Llanto de bebé: ¿cuándo debes preocuparte?

El llanto de bebé puede ser agobiante para las mamás primerizas, sobre todo, en los primeros meses desde la llegada de tu hijo a casa; sin embargo, debes saber que no siempre se trata de una señal de alarma.

De hecho, las causas más comunes por las que los niños lloran son: hambre, sueño, incomodidad con la ropa que traen puesta, tener frío o calor, necesitar un cambio de pañal, cansancio e, incluso, aburrimiento.

Eso sí, hay momentos en los que, después de revisar todos los puntos que mencionamos, el llanto del bebé persiste y nos preguntamos si es normal o no, si debemos llamar al doctor o si simplemente debemos estar ahí para ellos y consolarlos.

¿Te ha pasado esto? En caso de que tu respuesta sea positiva, ¡sigue leyendo! A continuación, te hablaremos sobre algunas de las señales que te indican que debes buscar ayuda médica.

1. Tu bebé luce o se comporta de forma extraña

Aunque parece que apenas comienzas a conocer a tu hijo, no te será difícil identificar cuando algo en su físico o en su comportamiento no es normal en él.

En caso de que tu hijo tenga 1 mes o menos de vida, lo ideal es que busques a tu doctor tan pronto como puedas para notificarle lo que observas y sigas sus indicaciones.

¡Tranquila! No toda modificación en su conducta o apariencia significa que algo anda mal, pero lo mejor es que lo comuniques al pediatra para asegurarte de que todo esté bien.

2. Tu bebé tiene fiebre

Otra de las causas comunes del llanto de bebé, es la fiebre.

Por eso, es fundamental que desde que el niño llegue a casa, tengas siempre a la mano un termómetro que te permita revisarlo.

Si tu bebé tiene 12 semanas de vida o menos y su temperatura es de 38°C o superior, es importante que te asesores con tu pediatra lo antes posible y, sobre todo, que no le des ningún tipo de medicación antes de que el doctor lo señale.

Por otro lado, contacta a tu médico si tu hijo de 3 meses a 3 años presenta fiebre de 39°C o más.

3. El llanto de bebé persiste por más de 2 horas seguidas

Cuando un niño pequeño llora, hay muchos métodos que pueden ayudarte a consolarlo después de revisar que sus necesidades básicas, como la alimentación e higiene, estén cubiertas, como: poner un poco de música, darle un pequeño masaje o un baño, ofrecerle una sábana o cobija, dar un paseo, hablarle o cantarle.

Sin embargo, si después de intentar múltiples alternativas, tu bebé no deja de llorar en un periodo de 2 horas o mayor, es momento de que visites al doctor o, al menos, busques contactarte con él.

Otras señales que, sin duda, debes vigilar son: piel pálida o con un tono azul o gris, respiración agitada o con dificultad, erupciones rojas o moradas en todo el cuerpo y rechazo de líquidos por 8 horas o más.

En caso de que tu hijo tenga alguno de estos síntomas, también es importante que busques ayuda médica inmediata.

¡Listo! Estas son algunas de las señales que pueden presentarse acompañadas del llanto de bebé y que te indican que es momento de pedir ayuda.

Ten presente que si detectas alguna de estas, debes mantener la calma y asegurarte de que tu hijo reciba la atención adecuada.

¿Te pareció útil este artículo y quieres leer más sobre otras señales importantes que puedes observar en tu bebé? ¡Te invitamos a leer este artículo que te ayudará a aliviar el reflujo en tu pequeño!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>