El equilibrio, la capacidad de sentir y adaptarse a la gravedad y percibir cualquier tipo de aceleración, es un sentido fundamental que se refuerza mediante el movimiento repetitivo.

Pero si este sentido es fundamental, ¿por qué a menudo se ignora? Este sentido, conocido como sistema vestibular, funciona por debajo del nivel de nuestra corteza cerebral y, a menudo, lo damos por sentado.

¿Cómo funciona el equilibrio?

¿Sabías que los oídos juegan un papel importante en el equilibrio? La cóclea del sistema auditivo forma parte de un laberinto que se encuentra en el vestíbulo del oído interno. Dado que el movimiento se compone de rotaciones y transiciones, el sistema vestibular consta tanto de un sistema de canales semicirculares (que detecta la aceleración angular en tres planos) como de otolitos (que detectan la aceleración lineal: gravedad y movimientos de traslación). Las células receptoras de los otolitos y los canales semicirculares envían señales a través de las fibras nerviosas vestibulares a las estructuras neurales que controlan los movimientos oculares, la postura y el equilibrio.

Lo que se proyecta con este reflejo vestibulo-ocular es fundamental para tener una visión precisa. Esta información que se le da a los músculos que controlan la postura también es necesaria para mantener una posición erguida. El cerebro obtiene esta información del sistema vestibular y de nuestra capacidad para detectar la posición, ubicación, orientación y movimiento de nuestro cuerpo y nos ayuda a comprender cómo nos movemos. Por ejemplo, un sistema vestibular maduro permite que un feto pueda sentir su orientación y, por lo tanto, adoptar una posición adecuada.

Reflejos de equilibrio

Varios reflejos son evidentes al nacer.

  • El reflejo asimétrico del cuello ocurre cuando las extremidades se ajustan para mantener el equilibrio. Esto quiere decir que si giras la cabeza de un bebé hacia la derecha, automáticamente extenderá su brazo y pierna derechos y flexionará las extremidades del lado izquierdo.
  • El reflejo de tracción ocurre cuando un bebé intenta mantener la cabeza erguida mientras pasa de estar acostado a sentado. El sistema vestibular es consciente del movimiento hacia adelante de la cabeza y contrae los músculos flexores del cuello intentando elevarla a una posición vertical. Por eso, si giras la cabeza rápidamente, tus ojos permanecen enfocados.
  • El reflejo de ojos de muñeca es la función vestibular más clara, evidente en los movimientos oculares. Si un bebé mueve la cabeza hacia la derecha, sus ojos seguirán mirando hacia adelante.

Relación entre el equilibrio y los movimientos repetitivos

Para practicar y desarrollar sus habilidades de equilibrio, los bebés anhelan la estimulación vestibular a través de movimientos repetitivos como balancearse y rebotar. Incluso lo hacen ellos mismos rebotando y moviendo la cabeza a los 6-8 meses de edad.

La estimulación del sistema vestibular en los bebés resulta en un desarrollo más avanzado de reflejos y habilidades motrices. Esta estimulación también es beneficiosa para bebés muy pequeños; llorarán menos si se les mece o los cambian de posición. La estimulación vestibular tiene un impacto profundo en el comportamiento general de un bebé, lo que resulta en un mayor estado de alerta general. Y este estado es ideal para aprender y absorber información de manera más efectiva.

desarrollo de tu bebe