Entre las diferentes etapas del desarrollo por las que pasan los niños durante su infancia, hay una en particular a la que muchos padres le temen: los terribles dos años.

Se trata de una fase en la vida de los pequeños en la que comienzan a darse cuenta de que son seres independientes de sus padres y sus cuidadores, y quieren comunicar sus preferencias, necesidades e ideas, así como actuar de forma más autónoma. Como tu hija aún sigue desarrollando su autocontrol e inteligencia emocional, es posible que notes que los tiempos de espera son difíciles para ella.

Debes saber que los berrinches, generalmente, se dan porque tu hija todavía no tiene la habilidad para manejar sus emociones. Por ejemplo, la molestia de tener hambre o estar cansada, o la frustración de querer realizar algo, pero no poder hacerlo. Recuerda que tú siempre serás su mejor ejemplo a seguir. Así que tu paciencia y comprensión serán ideales para brindarle la confianza y herramientas necesarias para lidiar con estos nuevos retos.

A continuación, te hablaremos de otras formas específicas de afrontar los terribles dos años.

1. Permite que tu hija se exprese físicamente

Trata de que tu pequeña pase tanto tiempo como le sea posible en el patio de juegos y permite que escale cosas y experimente sin que la protejas demasiado o le pidas constantemente que tenga cuidado. Esto le ayudará a sentirse independiente y segura. También hazle saber que notas sus nuevas destrezas y esfuerzos.

Powered by Rock Convert

Algunas actividades al aire libre que puedes compartir con tu pequeña son: jugar con pelotas inflables, imitar los movimientos de animales y bailar al ritmo de alguna canción.

2. Planea actividades que ayuden a tu hija a nombrar sus emociones

Otro de los puntos clave que debes tomar en cuenta cuando tu niña atraviesa los terribles dos años, es que necesitará ayuda para aprender a transmitir lo que siente. Para apoyarte, puedes optar por mostrarle diferentes emociones a través de historias con títeres o mediante libros. Con ello podrás explicarle qué sentimientos expresan los personajes y cómo se llaman esas emociones.

Leer un cuento que trate sobre las rabietas puede enseñarle cómo reaccionar ante estas situaciones, y le explicará el significado de emociones más complejas como el enojo, la ira y la frustración.

3. Respeta la rutina de tu hija

Muchas rabietas o berrinches suelen ser resultado del cansancio o el hambre, situaciones que pueden evitarse fácilmente con algunas acciones preventivas. Si ya tienes definido en qué horario come tu pequeña, lo mejor será tener lista la comida para ese momento; o si ya está establecido a qué hora se duerme, puedes prepararla con tiempo para su siesta.

En caso de que tengas un viaje largo planeado, te recomendamos que organices con tiempo el trayecto y lleves contigo todo lo necesario para que tu hija se sienta cómoda. Desde sus comidas y bebidas, hasta algunos objetos que formen parte de su rutina. Por ejemplo, el peluche que utiliza para dormir, el juguete con el que suele entretenerse más, entre otras cosas.

Como ves, la clave para lidiar con los terribles dos años son la paciencia y la planificación. Trata de tomar las cosas con calma todos los días y aprovecha los consejos y la experiencia de otras mamás y expertos en el desarrollo infantil.

¿Te quedó alguna duda sobre el tema? ¡Escríbenos en la sección de comentarios! Nos encanta estar en contacto contigo.