Los bebés son muy pequeños y no pueden calentarse tan fácilmente como un adulto. Sigue leyendo para saber cuál es la temperatura ideal para un bebé y cómo vestirlo para mantenerlo cómodo.

Manteniendo la temperatura ideal de tu bebé

Generalmente, tu pequeño estará cómodo y bien abrigado si usa una capa adicional de ropa que tú. Sin embargo, cada bebé es diferente. Por lo tanto, es importante verificar si tu pequeño está cómodo: toca su cuello, espalda o pecho para verificarlo. Los bebés no pueden regular su temperatura como lo hacen los adultos, por lo que necesitan nuestra ayuda para mantenerse calientes o a una temperatura segura.

salud y bienestar de bebe

Indicadores de la temperatura de un bebé

Es importante tener en cuenta que revisar la temperatura de tu pequeño tocándole las manos y los pies no es un buen indicador de su temperatura corporal. Como su sistema circulatorio aún está en desarrollo, la sangre circula más en los órganos centrales que en las extremidades, por lo que estas se sientan más frías que el resto del cuerpo.

Los bebés pueden tener las mejillas enrojecidas y sudar si tienen demasiado calor, o estar menos activos si tienen demasiado frío. Si notas que tu pequeño está sudando o su piel se siente caliente, quítale una capa de ropa. Verifica su temperatura unos minutos más tarde para ver si ya bajó su temperatura. Por otro lado, si sientes que tu bebé está frío cuando lo tocas, ponle otra capa de ropa. Es mejor vestir a tu pequeño con capas finas que con ropa muy gruesa. ¡No solo es más cómodo, sino que también ayuda a mantener su calor corporal aislado!

Mantener la temperatura ideal para un bebé es muy importante porque si tiene demasiado calor o frío podría ponerlo en riesgo.

Aquí hay algunos consejos:

  • Si sales, lleva algunos cambios y capas adicionales de ropa. También es buena idea viajar con una manta para que, si baja la temperatura o estás en un lugar con aire acondicionado muy frío, puedas tapar a tu bebé.
  • Trata de mantener la habitación de tu pequeño a 20-22º C (68-72º F). Esto puede parecer demasiado frío, pero según los pediatras, esta temperatura protege la piel y el tracto respiratorio. Las recomendaciones pueden variar, así que consulta con tu médico, ya que puede tener una opinión diferente.
  • También es importante que el aire acondicionado no esté dirigido hacia tu bebé.
  • No tapes excesivamente a tu pequeño cuando duerme por la noche. Vístelo con un pijama que le cubra brazos y pies, y evita dejar mantas o sábanas sueltas en la cuna. Estas pueden sobrecalentar a tu bebé o bloquear su respiración, poniéndolo en riesgo de sufrir el Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).