Paso a Paso: ¿Cómo tener una casa a prueba de niños?

¿Sabías que las lesiones en casa son unas de las razones más comunes por las cuales los niños menores de 3 años visitan la sala de emergencias cada año?

Hacer la casa a prueba de bebés es esencial para cuidar a tu pequeño. La supervisión es la mejor manera de prevenir lesiones, pero incluso los padres más atentos no siempre pueden mantener a sus hijos fuera de peligro cada segundo del día. Así que lo mejor es estar preparada, ¡especialmente antes de que tu bebé comience a gatear y moverse por la casa! Aunque pueda parecer extraño pensar en esto ahora, cuando tu pequeño aún no puede ni siquiera girar y sentarse, te sorprenderá lo rápido que llegará el momento en el que estará recorriendo toda la casa. ¡No dejes que te atrape desprevenida!

Como primer paso, no asumas que tu bebé ve todo de la misma manera que tú. Recuerda que está en un nivel muy diferente: a nivel del suelo. Para evitar pasar por alto los riesgos en el hogar de fácil acceso para tu bebé, gatea alrededor de la casa. Puede parecer tonto y raro al principio, pero en realidad es una de las mejores maneras para mantener a tu bebé seguro y asegurarte de no haber olvidado algo.

Ahora que terminaste tu recorrido, te presentamos una lista de los peligros más comunes que puedes encontrar en casa:

  1. TV y muebles: Utiliza correas de muebles para sostener las paredes inestables, televisiones, mesas, aparadores y estanterías. No pongas un televisor en la parte superior de un aparador, los niños pueden utilizar los cajones para escalar sobre ellos.
  2. Bordes afilados: Recuerda colocar bordes engomados en todas las esquinas afiladas y en los muebles con bordes filosos.
  3. Gabinetes y cajones: Coloca todos los productos químicos de limpieza y medicinas en armarios cerrados con llave o en un cajón con un cierre de seguridad especial.
  4. Cables: Para evitar que tu bebé tiré de los cables de la computadora o televisión, ajústalos contra las paredes.
  5. Tomacorrientes: Los niños suelen meter los dedos dentro de los agujeros, por lo que es muy importante colocar cubiertas de seguridad en todos los tomacorrientes visibles.
  6. Cunas: Asegúrate de que tu bebé no pueda colocar su cabeza entre las barras y que tenga carriles estables. Para confirmar que las barras no son demasiado amplias, toma una lata de soda y deslízala entre las barras, si pasa significa que la apertura es demasiado ancha. Además, evita cualquier cuna con barandal móvil (ahora están prohibidos).
  7. Almohadas y mantas: Si bien las almohadas, mantas y sábanas de cama son agradables y suaves, también son peligrosas para tu bebé. La Academia Americana de Pediatría recomienda evitar usar objetos blandos y sábanas sueltas en las cunas de los niños, ya que pueden conducir inadvertidamente a la asfixia. Tu pequeño debe dormir sobre su espalda y en un colchón firme cubierto con una funda firme. Retira cualquier edredón grueso, protectores para la cuna o peluches.
  8. Cuarto de baño: Coloca tiras antideslizantes en el fondo de la tina y cubre con algo suave la llave del agua para proteger la cabeza de tu bebé. Nunca dejes a tu bebé solo en la bañera.
  9. Puertas de seguridad para bebés: Recuerda tener en casa puertas de seguridad para mantener a tu pequeño lejos de las escaleras o de ciertas habitaciones. No utilices puertas en forma de acordeón, busca unas que se adhieran firmemente sobre una pared, pero que no le pellizquen los dedos a tu bebé.
  10. Ventanas: Recuerda colocar la cuna de tu bebé y otros muebles lejos de las ventanas. Tampoco te confíes de sus pantallas, pueden protegernos de que entren los mosquitos, pero no son lo suficientemente resistentes para que tu bebé se apoye en ellas. En su lugar, coloca pantallas protectoras y seguros a prueba de bebés en las ventanas para prevenir caídas.
  11. Juguetes: Como regla general, los juguetes de tu bebé deben ser más grandes que su boca para evitar que se ahogue. Siempre revisa el juguete cuidadosamente para detectar piezas o elementos que se puedan separar fácilmente y pueda meterlos a su boca.
  12. Accesorios: Si estás acostumbrada a dejar enchufada la tostadora, cafetera, impresora o una computadora, recuerda que tu hijo puede lastimarse al jalar los cables o enredarse en ellos. Lo mejor es que los desenchufes y guardes cuando no los estés usando.

Para conocer más información y tips, visita las siguientes páginas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>