Tener un segundo hijo o no es algo que puede generar dudas en la pareja. En este artículo hablaremos de 3 hechos para desmitificar este tema.

A medida que crece el primer hijo de la familia, es posible que los padres sientan la necesidad de tener otro bebé y volver a vivir los momentos mágicos del embarazo. Sin embargo, muchas familias tienen algunas dudas sobre tener un segundo hijo y muchas madres pueden tener miedo de quedar embarazadas nuevamente.

Con eso en mente, desarrollamos este artículo. Aquí les mostraremos que no hay un momento ideal para tener un segundo hijo. Hablaremos sobre cómo los costos pueden ser menores de lo imaginado, cómo crecer con hermanos puede enseñarle a los niños cosas valiosas, sobre la lactancia materna durante el segundo embarazo y qué esperar del embarazo. ¡Sigue leyendo!

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

1. Tener un segundo hijo cuesta menos de lo que creen

Cuando una pareja comienza a pensar en un segundo hijo, la primera preocupación que suele surgir es el aumento de los costos. La sorpresa es que estos gastos son menores de lo que pensamos porque algunas cosas que son muy costosas, como la cuna y la carriola, se pueden reutilizar.

También durante el segundo embarazo, los padres ya tienen experiencia y saben exactamente cómo es su rutina con un bebé en casa. Por lo tanto, las posibilidades de gastar en artículos que no se utilizarán se reducen considerablemente.

desarrollo de tu bebe

2. La lactancia materna durante el embarazo está bien

Algunas familias piensan que cuando una mujer queda embarazada de su segundo hijo es necesario dejar de amamantar al hijo mayor. Esto se debe a que creen que es una forma de garantizar la buena salud del feto.

Este miedo es comprensible, ya que es normal evitar cualquier tipo de riesgo. Sin embargo, en un embarazo saludable, no hay evidencia de que continuar amamantando al primer hijo privará al bebé que está en el vientre de recibir todos los nutrientes que necesita.

Otra preocupación que puede tener la familia es si la producción de oxitocina terminará estimulando el parto antes de tiempo. La buena noticia es que no existen conexiones que vinculen la lactancia materna con los abortos o los nacimientos prematuros en un embarazo normal. Esto se debe a que el útero sólo es sensible a esta hormona cuando se acerca la fecha de parto.

3. El segundo embarazo será diferente del primero

Como ya no es una novedad, el segundo embarazo suele ser un poco más tranquilo para las madres, sin embargo, es necesario entender que cada embarazo es único y que el segundo será diferente al primero.

En el segundo embarazo, el vientre tiende a crecer más rápido, por ejemplo, debido a la memoria muscular, y la mujer puede sentirse más cansada, ya que necesita cuidar de su primer hijo y su propio cuerpo, que alimenta al segundo. Por eso, es importante que la madre se cuide y descanse bien y tanto como pueda.

Por último, es muy importante hacer que el hijo mayor no se sienta excluido, evitando al máximo las situaciones de celos. Independientemente de la edad del pequeño, es importante que los padres lo incluyan en actividades con su segundo hijo, que sigan interactuando con él, que empaticen con él cuando pase por momentos difíciles, y que también dediquen tiempo para estar a solas con él.