Palpar el cuerpo de tu bebé, tocándole las piernas, los brazos y el pecho, puede ayudarte a saber si está cómodo con su ropa y la temperatura ambiente.

Probablemente te has preguntado “¿Mi bebé tiene frío con esta ropa?” o “¿Si le pongo algo más le dará calor?”. Saber cuál es la temperatura normal de un bebé es una pregunta muy frecuente entre padres y cuidadores.

Pero ¿sabías que es posible saber si tu bebé tiene frío o calor con unos simples consejos? Lee este artículo completo para aprender más sobre el tema.

Toca sus extremidades

Los dedos de las manos y los pies son un buen indicador de la temperatura del bebé. Las extremidades, al igual que la nariz y las orejas, son las regiones más expuestas al frío. Esto se debe a que la contracción de los vasos sanguíneos debido a las bajas temperaturas dificulta que la sangre llegue a estos lugares.

Entonces, si sientes que alguna de las extremidades mencionadas anteriormente está demasiado fría, se recomienda envolver a tu bebé e intentar llevarlo a un lugar con una temperatura más alta.

Revisa si su pecho está caliente o frío

Es importante señalar que incluso si las manos y los pies de tu bebé están un poco fríos, eso no significa que tenga frío. Por eso, siempre es bueno tocar su pecho también.

Descarga Kinedu GRATIS para Iphone y Android y comienza a ayudar a tu bebé a alcanzar su óptimo desarrollo.

Además de revisar las extremidades, también debes sentir la temperatura en la zona del pecho de tu bebé, debajo de la ropa. Cuando tenga calor, la región estará caliente y húmeda de sudor. Cuando tenga frío, sentirás que el torso tiene una temperatura más baja que tu mano. El cuello también es un buen lugar para ver si tu bebé tiene frío o calor.

Observa su piel

La observación de la piel es un factor muy importante para saber qué sucede en el cuerpo de tu bebé. Cuando haga mucho calor, tu bebé tendrá una temperatura corporal alta, la piel estará caliente, húmeda de sudor y enrojecida.

En algunos casos, pueden salirle pequeños brotes de dermatitis inflamatoria. En días muy calurosos, se recomienda evitar la exposición al sol y vestir a tu bebé con ropa ligera que no retenga el calor.

Si tu pequeño tiene mucho frío, su piel puede volverse pálida o morada y fría. En días con temperaturas más bajas, la cabeza y las extremidades de tu hijo deben estar bien protegidas, ya que se pierde mucho calor en estas regiones. Los gorros, guantes y calcetines serán indispensables.

Presta atención al comportamiento de tu bebé

Tu hijo puede mostrar signos de que su temperatura corporal no es la adecuada. Cuando siente mucho calor o frío, es posible que llore excesivamente.

Además, con el calor, tu bebé también puede experimentar náuseas, calambres, sudoración y respiración más rápido de lo normal. Con el frío, por el contrario, temblará, estará aletargado y tendrá dificultad para hablar.

salud y bienestar de bebe

¿Cuál es la temperatura normal de un bebé?

Los bebés no tienen un centro termorregulador bien desarrollado. Esto significa que cuando el ambiente es demasiado caliente o demasiado frío, sus cuerpos no pueden enfriarse o calentarse por sí solos para mantener una temperatura normal.

Accede a más de 2,000 actividades y artículos creados por expertos que te enseñan cómo cuidar a tu bebé y apoyar su crecimiento.

Por ello, es necesario estar atento a los signos que demuestran esta oscilación de temperatura entre los más pequeños. La Academia Americana de Pediatría (AAP) sugiere vestir a los bebés y los niños pequeños con una capa de ropa más de la que usaría un adulto en las mismas condiciones.

Es importante vestir a tu hijo con capas de ropa que le puedas quitar y poner para así controlar su temperatura según el entorno en el que se encuentre. Si las extremidades y el pecho de tu bebé están fríos, es probable que debas ponerle otra capa de ropa. Si está sudoroso y caliente al tacto, posiblemente tenga calor y debas quitarle algo de ropa.

Se puede monitorear la temperatura normal de un bebé con un termómetro. El termómetro debe medir entre 36ºC y 37.5ºC en adultos y niños. Sin embargo, lo que ya hemos mencionado anteriormente te dirá con anticipación lo que necesita tu pequeño, incluso antes de que cambie su temperatura interna.

¿Qué hacer si la temperatura de mi bebé no es normal?

Si notas que la temperatura de tu bebé no es normal, deberás tomar algunas medidas.

Temperatura alta

Si notas que tu bebé tiene mucho calor, es conveniente quitarle las capas de ropa que lleva y mantenerlo hidratado. Si el calor es muy intenso, lo ideal es pasar un paño húmedo sobre su cuerpo  para bajar la temperatura poco a poco.

Sin embargo, siempre es importante consultar a su pediatra si la temperatura sigue aumentando.

Temperatura baja

Si tu bebé tiene mucho frío, es importante comprobar que no está mojado y, si lo está, se recomienda vestirlo con ropa seca y colocarlo en un ambiente interior protegido del frío y el viento. 

Si se produce alguna variación extrema de temperatura en tu hijo, como hipotermia, congelación, hipertermia, quemaduras, golpes de calor o fiebre alta, es importante que acudas al pediatra para que le dé un tratamiento adecuado.

Diferenciar el frío y el calor de la fiebre

Al haber un desajuste térmico en el hipotálamo, la fiebre no está relacionada con la temperatura ambiente y la ropa del bebé. Es un mecanismo de defensa del organismo frente a infecciones, generalmente virales o bacterianas. Cuando sospeches que tu bebé tiene fiebre, lo ideal es usar el termómetro para estar seguro y saber exactamente cuál es su temperatura.

Ahora, es más fácil saber cuando tu bebé tiene frío o calor, ¿no es así? Los pequeños nos dan señales cuando algo no es ideal para ellos y saber reconocerlas es muy importante para entender sus necesidades. Si sigues estos consejos, podrás saber si la temperatura de tu bebé es normal.

¿Te gustó este artículo? Entonces descarga la aplicación Kinedu GRATIS y consulta miles de consejos para ayudar al desarrollo de tu bebé.