu niña, puedes empezar enfocándote en los momentos en los que descansa y se alimenta. Trata de crear un ritual alrededor de estas actividades para que tu pequeña pueda predecir cuándo llegará el momento de realizarlas. Por ejemplo, antes de ir a dormir, puedes probar con una serie de acciones que vayan desde bañarla, leerle un cuento, hasta poner un poco de música de cuna y acostarla en su cuna.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

La clave para que las rutinas funcionen está en la constancia y la paciencia.

3. Procura que tu bebé duerma lo suficiente

Dormir es muy importante para el desarrollo de tu bebé, ya que le permite ahorrar energía, lo cual fomenta su apetito y su desarrollo. También, ayuda a que su sistema inmunológico se fortalezca, lo que la protege de enfermedades e infecciones. Asimismo, ayuda a que sus órganos maduren y obtengan los nutrientes que necesitan para crecer.

Idealmente, entre los 0 y 3 meses de edad los niños deben dormir entre 14 y 17 horas diarias; de los 4 a los 12 meses, entre 12 y 15 horas; y de los 13 a los 24 meses, entre 11 y 14 horas. Recuerda que los ciclos de sueño de tu pequeña son diferentes a los de los adultos, pues duerme momentos breves y despierta para poder alimentarse. Aunque duerma pocas horas de forma continua, lo hace de manera profunda.

4. Expón a tu pequeña a la música

Cuando se trata del desarrollo de tu bebé, la música también tiene mucho que aportar. Les enseña a los pequeños entre los 12 y 24 meses de edad nuevas palabras y frases, impulsa su coordinación y motricidad fina, trabaja su memoria y les enseña sobre autocontrol y manejo de emociones.

Algunas actividades que puedes realizar con tu niña son: organizar sesiones musicales en las que invites a otras mamás con sus hijos para crear sus propias melodías, cantar y bailar al ritmo de las canciones. La música no solo te da la oportunidad de pasar momentos divertidos con tu pequeña, sino que activa circuitos cerebrales de formas que las actividades y ejercicios físicos y visuales no podrían.

5. Cuídate

Una de las cosas que los padres primerizos suelen olvidar es que, para apoyar de forma adecuada el desarrollo de su bebé, también tienen que cuidarse a sí mismos física, mental y emocionalmente.

Criar a un hijo, o a más de uno, es un trabajo duro que conlleva un gran compromiso y responsabilidad. Sentirte bien siempre será de gran ayuda para mantener una visión positiva y aprovechar al máximo el tiempo con tu hija.

Por último, recuerda que cada niño crece a su propio ritmo y no hay necesidad de presionarte por que tu bebé alcance cada uno de los hitos del desarrollo a una edad específica. Con la ayuda de tu pediatra y los consejos que te dimos en este artículo, puedes acompañar a tu pequeña en cada etapa para que crezca sintiéndose segura y querida.

¿Quieres conocer más sobre el crecimiento de tu niña? ¡Descarga la aplicación Kinedu! Ahí encontrarás actividades específicas para apoyar el desarrollo de tu pequeña según su edad y sus necesidades, y profundizarás sobre cada una de las etapas que atraviesa.