Es bastante común que los niños pequeños hagan berrinches, ¡todos podemos estar de acuerdo con eso! Desde patalear y gritar hasta sostener la respiración, las rabietas son comunes entre los 1 a 3 años, y son igual de comunes en niños que en niñas. Lo que tenemos que entender es que las rabietas son la forma en la que los bebés expresan los sentimientos y frustraciones que aún no son capaces de comunicar con palabras. Lo más importante es que tú, el adulto, seas un buen ejemplo y mantengas la calma en esos momentos.Las rabietas muchas veces vienen acompañadas de otros comportamientos difíciles como morder, arañar o golpear. Todos ellos son una forma de llamar la atención o de expresar emociones fuertes como la ira, el miedo y la frustración. Al carecer de las habilidades lingüísticas necesarias para describir sus sentimientos, los niños recurren a esos comportamientos como una manera de decir «¡Préstame atención!» o «¡No me gusta eso!». Aquí hay algunas cosas que puedes hacer cuando te enfrentes a estas situaciones.

  • Mantener la calma – La rabieta escalará si tú te frustras también. Respira profundamente e intenta pensar claramente.
  • Dar el ejemplo – Ten suficiente autocontrol para las dos, tu hija depende de tu ejemplo. El uso de la fuerza y el castigo físico no ayudan.
  • Ser comprensiva – Trata de entender porqué tu hija está actuando así. Las rabietas deben ser tratadas de distinta manera dependiendo de su causa.
  • Redirigir la atención – La distracción funciona de maravilla con niños pequeños porque tienen lapsos de atención muy cortos. ¡Cambia el tema a algo más positivo!
  • Consolar a la víctima – Si hay una víctima, primero dirige tu atención a él o ella en lugar de al malhechor. De esta manera evitarás reforzar la idea de que morder o golpear a alguien sirve para llamar tu atención.
  • Sé breve – Evita explicaciones largas y dirígete a tu pequeña con un mensaje sencillo y fácil, pero firme «¡No muerdas!» o «¡Golpear duele!».
Los libros pueden llegar a ser muy útiles para que los niños aprendan a identificar y entender los diferentes sentimientos, especialmente aquellos que son más complejos, como la ira y la frustración. A través de las situaciones de la historia y las imágenes coloridas del libro, los padres pueden enseñarle a sus hijos cómo lidiar con emociones y circunstancias difíciles. Leer un buen libro infantil que trata el tema de las rabietas o el enojo, y luego hablar de ello con tu hija sin duda le ayudará a empezar a distinguir entre diferentes emociones y cómo reaccionar ante ellas.Hay excelentes libros para niños que abordan los sentimientos de la ira y la frustración de una manera creativa y educativa. A continuación te recomiendo algunos:

  • Las manos no son para pegar por Martine Agassi
  • Las palabras no son para lastimar por Elizabeth Verdick
  • Los dientes no son para morder por Elizabeth Verdick

Estos tres cuentos son parte de una serie de libros de conducta que dan razones por las cuales los niños podrían querer expresar su frustración al golpear, morder o gritar. Y de una manera divertida sugieren cosas positivas que podrían hacer en lugar de eso. ¡Estos lindos libros también incluyen consejos útiles para los padres!

HandsAreNotForHittingBilingual_BB WordsAreNotForHurtingBilingual_PB Teeth_board_book