Durante el embarazo tu cuerpo se prepara para amamantar. Incluso, tus glándulas mamarias se desarrollan y poco a poco requieren que más sangre circule en esta parte de tu cuerpo. Así, cuanto tu bebé nace comienzas a producir leche materna.

Algunos de los principales beneficios de ofrecerle leche materna a tu bebé, son: ayuda al desarrollo óptimo de su cerebro, promueve el correcto funcionamiento de sus ojos, corazón e intestinos, mejora su digestión, entre otros.

Ahora bien, como madre primeriza, es probable que tengas dudas sobre si tu bebé se está alimentando correctamente o si estás produciendo la cantidad adecuada de leche para amamantar a tu pequeño. Por eso, en este artículo te mencionaremos algunas señales que pueden indicarte que tu bebé está comiendo lo suficiente.

¿Estaré produciendo suficiente leche?

Al amamantar, no es fácil darte cuenta de cuánta leche está ingiriendo tu bebé. Algunas mamás pueden escuchar claramente el sonido que hacen sus pequeños al pasar la leche, pero no todas alcanzan a percibirlo. Si este es tu caso, es normal que tengas un poco de inseguridad sobre la cantidad que produces.

Lo primero que te podemos recomendar es que confíes en tu cuerpo y en tu pequeño. Además, toma en cuenta que cada bebé se alimenta de diferente manera. También, puedes hacer uso de un extractor para poder medir los mililitros. Pero ojo, no te estreses si te parece que sale poca, pues puedes contar con la ayuda de un asesor de lactancia que te apoye en esta etapa.

En caso de que quieras leer algunos consejos para mejorar tu flujo de leche, lee este artículo: ¿Qué hacer si no estoy produciendo leche y quiero amamantar?

Señales de que mi bebé se alimenta lo suficiente

La lactancia es un proceso que permitirá que tu pequeño y tú se conozcan cada vez más y fortalezcan sus vínculos afectivos. Día a día adquirirás más aprendizajes sobre tu bebé que harán que cuidarlo y alimentarlo sea más sencillo para ti y sus demás cuidadores.

Al momento de amamantar, por ejemplo, poco a poco podrías comenzar a notar las diferentes reacciones de tu bebé e interpretar cuanto esté satisfecho o simplemente quiera estar cerca de ti.

A continuación te hablaremos de algunas señales que te ayudarán a identificar si tu bebé se está alimentando lo suficiente: 

1.- Orina

Cuando es recién nacido, un bebé no produce mucha orina, pero esto comienza a cambiar con el paso de los días. Poco a poco notarás que tu bebé hace pipí con mayor frecuencia. Incluso, podría necesitar más de 3 cambio de pañal por día (verás que el pañal se torna pesado al absorber el líquido).

2.- Deposiciones

Otra señal que puedes monitorear en tu pequeño es que tenga aproximadamente entre 3 y 4 deposiciones al día. Claro, como lo mencionamos líneas atrás, cada pequeño es distinto, por lo que puedes platicar con tu pediatra para que te oriente según el caso específico de tu bebé.

3.- Estado de ánimo

Podrías notar que tu bebé está muy activo y alerta.

4.- Succión

Al amamantar, es posible que tu bebé succione de manera rápida y enérgica.

5.- Finalización de la toma

Quizá hayas notado que tu pequeño tiene sus manos en forma de puño antes de tener su toma de leche. Bueno, conforme tu hijo esté más satisfecho, podrías notar que sus manos y dedos se relajan, y por sí mismo soltará su boca de tu pecho.

6.- Aumento de peso

Conforme tu pequeño se desarrolle, podrá ir aumentando su peso y su tamaño. Por lo general, los bebés aumentan un aproximado de 155 a 240 gramos por semana hasta los 4 meses de edad. 

Eso sí, te recomendamos monitorear el peso de tu bebé con ayuda de su pediatra para que te oriente en cada etapa. Ten presente que también cada bebé crece a un ritmo diferente.

7.- Número de tomas

En promedio, tu bebé podría pedir leche entre 8 y 12 veces por día. Por lo general, te hará saber que tiene hambre con su llanto. Eso sí, toma en cuenta que no todas las veces que tu bebé lloré lo hará en busca de leche, sino que también podría simplemente querer estar cerca de ti, estar aburrido o incómodo, o necesitar un cambio de pañal.

Otras consideraciones

Ahora que ya hablamos sobre algunas de las señales que podrías notar al amamantar a tu pequeño, es momento de que platiquemos de otros temas de interés sobre la lactancia, por ejemplo: la frecuencia entre sesiones.

Sobre todo en el primer mes, es posible que tu bebé te pida leche hasta cada 45 minutos y sientas que estás alimentándolo casi todo el tiempo. Es importante que sepas que esto es normal y no tiene nada que ver con que no le proporciones la leche suficiente en cada toma. Más bien, esto se debe a que al estimular tus pechos de manera constante, tu pequeño inicia y construye contigo el suministro de leche para el futuro. Además, tu pequeño necesita de contacto constante contigo, ya que las luces y el sonido pueden ser un poco intimidantes en sus primeros días.

Otro tema importante que podría interesarte conocer es la hipogalactia. Esta condición que algunas mamás experimentan se caracteriza por que la persona no alcanza a producir suficiente leche para alimentar su bebé. En realidad, el porcentaje de personas que tienen este diagnóstico es muy pequeño. En caso de que tengas dudas sobre si tú podrías tener este padecimiento, consulta a tu ginecólogo de confianza y podrá orientarte paso a paso.

Para terminar con el tema de este artículo, solo queda recomendarte que te apoyes de otras mamás que estén viviendo la misma etapa que tú y puedan acompañarte en esta etapa. Alimentar a tu pequeño puede ser una gran reto, pero también es uno de los mejores regalos que puedes ofrecerle.

¿Tienes alguna duda sobre el tema o te gustaría contarle a la comunidad de nuestro blog alguna experiencia que tengas con la lactancia? ¡Escríbenos en la sección de comentarios!

Powered by Rock Convert