Es bastante común que los niños pequeños hagan berrinches, ¡todos las hemos visto! Desde patear y gritar hasta contener la respiración, las rabietas son comunes entre el primer y tercer año de edad y son igualmente comunes entre niñas y niños.

desarrollo de tu bebe

Lo que debemos entender es que son una forma en la que los niños expresan sus sentimientos y frustraciones, ¡ya que aún no pueden comunicarse con palabras! Lo más importante es que tú, como adulto, des un buen ejemplo a la hora de lidiar con las rabietas y mantengas la calma durante esos momentos estresantes.

De la mano de los berrinches, vienen otras conductas agresivas como morder, rasguñar o golpear. Todas son formas en las que los niños pequeños quieren llamar la atención o expresar emociones fuertes como la ira, el miedo y la frustración. Al carecer de las habilidades lingüísticas necesarias para lidiar con ellas, recurren a esos comportamientos para decir «¡Préstame atención!» o «¡No me gusta eso!».

Consejos para lidiar con las rabietas

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para controlar la frustración de tu hijo. Pero recuerda, ¡la situación determinará qué consejo es el mejor para ese momento!

  • Mantén la calma: La rabieta se intensificará si tú también te frustras. Respira profundamente y piensa con claridad.
  • Da el ejemplo: Ten suficiente autocontrol para ambos, tu hijo seguirá tu ejemplo. Usar la fuerza y ​​el castigo físico no ayudará.
  • Sé comprensivo: Intenta comprender qué detonó el enojo de tu hijo. Los berrinches deben tratarse de manera diferente según su causa.
  • Redirige la atención: La distracción funciona de maravilla debido a la poca capacidad de atención de los niños pequeños, ¡así que cambia el enfoque a algo más positivo!
  • Ayuda a tu pequeño a identificar sus sentimientos: Intenta ayudarlo a expresar sus sentimientos y nombrar cómo se siente. Sin embargo, deja claros los límites.
  • Ignora el intento de llamar tu atención: Una manera fácil de llamar la atención de los padres es portarse mal, por lo que si ignoras lo que hace tu hijo (pero lo sigues vigilando) evitarás reforzar la idea de que morder o golpear llama tu atención.
  • Considera los tiempos fuera: Si lo necesitas, puedes utilizar los tiempos fuera como una forma de disciplina. Si tu hijo ha estado golpeando, puedes llevarlo a un área de descanso específica durante uno o dos minutos para que se calme.
  • Sé breve y conciso: Por ahora, evita largas explicaciones y sé directo y breve diciendo firmemente «¡no muerdas!» o «¡golpear duele!».

Libros para manejar lo berrinches y la ira

Los libros pueden ser muy útiles para ayudar a tu hijo a identificar y comprender diferentes sentimientos, como la ira y la frustración. A través de las situaciones por las que pasan los personajes y sus coloridas imágenes, los padres pueden enseñar a los niños cómo lidiar con emociones y circunstancias difíciles. Leer un buen libro para niños que fue especialmente diseñado para abordar un tema específico, y luego hablar de él con tu pequeño sin duda le ayudará a comenzar a distinguir entre diferentes emociones.

Hay excelentes libros para niños que abordan los sentimientos de la ira y la frustración de una manera creativa y educativa. ¡Aquí hay algunos que recomiendo mucho!

  • Las manos no son para pegar de Martine Agassi
  • Las palabras no son para lastimar de Elizabeth Verdick
  • Los dientes no son para morder de Elizabeth Verdick

HandsAreNotForHittingBilingual_BB WordsAreNotForHurtingBilingual_PB Teeth_board_book

Estos tres cuentos son parte de una serie de libros de conducta que dan razones por las cuales los niños podrían querer expresar su frustración al golpear, morder o gritar. Y de una manera divertida sugieren cosas positivas que podrían hacer en lugar de eso. ¡Estos lindos libros también incluyen consejos útiles para los padres!