Durante los primeros años te sorprenderá ver cómo es que tu hija pasa del balbuceo a participar en conversaciones. Hemos armado una línea del tiempo para explicarte el proceso de desarrollo lingüístico de tu pequeña durante esta etapa. Esto te dará una idea general de su progreso. Recuerda que cada niño se desarrolla a su propio ritmo. Es normal que tu hija alcance cada etapa antes o después del rango de meses sugerido.

Del nacimiento a los 3 meses

Este periodo se basa en puros gestos y sonidos. Escucharás que tu bebé hace sonidos vocálicos o guturales para expresarse. Comenzará a experimentar agitando los brazos, así que la verás moverlos cuando algo le llame la atención. Estos meses presta atención a sus expresiones faciales. A través de ellas te comunicará lo que le gusta y lo que no.

4-7 meses

En esta etapa tu hija le prestará más atención a los sonidos y voces que escuche. Al principio se interesará mucho en el tono de tu voz y comenzará a jugar con el tono de sus balbuceos. Por eso cuando llore y escuche que la consuelas, se calmará sabiendo que estás ahí para cuidarla. Sigue prestando atención a sus expresiones porque es así cómo sabrás sus gustos y aversiones. Responderá más a los sonidos que haces y tratará de imitar lo que haces. Trata de introducir sílabas y palabras simples; ella comenzará a hacer sonidos silábicos repetitivos.

8-12 meses

Aunque has hablado con ella desde que nació, tu bebé ahora entiende mucho más de lo que crees, así que tus conversaciones con ella se volverán más significativas. Comenzará a balbucear mientras hablas; simulando que tienen una conversación. También te pedirá ayuda con sus balbuceos y gestos. Cuando cumpla un año ya estará apuntando a las cosas que quiere e imitará las palabras que dices. Dirá “mamá” y “papá” para referirse a sus padres y volteará a ver objetos cotidianos cuando los nombres. Recuerda que para los niños una “palabra” es cualquier sonido que se usa constantemente para referirse a una persona, objeto o evento. Así que, mientras tu pequeña trata de imitar las sílabas y comprender las frases, tal vez escuches que dice “che” cuando quiere leche. Trata a “che” como una palabra legítima, pero responde diciendo “leche”. Con el tiempo ella misma hará la corrección. Cuando llegue su cumpleaños su “vocabulario” será una combinación de sonidos que imitan las variaciones del idioma. Mientras experimente con sonidos que varíen en intensidad, tono y calidad, ella estará preparándose para hablar.

13-18 meses

Durante estos meses tu pequeña comenzará a responder a tus preguntas cambiando su conducta, gestos y palabras. Será capaz de apuntar a “mamá”, “papá” y a objetos familiares cuando escuche que los nombran. Se divertirá mucho contigo apuntando a los dibujos de animales e imitando sus sonidos. También ampliará su repertorio de palabras con significado.

descarga_kineduPowered by Rock Convert
19-24 meses

Por esta época verás que su lenguaje se desarrolla de forma exponencial. Ya se sabrá los nombres de los alimentos y las partes del cuerpo. También podrá nombrar algunas de las cosas con las que suelen jugar y decir frases de una palabra para explicar lo que acaba de hacer. Repetirá las palabras que escuche en tus conversaciones y comenzará a usar una palabra para expresar ideas completas. Por ejemplo, “parque” querrá decir que quiere ir al parque.

25-30 meses

Ahora tu hija entenderá casi todo lo que le dices. Podrá nombrar correctamente algunos objetos cotidianos y comenzará a usar posesivos, así que la palabra “mío” será muy común. Combinará sustantivos y verbos como “mamá ve” para expresar que quiere que te acerques. También podrá responder preguntas simples de qué, quién y dónde. Al principio, dará su propia versión de una oración combinando una palabra con un gesto o sonido. Tal vez apunte y diga “pelota”. Eso significará que quiere que le des el juguete. Tal vez haga preguntas elevando la entonación de las palabras y diciendo “¿Afuera?” o “¿Arriba?”. Escucharás que su pronunciación mejora y que comienza a describir objetos con palabras simples como “rojo”. “Papá” tal vez se transforme en “papi”.

31-36 meses

A esta edad, tu hija podrá comprender una serie de eventos; por lo tanto, responderá preguntas simples sobre el cuento que leyeron juntas. Podrá explicarte sus dibujos y decirte qué significan. Además de hablar sobre sus experiencias inmediatas, ahora podrá contarte sobre los eventos o las personas que vieron ese día. Podrás tener conversaciones más largas y significativas con ella.

37-48 meses

Durante estos meses, ya no serás la única que entiende a tu hija. Ahora se expresará de forma tan clara que hasta los extraños entenderán lo que dice. Contará historias y aprenderá más sobre las reglas gramaticales de su lengua materna. Sus oraciones se volverán más complejas conforme escoja los verbos, sustantivos y pronombres correctos y los coloque en un orden adecuado. ¡Pronto tendrás una gran oradora en casa!

Recuerda que la mejor forma de estimular el desarrollo lingüístico es a través de interacciones significativas. Lee sobre el tema aquí: La influencia de la atención y las interacciones en el desarrollo del lenguaje.

Aquí te decimos cómo estimular el lenguaje de tu pequeña.

Para más información, visitas estas páginas: