Se considera que un bebé es prematuro si nace antes de que se cumplan las 37 semanas de embarazo. Sin embargo, existen tres categorías según el tiempo exacto que duró el embarazo: el prematuro tardío nace entre las semanas 34 y 36, el prematuro moderado entre la 32 y la 36, y muy prematuro cuando llega antes de las 32 semanas.

Toma en cuenta que cuando los bebés nacen de manera prematura posiblemente no tienen la misma apariencia ni comportamiento que los niños que alcanzaron llegar al término del embarazo. En general, un bebé que llega a la última semana pesa aproximadamente 3,17 kg, mientras que un niño prematuro puede pesar alrededor de los 2,26 kg o hasta menos.

En este artículo te hablaremos sobre la apariencia, conducta, desarrollo y cuidados que podría requerir tu bebé si nace de forma anticipada.

Estado físico de mi bebé prematuro

Es posible que, al nacer, tu bebé tenga rasgos distintos a los de un pequeño que llegó a término. Podrías notar que la cabeza de tu hijo es más grande en relación con el tamaño de su cuerpo y que su piel es delgada y transparente, por ejemplo. También, es normal si detectas cabello fino, conocido como lanugo, en su espalda y hombros.

Por otro lado, tu bebé podría no tener la vérnix caseosa, que es una capa protectora cerosa que se genera al final del embarazo para cuidar al bebé en el nacimiento. Si es el caso, entonces su pediatra valorará la opción de colocar a tu pequeño en una incubadora o en un calentador radiante para ayudar a estabilizar su temperatura.

Comportamiento de mi bebé prematuro

Dado que el sistema respiratorio de tu pequeño podría no estar desarrollado por completo, es posible que notes que tu bebé llora de una forma muy suave al nacer. Toma en cuenta que, en caso de que nazca dos meses antes de la fecha de término, probablemente los médicos tendrán que revisar su frecuencia cardíaca y respiración de manera regular para dar seguimiento a su evolución.

Si tu bebé requiere de ayuda para respirar, su pediatra podría suministrarle oxígeno o apoyarlo con un equipo diseñado para esto, como un respirador.

Cuidados para mi bebé prematuro

Estar en contacto piel con piel con tu pequeño puede ser muy benéfico para su desarrollo, estabilizar sus signos vitales y ayudar a disminuir algunos riesgos del nacimiento temprano. Por eso, se recomienda que los padres utilicen el método canguro. Este consiste en cargar a su bebé en pañales en una posición cómoda, muchas veces estando sentados en una silla reclinable. La idea es que quien sostenga al bebé utilice ropa que pueda abrirse de la parte de enfrente para hacer contacto piel con piel con el pequeño.

El desarrollo del cerebro y de algunos sistemas del cuerpo humano son sensibles a la estimulación del contacto materno. Entonces, el método canguro permite simular las condiciones del útero, proporcionando calor y conexión con la madre, algo que generalmente reciben los bebés estando en la matriz.

Por otro lado, en caso de que tu bebé nazca antes de las 34 semanas, posiblemente no habrá desarrollado en su totalidad el mecanismo de succión y deglución. Para ayudar a tu pequeño, su pediatra podría recomendar insertarle una sonda gástrica por la boca que le brinde la leche necesaria para crecer sano y fuerte.

salud y bienestar de bebePowered by Rock Convert

Si decides ofrecerle leche materna a tu bebé, podrás extraerla manualmente o apoyándote de un extractor. Es recomendable que busques sacar leche alrededor de 8 veces al día para mantener un buen flujo. También es importante que tengas una alimentación balanceada y que descanses el tiempo suficiente.

Otro consejo que puede ser muy valioso para cuidar de tu bebé prematuro es usar la musicoterapia. Esta puede ayudar el desarrollo temprano de tu niño y reducir las consecuencias adversas a corto y mediano plazo del nacimiento anticipado. Incluso, facilita el apego seguro entre los pequeños y sus cuidadores principales. Puedes, por ejemplo, ponerle a tu hijo canciones de cuna. Estas suelen tranquilizar tanto a los bebés como a los padres y ayudan a mejorar los patrones de sueño y alimentación de los niños.

Hablando de las necesidades de descanso de tu pequeño, es importante considerar que los bebés prematuros suelen dormir toda la noche hasta 6 meses después de su nacimiento o incluso más tarde.

Para ayudar a tu niño a lograrlo más rápidamente, procura que la alimentación nocturna sea silenciosa y con una iluminación muy suave. Esto hará que, poco a poco, comprenda la diferencia entre el día y la noche.

Desarrollo de mi niño prematuro

Cuando tu pequeño nazca, cada día estará lleno de aventuras y nuevos aprendizajes. Desde los primeros balbuceos de tu bebé hasta sus primeros pasos, sus avances siempre te motivarán y llenarán de emoción.

Si tu bebé es prematuro y quieres seguir de cerca su desarrollo, ten en mente dos fechas importantes en el calendario. La primera es el día en el que tu pequeño nació y la segunda, la fecha estimada del parto. Al tener estos dos datos, podrás calcular la edad corregida de tu pequeño y tener más claro cómo podría evolucionar tu hijo durante los primeros 2 años según sus características individuales. Después de esta edad, puedes utilizar su edad oficial como referencia.

Existen algunas guías para dar seguimiento al desarrollo mes a mes de tu bebé en diferentes áreas. Algo importante a tomar en cuenta es que cada niño alcanza los hitos a su propio ritmo. No hay una fecha específica para que los pequeños logren ciertas cosas, especialmente para quienes nacieron antes de término.

¡Bien! Ahora ya conoces mucho más sobre qué podrías esperar en caso de que tu bebé sea prematuro, cómo puedes ayudarlo en sus primeros meses y qué método puedes utilizar para seguir su desarrollo mes con mes.

En caso de que tengas dudas sobre la evolución de tu pequeño, pide orientación a su pediatra y sigues sus recomendaciones.

¿Te gustaría que abordáramos otros temas en este artículo? ¡Escríbenos en la sección de comentarios! Nos encanta estar en contacto contigo y apoyarte en las diferentes etapas de la maternidad.