Si bien saltar nos parece una tarea fácil que no requiere de mucho esfuerzo, para un niño pequeño es algo muy retador. Para intentar saltar necesita ser valiente, tener equilibrio, fuerza y coordinación corporal. Aunque cada niño es diferente y la ventana para alcanzar este hito es muy amplia, generalmente los pequeños comienzan a probar sus habilidades para saltar al cumplir los dos años.

Si tu hijo ya tiene esta edad, ¿has notado si prueba apoyar su peso sobre una pierna y luego sobre la otra? Tal vez también intente saltar si lo llevas a jugar a un trampolín (cama elástica) o trate de imitarte si te ve saltando. ¡A esta edad, se entusiasmará por descubrir estas nuevas habilidades y se divertirá aún más en el área de juegos! Tal vez a los 24 meses comience a saltar hacia adelante usando una pierna dominante, luego, aproximadamente a los 26, podrá saltar en su lugar con los pies juntos, y más adelante podrá saltar desde pequeñas plataformas. Con el tiempo, y alrededor de los 36 meses, podrá saltar obstáculos más grandes. ¡Será un reto seguirle el ritmo!

Pero ¿qué trabaja exactamente tu hijo durante todos estos meses en que practica este nuevo movimiento? Hablaremos sobre las habilidades esenciales que requiere la acción de saltar, ¡aquellas que tu pequeño seguro ya estará desarrollando!

Fuerza muscular: Significa lo fuertes que somos y nuestra habilidad para ejercer fuerza contra alguna resistencia. ¡Entre más fuerte sea tu hijo, más alto podrá saltar!

Equilibrio: Es la habilidad para mantenerse de pie y firme mientras se distribuye el peso sobre las dos piernas. El equilibrio es esencial para que tu pequeño salte sin tambalearse.

desarrollo de tu bebe

Propiocepción: Es nuestra percepción y conciencia de nuestros movimientos y posición corporal. Esto le ayuda a tu hijo a comprender cómo está posicionado su cuerpo con relación al espacio y a sus extremidades, de modo que es menos torpe y tiene mayor control y coordinación.

Coordinación muscular: Es la habilidad de seleccionar los músculos correctos, en el momento adecuado y con la intensidad requerida. Cuando salta, tu pequeño también necesita de la coordinación para hacer el mismo movimiento con las dos piernas y pies.

Planeación motriz: Es la habilidad de planear y llevar a cabo acciones motrices en una secuencia óptima de principio a fin.

También es importante recordar que cada niño es diferente y aprende a su propio ritmo. Los hitos de desarrollo que estamos enlistando aquí son solo una guía del desarrollo de tu hijo, pero eso no significa que se manifestarán tal y como los describimos. ¡Sigue animando a tu pequeño y trabajen sus habilidades tanto como puedan!

Si buscas actividades que estimulen las habilidades de salto, visita «Actividades para estimular las habilidades de salto» y si quieres fomentar las habilidades esenciales mencionadas en este artículo, lee «Volviéndose un profesional del salto«.

Para más información, visita este enlace: De voltearse a saltar en charcos: Movimiento y baile con bebés y niños pequeños (inglés)