No existe una sola forma correcta de cambiar un pañal, ¡el secreto es encontrar la forma adecuada para ti y tu pequeño! Te damos algunos consejos que te podrán ayudar a dominar esta gran y retadora actividad.

Preparación

La preparación es clave para cambiar un pañal, así que, antes de empezar, asegúrate de cumplir con estos cuatro puntos:

  1. No olvides siempre tener los productos más esenciales.  Asegúrate de tener tus toallitas húmedas o tus toallitas de tela mojada, dependiendo de lo que utilices para limpiar a tu bebé durante el cambio de pañal. Así mismo, no olvides la crema protectora o vaselina, especialmente si tu bebé es propenso a erupciones, ¡y por supuesto nunca olvides los pañales! No querrás pasar tu noche buscando una tienda que venda los pañales especiales de tu bebé.
  2. Mantén todos tus pañales y productos cerca y en un lugar de fácil acceso. ¡A veces tu día puede ser un caos y a la hora de cambiar el pañal de tu bebé se te puede olvidar la crema protectora e incluso los pañales! Dejar a tu bebé en el cambiador puede ser muy arriesgado, incluso si el cambiador cuenta con una correa de seguridad. Así que siempre trata de tener todo lo que necesitas para cambiar a tu pequeño en el lugar donde generalmente lo cambias. Así evitarás cualquier tipo de accidente.
  3. Busca un lugar limpio, seguro y cálido para cambiar a tu bebé. ¡Recuerda que la seguridad siempre va primero! Al elegir un lugar, es importante asegurarse de que tu bebé no pueda caerse fácilmente. Puedes usar una almohadilla, un cambiador o simplemente colocar una manta sobre el suelo o la cama para cambiarlo.
  4. Siempre lávate las manos antes y después de cambiar el pañal de tu bebé. La higiene de tu bebé tiene que ser una de tus primeras prioridades. Recuerda que estás limpiando heces y nunca sabes dónde pueden terminar, ¡sin saberlo podrás tener un poco en la cara! Algunos pediatras sugieren limpiar las manos de tu bebé después de cambiarlo, ya que puede que se haya embarrado un poco, sin que te dieras cuenta.

Te damos algunos simples PASOS que puedes seguir para cambiar el pañal de tu bebé:

  1. Coloca a tu bebé en el cambiador.
  2. Desvístelo.
  3. Abre un nuevo pañal y colócalo por debajo de tu bebé. La parte de atrás del pañal debe de quedar a la altura de su cintura.
  4. Abre y retira hacia abajo la parte delantera del pañal sucio. Ojo: Si tu bebé es niño, es posible que desees cubrir su pene con un paño limpio o una toallita húmeda para que no se orine sobre ti.
  5. Limpia a tu bebé cuidadosamente con una toallita húmeda o una tela mojada. Ojo: Si tu bebé es una niña, limpia de adelante hacia atrás.
  6. Si tu bebé se hizo popó, toma otra toallita húmeda y limpia sus nalguitas. Puedes levantar sus piernas o rodarlo suavemente hacia un lado y luego al otro. Asegúrate de limpiar muy bien entre los pliegues de los muslos.
  7. Quítale el pañal sucio y déjelo a un lado. Si has seguido el paso tres, el nuevo pañal deberá estar debajo de tu bebé.
  8. Antes de aplicar la crema protectora, deja que su piel se seque por unos momentos.
  9. Antes de cerrar el nuevo pañal, asegúrate de que llegue hasta el estómago de tu bebé. Ojo: Si tu bebé es niño, asegúrate de apuntar su pene hacia abajo para reducir la posibilidad de que se salga su orina.
  10. Cierra el pañal pegando las tiras adhesivas de los dos lados. Asegúrate de que quede bien ajustado, pero no tanto que le pellizque la piel.

Recomendaciones:

  • Si tienes un recién nacido, asegúrate de no cubrir su cordón umbilical con el pañal, puedes doblar la parte delantera si se trata de un pañal regular. También puedes comprar pañales para recién nacidos; estos tienen un corte especial para el cordón umbilical del bebé.
  • Al cerrar el pañal, asegúrese de separar las piernas de tu bebé lo más posible. Cuida que el pañal no se abulte demasiado, ya que podría causar irritación e incomodidad en tu bebé.
  • Aprovecha este momento para seguir reforzando tu relación con tu bebé. Puedes utilizar el cambio de pañal para jugar con él, cantarle o hacerle cosquillas. No sólo harás que tu bebé disfrute este momento, si no que será más divertido para ti también.

Todos tenemos diferentes maneras de cambiar un pañal, ¡compártenos qué estrategia ha funcionado mejor para ti!

 

salud y bienestar de bebe