¿Recuerdas la última vez que te sentiste realmente frustrado o triste? ¿Qué técnicas o habilidades usaste para manejar tus emociones? Lo que hiciste se conoce como inteligencia emocional.

Al igual que los adultos, los niños necesitan desarrollar estrategias para manejar sus emociones. Muchas veces, los niños pequeños muerden o golpean cuando se frustran o les cuesta tranquilizarse después de un día emocionante. Es responsabilidad de los padres enseñarles las habilidades necesarias para identificar y expresar de manera saludable sus sentimientos. Aunque los comportamientos agresivos en los niños pequeños pueden ser un desafío para los padres, ¡estas situaciones son una gran oportunidad de aprendizaje para que puedan identificar y expresar sus emociones!

Los niños pequeños que participan en programas de habilidades socioafectivas muestran menos agresividad y ansiedad y son mejores resolviendo conflictos. De hecho, ahora se reconoce que desarrollar la inteligencia emocional, regular las emociones y no reaccionar de manera impulsiva o hiriente es un factor crítico en la salud psicológica de los niños.

Una cosa es cierta, no buscamos cambiar un sentimiento en particular, no queremos que los niños piensen que un sentimiento es «malo», sino que queremos que no se sientan abrumados por él. En otras palabras, si tu pequeña se siente desanimada, anímala a no darse por vencida; o si se siente ansiosa, habla con ella para que no deje pasar la oportunidad de tener una linda aventura.

En general, una buena regulación emocional tiene beneficios en todas las áreas de la vida de un niño. Los pequeños que pueden regular sus emociones, prestan más atención, logran más en la escuela, son más capaces de resolver conflictos con sus compañeros y muestran niveles más bajos de estrés.

Fomente la inteligencia emocional de tu hija

Si deseas ayudar a tu pequeña a regular sus emociones, aquí hay algunas cosas que puedes probar:

1. Nombra las emociones

Los bebés y los niños pequeños tienen habilidades lingüísticas limitadas, pero los padres pueden prestar atención a sus comportamientos, ya sea cuando gritan, empujan, lloran, muerden o se retraen. Estas señales son muy valiosas para que los padres sepan qué están sintiendo sus hijos, de modo que pueden ayudarles a nombrar sus emociones. Cuando tu hija experimente una emoción, nómbrala. Por ejemplo: “¡Estás feliz! Veo que estás feliz de estar en el parque».

A medida que tu niña crezca, puedes utilizar esta estrategia para introducir nuevas palabras que desarrollarán su vocabulario emocional: “Pareces sorprendida. Ese trueno fue muy fuerte”.

2. Planifica los sentimientos fuertes

¡Ayuda a tu pequeña a manejar sentimientos intensos creando estrategias de afrontamiento

Empieza por no clasificar las emociones de tu pequeña como buenas o malas; en cambio, neutraliza la respuesta a las emociones fuertes. Si le dices a tu hija lo que debe sentir y eso difiere de lo que está sintiendo, se sentirá confundida acerca de sus sentimientos y dejará de confiar en sus señales internas. Así que explícale que todos se sienten enojados, tristes o asustados en algún momento, enfatiza que les sucede a todos, incluso a ti. Después de que tu pequeña se haya calmado, resume lo que sucedió e incorpora sus emociones en un diálogo.

3. Usa el juego para identificar emociones y desarrollar inteligencia emocional

Cuando tu hija tenga comportamientos agresivos, ayúdala a verbalizar lo que puede y no puede hacer. ¡Una excelente manera de hacer esto es a través del juego! Jugar es una excelente forma para que los niños experimenten, exploren y hablen sobre diversas emociones. Una forma sencilla de hacerlo es utilizar muñecos o peluches para representar algunos escenarios con los que tu hija puede identificarse. ¡Estos juegos son una gran herramienta para modelar la regulación emocional!

4. Tiempo de lectura

Si deseas enseñarle a tu hija sobre inteligencia emocional y empatía, usa libros con imágenes. Cuando haya una escena feliz, aterradora o frustrante en una historia, hagan una pausa y observen la imagen. Examinen las expresiones faciales de los personajes, su lenguaje corporal y lo que están haciendo. Utiliza esta misma técnica cuando vean una película. Por ejemplo, cuando vean a alguien sonriendo, di “Ella debe estar feliz” y continúa explicando otras expresiones.

5. Reconoce los sentimientos de otras personas

Aprender a sentir empatía por los demás y responder de manera apropiada a los sentimientos de otra persona es una habilidad importante para establecer relaciones personales. De manera similar a las estrategias mencionadas anteriormente, puedes comenzar mostrándole a tu hija imágenes y dibujos o hacer juegos de rol para discutir las palabras, el lenguaje corporal y las experiencias que retratan los sentimientos de una persona.

Recuerda que tu pequeña está aprendiendo de ti, así que trata de ser un buen modelo a seguir. Mantente en sintonía con tus sentimientos y no intentes ocultarlos. Si estás enojado con tu hija por algo que hizo, intenta explicar qué sucedió o qué te hizo enojar, en lugar de simplemente mostrar tu enojo.

Saber regular e identificar las emociones es una habilidad muy importante para el desarrollo de una persona. Como dijo una vez el psicólogo Daniel Goleman: «Si tus habilidades emocionales no están bajo control, si no tienes conciencia de ti mismo, si no puedes manejar emociones fuertes, sentir empatía o construir relaciones efectivas, entonces no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos”.

desarrollo de tu bebe