Existen distintos tipos de parto o formas de traer al mundo a un bebé. El parto natural es el tradicional en donde los niveles altos de oxitocina inducen el parto y el nacimiento del bebé. El parto natural viene siendo cuando la mamá da a luz al bebé sin ayuda de fármacos. Después de que nace el bebé, su cuerpo expulsa naturalmente la placenta sin apoyo.

El parto vaginal asistido es cuando se requieren instrumentos o fármacos para ayudar al bebé a nacer. En ocasiones, la madre no produce suficiente oxitocina, y, por consiguiente, ésta no induce las contracciones del útero. El médico debe inducir el parto con oxitocina artificial, un fármaco que imita las funciones de dicha hormona.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

El parto abdominal, también llamado el parto por cesárea, es cuando hay complicaciones y el bebé nace por medio de una cirugía en el abdomen. Cuando el bebé nace por cesárea, se le debe administrar oxitocina a la madre para la expulsión de la placenta, y para dar por terminado el parto.

Por otro lado, el parto en el agua es otra alternativa en donde la madre su sumerge en una bañera especial de agua en el momento de sentir las contracciones. Estudios demuestran que esta forma de parir ayuda tanto a disminuir el dolor que siente la madre, como al bebé a tener una transición más fluida.

Cada mujer debe evaluar su situación con el médico y decidir la forma en la que traerá al mundo a su bebé. Algunas mujeres no tienen muchas opciones debido a complicaciones del embarazo. Si tienes dudas acerca de tu futuro parto, consúltalo con tu obstetra. También, puedes platicar con tu pareja sobre las opciones para que se te sea más fácil tomar una decisión.