Ver a tu bebé crecer y alcanzar nuevos hitos del desarrollo puede ser muy emocionante. ¡Pero cuando veas que tu pequeño empieza a gatear, sabrás que la verdadera diversión ha comenzado! A medida que experimentes toda esta emoción, ¡puedes tener dudas sobre el gateo! Por eso hemos preparado este artículo para responder algunas preguntas frecuentes en torno a este tema.

Preguntas frecuentes sobre el gateo

¿Cuándo debería empezar a gatear mi bebé?

Por lo general, los bebés comienzan a gatear entre los siete y nueve meses, pero por ahí de los seis meses la mayoría de ellos comienzan a intentar moverse. A medida que descifran cómo hacer el movimiento brazo-pierna-brazo-pierna, a veces los bebés primero van hacia atrás y luego aprenden a gatear hacia adelante.

Es importante recordar que todos los bebés son únicos y desarrollarán habilidades a diferentes ritmos, algunos más rápidamente que otros. (Nota: si tu bebé fue prematuro, probablemente tardará más que otros bebés en comenzar a gatear).

El proceso de aprender a gatear es bastante complejo. Los bebés necesitan coordinar brazos y piernas y desarrollar la fuerza muscular necesaria en brazos, hombros y piernas para soportar su propio peso. Pero el gateo no solo es una habilidad de motricidad gruesa; los bebés también desarrollan diferentes habilidades como el equilibrio, la conciencia espacial, la coordinación y la confianza en sí mismos.

¿Está bien si mi bebé tiene un estilo de gateo diferente?

Los expertos dicen que no existe una forma «correcta» de gatear, el proceso de aprendizaje difiere de un bebé a otro. Tu pequeño encontrará una forma única de hacerlo; lo importante es que pueda moverse y explorar su entorno.

Aquí hay seis estilos de gateo diferentes con los que tu bebé puede experimentar:

  • Gateo clásico: Tu bebé mueve un brazo y la rodilla opuesta hacia adelante al mismo tiempo.
  • Gateo de cangrejo: Al igual que en la playa, el cangrejo dobla una rodilla y extiende la pierna opuesta para avanzar.
  • Gateo comando: Tu bebé mueve su cuerpo hacia adelante mientras se arrastra sobre el estómago.
  • Rodar: Tu pequeño rueda de un lugar a otro; porque quién necesita gatear cuando rodar puede llevarte a donde necesitas ir, ¿verdad?
  • Gateo de oso: Es similar al estilo clásico, pero los bebés mantienen los codos y las rodillas rectos y, mientras caminan, usan las manos y los pies como un oso.
  • Sobre las pompis: Tu bebé se desliza sobre su trasero usando los brazos para avanzar.

Mi bebé no ha comenzado a gatear. ¿Debería preocuparme por eso?

La gente considera que gatear es un hito importante en el desarrollo de un bebé. Sin embargo, no todos los bebés gatean o incluso necesitan hacerlo. De hecho, el gateo no figura en la «Prueba de detección del desarrollo de Denver», una herramienta que utilizan los pediatras para medir el desarrollo de los niños. Los estudios han demostrado que gatear no parece predecir otros hitos tempranos del desarrollo, como ponerse de pie y caminar.

Sin embargo, aunque gatear no es crucial y algunos bebés pueden saltarse esta etapa por completo, es posible que debas consultar con tu pediatra si tu bebé tiene más de un año y no está gateando y/o no puede mantener la cabeza erguida, voltearse, sentarse erguido, soportar el peso de su cuerpo o no tiene energía para moverse.

¿Qué hay de la seguridad para bebés en casa?

¿Tu bebé ya se está desplazando por la casa? Entonces deberás asegurarte de que esta sea a prueba de bebés. Gatea por las habitaciones y ve qué peligros potenciales pueden haber al alcance de tu bebé. Recuerda cubrir los enchufes eléctricos y atar los cables, guardar bajo llave los artículos de limpieza domésticos venenosos que puedan estar al alcance de tu pequeño y cubrir las esquinas afiladas de los muebles y las mesas. ¡Es muy importante asegurarte de que tu hogar sea a prueba de niños para que tu bebé tenga un entorno seguro donde jugar y explorar!

¿Qué puedo hacer para fomentar el gateo?

Independientemente de lo que digan los expertos sobre el tema del gateo, todos están de acuerdo en la importancia de que un niño pase tiempo boca abajo. Al jugar sobre su estómago, los bebés fortalecen los músculos de los hombros, los brazos, la espalda y el torso; fuerza muscular necesaria para gatear. A veces, todo lo que necesita tu hijo es pasar tiempo boca abajo todos los días mientras lo supervisas para que pueda practicar.

Intenta alentar a tu bebé para que juegue con algo mientras está boca abajo. Otra cosa que puedes hacer es animarlo a alcanzar los juguetes que le gustan para ver si avanza para recogerlos. Recuerda que no hay necesidad de presionarlo para que logre un hito en particular, pero no hay nada de malo en fomentar el tiempo boca abajo y dejar que la naturaleza siga su curso.

Te compartimos una de nuestras actividades más populares para aprender a gatear:

https://www.youtube.com/watch?v=x_lNAV4aBwA

desarrollo de tu bebe