El parto natural es la forma más recomendada de dar a luz a un niño. Conoce su definición y ventajas, y ve más información a continuación.

Se acerca el momento de que nazca tu bebé y, con él, debes tomar una decisión muy importante: la forma en que te gustaría dar a luz. Entre algunas de ellas está el parto natural.

Es necesario pensar en el tema, y preparar tu cuerpo y mente para ese momento. Por lo tanto, desarrollamos este artículo para darte una descripción general del parto natural. A continuación te mostraremos cómo funciona, en qué consiste y cuáles son sus beneficios. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el parto natural y cómo funciona?

El parto natural no es más que el que se realiza sin necesidad de medicación e intervención médica durante el trabajo de parto, el alumbramiento del bebé y en el posparto. Ocurre cuando el cuerpo de la mujer, después de unas horas, alcanza niveles altos de oxitocina que resultan en el nacimiento del bebé.

¿Sabías que los ejercicios de estimulación prenatal promueven la salud física y mental? Obtén actividades prenatales en nuestra app.

Durante el parto, la mujer actúa activamente durante todo el proceso, haciendo que los médicos, enfermeras obstétricas y doulas se limiten a apoyar. Ellos vigilan el momento, verifican que todo vaya bien con la salud de la mujer y el bebé, animándola a seguir haciendo un buen trabajo.

El parto natural puede tener lugar en el hospital, en las casas de partos e incluso en tu hogar.

salud y bienestar de bebe

¿Cuál es la diferencia entre el parto natural y el parto normal?

Muchas personas todavía tienen esta duda, ya que los dos tipos de parto ocurren de manera similar, pero existe una diferencia crucial entre los dos: el nivel de interferencia médica durante el nacimiento del bebé.

En el parto normal, se utilizan medicamentos para controlar el dolor, como analgésicos y anestesia, o incluso para acelerar las contracciones y, en consecuencia, el nacimiento del bebé, como la introducción de oxitocina sintética en el cuerpo de la mujer.

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

El parto natural, como se mencionó anteriormente, no utiliza ninguna medicación, lo que permite que el cuerpo de la mujer y el bebé hagan todo el trabajo. Puede ser más doloroso, pero tiene varias ventajas, como:

  • No es un parto invasivo, lo que reduce en gran medida la posibilidad de tener efectos secundarios para la mujer y el bebé.
  • Durante el trabajo de parto, la mujer tiene control sobre su propio cuerpo, no perdiendo la sensación y lucidez derivadas de sustancias químicas.
  • Hay una participación activa al pujar para ayudar al bebé al nacer.
  • Muchas mujeres se sienten más capaces y más fuertes después de dar a luz por sí mismas.

¿Cómo es la recuperación tras un parto natural y cuándo se recomienda?

Dos de los aspectos que muchas mujeres consideran a la hora de elegir cómo darán a luz son la rapidez y la facilidad de recuperación. El parto natural tiene otra ventaja en este punto. Normalmente, el período posparto de un parto natural es tranquilo y la recuperación es rápida. Esto sucede precisamente porque el parto ocurre sin la ayuda de sustancias que pueden traer efectos secundarios.

Este tipo de parto se recomienda para todas las mujeres que llevan un embarazo saludable, es decir, que no requieren una atención especial por parte del obstetra, ni una inducción de emergencia. Es para todas aquellas personas que no ven el dolor como un impedimento y les gusta tener control sobre sus propios cuerpos.

Cómo puedes ver, el parto natural, además de ser adecuado para muchas mujeres, tiene varios beneficios para el nacimiento del bebé y para el periodo posparto. Es necesario informarse y prepararse para este momento, aunque el momento del nacimiento de tu hijo no sea algo totalmente controlable.

¿Te gustó nuestro artículo? Descarga la aplicación Kinedu GRATIS y mantente al tanto del desarrollo de tu bebé.