Su bebé está a punto de nacer y, entre tantas emociones, es hora de realizar una tarea importante: preparar la pañalera para el hospital. ¡Miren lo que necesitarán!

A medida que doblan y guardan cada pequeña pieza de ropa en la maleta, pueden comenzar a imaginar la cara de su hijo y a su pequeño usando esas prendas en unas pocas semanas, ¡o días!

Pero, para que este momento sea maravilloso y libre de estrés, vale la pena seguir algunos consejos para preparar la pañalera para el hospital con todas las cosas que necesitarán. Entonces, ¡sigan leyendo y manos a la obra!

¿Sabías que los ejercicios de estimulación prenatal desarrollan el vínculo socio-afectivo entre la madre y el bebé? Accede a ejercicios prenatales en nuestra app gratuita.

Empaca con anticipación la pañalera para el hospital 

Si tu embarazo transcurre sin problemas, se espera que tu bebé llegue después de las 37 semanas de gestación, así no se considerará prematuro. Entonces, si ya has llegado a esa etapa, no esperen más para tener todo listo, ya que su hijo puede llegar en cualquier momento.

Pueden preparar la pañalera para el hospital en las últimas semanas del embarazo. Tómense el tiempo para evaluar con calma la ropa, los pañales y algunos artículos de higiene que necesitarán, acomoden las cosas para encontrarlas más fácilmente y cierren la maleta. Hacer una lista puede ayudarles a no olvidar nada.

Así tendrán una preocupación menos cuando llegue el momento de ir al hospital. Créanme: a la hora de la verdad, tendrán muchas cosas en la cabeza y será bueno no preocuparse por empacar la pañalera.

Consideren la estación del año

Muchos padres dudan sobre qué llevar al hospital. En primer lugar, es importante prestar atención a la estación del año en la que va a nacer su bebé y, por supuesto, cómo es el clima en su ciudad.

Si hace mucho calor y es pleno verano, no vale la pena llenar la maleta con monos abrigados, mantas, gorras y guantes. Los recién nacidos se sienten más fríos que los adultos, pero vestirlos de forma exagerada y sobrecalentarlos puede ser malo.

Lo mismo aplica para las bajas temperaturas. En ese caso, pueden aprovechar la ropa abrigada y prendas que se superponen: bodies de manga larga, pantalones finos, overoles más gruesos, calcetines, guantes, gorros, chaquetas y mantas.

Para facilitar los cambios de ropa, recuerden llevar artículos que sean fáciles de poner y quitar, siempre cuidando la comodidad del bebé. Dejen el encaje, los detalles y las telas que sean menos cómodas para más adelante.

A mitad de la temporada, los bodies de manga larga, los pantalones con pies, las chaquetas, gorras, calcetines, guantes y mantas ligeras son suficientes para mantener a su pequeño abrigado y cómodo.

E, independientemente de la temporada, no se olviden de los pañales, que les serán útiles desde los primeros minutos.

¿Sabes cómo apoyar el desarrollo de tu bebé? Prepárate para su llegada con más de 1,000 actividades y artículos escritos por expertos en desarrollo infantil.

No lleven demasiadas cosas

Por supuesto, es imposible predecir la cantidad de ropa que usará su bebé, después de todo, es natural que se ensucie. Pero, en promedio, los recién nacidos usan dos cambios de ropa al día en el hospital.

Por lo tanto, incluso si tienen programado un parto normal que les permitirá regresar a casa al día siguiente, empaquen alrededor de 6 cambios para tener prendas extra por si es necesario realizar una cesárea.

Además, consulten si el hospital elegido proporciona artículos de higiene, como pañales, ungüentos, entre otros.

Cosas para mamá:

  • 3 pijamas y 1 bata
  • 2 sujetadores de lactancia
  • 6 bragas grandes y absorbentes (las bragas de posparto o de noche son más adecuadas)
  • Chancletas
  • Ropa para volver a casa
  • Artículos de higiene personal, horquillas y maquillaje (si lo deseas)
  • Documentación

Cosas para el acompañante:

  • Ropa para pasar el día y dormir
  • Chancletas
  • Artículos de higiene personal

Vale la pena mencionar que estas son solo algunas pautas para ayudarles a empacar su pañalera para el hospital, pero no es una regla. Cada persona tiene sus propias particularidades y necesidades, y es necesario respetarlas. Lo fundamental es preparar las cosas con calma para que no se les olvide nada y puedan aprovechar este momento con tranquilidad.

Y recuerden: Siempre es posible que tu acompañante recoja algo en casa mientras tú estás en el hospital con el bebé, a menos que el hospital esté muy, muy lejos. Entonces, no te preocupes tanto, ¿de acuerdo?

Ahora bien, ¿qué tal si ayudan a otras mamás a preparar su pañalera compartiendo este contenido en sus redes sociales?