Ver a tu bebé crecer y alcanzar todas sus metas es muy divertido, pero el momento en que veas a tu pequeño comenzar a gatear, ¡sabes que la verdadera diversión está por comenzar! A medida que experimentes toda esta emoción, probablemente también te surgirán algunas dudas sobre el gateo.

No te preocupes, a continuación contestamos algunas de las preguntas más frecuentes sobre el gateo:

 ¿Cuándo debería comenzar a gatear mi bebé?

Normalmente los bebés comienzan a gatear entre los ocho y diez meses, pero alrededor de los seis meses la mayoría de los bebés están empezando a moverse. Mientras que tu pequeño averigua cómo hacer el movimiento de brazo-pierna-brazo-pierna para empezar a gatear, notarás que se mueve hacia atrás. Es importante recordar que todos los bebés son únicos y aprenden a ritmos diferentes, algunos más rápido que otros. (Nota: Si tu bebé es prematuro probablemente le tomará más tiempo que a otros bebés.)

El proceso de aprender a gatear en realidad es bastante complejo. Los bebés necesitan coordinar el movimiento de brazos y piernas, y desarrollar la fuerza muscular en los brazos, hombros y piernas para soportar su peso. Aprender a gatear no solo implica las habilidades motoras gruesas. Cuando un bebé comienza a gatear desarrolla habilidades como el equilibrio, la percepción espacial, la coordinación y la confianza.

¿Es normal que mi bebé gatee de forma diferente?

Los expertos dicen que no hay una manera «correcta» de gatear, el proceso de aprender a gatear difiere entre cada bebé. Solo recuerda que tu pequeño encontrará su manera personal de hacerlo. Lo importante es que pueda desplazarse de un lado a otro, para explorar su entorno.

Estos son cuatro estilos diferentes de gateo que tu bebé puede utilizar:

  • «El gateo clásico» – avanza con un brazo y rodilla opuesta al mismo tiempo.
  • «El gateo cangrejo» – como en la playa, el cangrejo dobla una rodilla y extiende la pierna opuesta para deslizarse hacia adelante.
  • «El gateo comando» – mueve su cuerpo hacia adelante mientras arrastra su vientre contra el suelo.
  • «Rodando» – rueda para llegar de un lado a otro. ¿Quién necesita gatear si puedes llegar a donde quieres rodando?

¿Me debería de preocupar si mi bebé no gatea?

El gateo comúnmente se considera como un hito importante en el desarrollo de un bebé. Sin embargo, no todos los niños gatean o necesitan hacerlo. De hecho, el gateo no se encuentra en el «Denver Development Screening Test», una herramienta utilizada por los pediatras para medir el desarrollo de los niños. Estudios han demostrado que el gateo no parece ser un predictor de otros hitos del desarrollo, como ponerse de pie y caminar. Pero, a pesar que el gateo no es crucial y algunos bebé nunca lo hacen, es posible que desees consultar con tu pediatra si tu bebé tiene más de un año y no gatea o no es capaz de mantener la cabeza erguida, rodar, sentarse derecho, apoyar su peso corporal y tiene poca energía para moverse.

¿Cómo puedo hacer mi casa a prueba de bebés?

¿Tu bebé está comenzando a gatear? Entonces querrás asegurarse de que tu casa sea a “prueba de bebés”. Una forma muy fácil de hacerlo es poniéndote a la altura de tu pequeño, por ejemplo gateando por todos lados. De esta manera te asegurarás de que todo esté protegido. Recuerda tapar revisar enchufes y asegurar cables eléctricos, guardar bajo llave productos de limpieza que pudieran estar al alcance de tu bebé y proteger las esquinas de las mesas y muebles. Es muy importante asegurarte de que tu casa esté protegida para que tu pequeño pueda jugar y explorar libremente.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi bebé a gatear?

A pesar de las opiniones encontradas sobre el gateo, todos los expertos coinciden en la importancia de que tu bebé pase tiempo boca abajo. Al jugar en esta posición, tu bebé desarrollará fuerza muscular en los hombros, brazos, espalda y torso, fuerza que le ayudará a comenzar a gatear. En ocasiones todo lo que necesita tu pequeño para practicar su gateo es pasar tiempo boca abajo. Trata de animar a tu bebé a alcanzar un juguete mientras que está sobre su estómago. Recuerda no apresurar a tu pequeño a alcanzar un hito del desarrollo, solo pasar tiempo jugando boca abajo y dejar que la naturaleza siga su curso.

Te compartimos una de nuestras actividades más populares para aprender a gatear:

 

¿Buscas  más información? Revisa estas ligas que te podrán ayudar:
Powered by Rock Convert