La importancia del juego en la infancia

¿Qué es el juego y por qué es tan importante?

El juego es divertido: los bebés se ríen contagiosamente por horas jugando Peek-a-boo y los niños disfrutan jugar a las escondidas. El juego es voluntario: es algo que naturalmente nos gusta hacer y que nadie nos enseñó cómo funciona. El juego tiene una estructura especial: tiene un patrón de repetición y variación. Cuando juegas con un bebé a Peek-a-boo, él puede perder la conexión y recuperarla. Puedes experimentar con el tiempo que tardas en decir “Peek-a-boo” variando entre medio segundo y dos o tres. ¡Puedes encontrar exactamente la cantidad de tiempo que genera la mayor cantidad de risas en tu bebé! Muy poco tiempo y se pierde el misterio del juego, demasiado tiempo y al bebé le empieza a dar miedo; hay una esencia en la conexión humana, la desconexión y la reconexión. El regalo del juego es que nos enseña a enfrentarnos a lo inesperado.

¿Cuáles son los diferentes beneficios del juego?

  1. El juego les da la oportunidad a los niños de descubrir y desarrollar una conexión con ellos mismos y con sus propios intereses.
    • Los niños pueden elegir las actividades que quieran hacer en el juego y pueden cultivar sus propios intereses. Ellos no están motivados por factores externos como el reconocimiento o los premios, sino por factores internos, y el resultado inconsciente es que terminan aprendiendo y creciendo psicológicamente.
  2. A través del juego, los niños aprenden a tomar decisiones, resolver problemas, ejercer el autocontrol y seguir las reglas.
    • Los niños deben restringirse y ejercer autocontrol sobre ellos mismos y su comportamiento, así como seguir las reglas al intentar solucionar los problemas que se presentan en el juego. Los niños negocian con su ambiente físico y social a través del juego y, por lo tanto, adquieren un sentido de dominio sobre el mundo. Este aspecto del juego ofrece grandes beneficios psicológicos y los niños aprenden a ejercer el control sobre las circunstancias, reduciendo la ansiedad.
  3. Los niños aprenden a manejar sus emociones durante el juego.
    • En el juego, los niños se enfrentan con situaciones física y socialmente desafiantes, y aprenden a controlar las emociones que son detonadas por los factores de estrés. Los riesgos físicos que se presentan en actividades como las peleas de cosquillas, las luchas juguetonas y otros juegos riesgosos ayudan a los niños a desarrollar la confianza, a aprender acerca del control de los impulsos, la conciencia corporal y el establecimiento de límites con los compañeros de juego. Además de aprender habilidades físicas y sociales, se capacitan para enfrentar lo impredecible, lo que les permite enfrentar la vida con más flexibilidad.
  4. El juego ayuda a los niños a hacer amigos y a aprender a llevarse bien con los demás.
    • El juego social es un medio natural para hacer amigos y aprender a tratar a otros de una manera justa. Aprender a llevarse bien y cooperar con los demás como iguales puede ser la función más importante de la evolución de la obra social humana. Dado que el juego es voluntario, los niños aprenden a ser conscientes de las necesidades de sus compañeros de juego y tratan de reunirse con ellos con el fin de seguir jugando.
  5. El juego es una fuente de felicidad.
    • Cuando se le pregunta a los niños qué actividad les brinda mayor felicidad, normalmente responden que el juego. Este la da la oportunidad a un niño para destacar en otras habilidades que no sean las académicas. Ayuda a que los niños adquieran un sentido de orgullo y pertenencia.

El juego es el lenguaje del aprendizaje. Ayuda a los niños a trabajar sus emociones y aprender sobre el mundo que los rodea. Los niños aprenden cuando están involucrados; necesitan ensuciarse las manos para entender el mundo que los rodea. Ellos necesitan manipular materiales, participar con sus compañeros, trabajar con sus sentidos y crecer a través de sus pensamientos y sentimientos.

Es importante que nosotros, como adultos, les brindemos a los niños el tiempo y el espacio para jugar afuera diariamente. Debemos de confiar en ellos y darles la libertad que merecen para probar nuevas teorías y esquemas de juego. Animemos a los pequeños a adaptarse al mundo, en lugar de sobreprotegerlos; esto parece ser el principio de una vida social saludable.

La vida está llena de cambios, desafíos, riesgos y crecimiento. No podemos vivir sin riesgos. El encuentro con ellos le da a los niños la oportunidad de reclamar su lugar en el mundo, de ser quienes son en este mundo. Los primeros años son los más importantes para el aprendizaje. Son los periodos en los que vivimos la exploración y el juego, y lo que finalmente nos convierte en los adultos que somos.

A través del juego, los niños aprenden con alegría. Y lo que se aprende con alegría, difícilmente se olvidan.

 

¿Te interesa aprender más sobre los beneficios del juego? Visita las siguientes páginas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>