¿Alguna vez has considerado el usar la técnica del lengua de señas para niños para complementar la comunicación de tu bebé? Lograr comunicarse con los pequeños es una de las alegrías más grandes que sienten los papás y aunque cada niño tiene su propio ritmo, el desarrollo del lengua verbal suele extenderse a lo largo de sus primeros tres años.

Es aquí donde la técnica del lengua de señas para niños se puede convertir en una excelente manera para complementar el “vacío expresivo” de los primeros años. En este artículo te platicaremos sobre las razones por las cuales esta práctica se ha vuelto tan popular entre padres proactivos.   

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

¿Qué es el lengua de señas para niños?

Se trata de una práctica donde se busca apoyar la expresión de los bebés para que puedan comunicar lo que quieren y sienten desde una etapa temprana sin estar limitados por su desarrollo verbal. Como sabemos, la comunicación va mucho más allá de las palabras, no sólo se trata de lo que puedan decir una vez que cumplan un año, sino de lo que transmiten con gestos, emociones y comportamientos desde que son pequeños.

Durante sus primeros meses de vida ellos se comunican a través de sus reflejos instintivos, como el llanto, para satisfacer necesidades básicas y poco a poco incorporan más expresiones como reír o fruncir el ceño. Pero, además de estos gestos, podemos notar cómo a partir de sus siete u ocho meses, los pequeños utilizan sus manos para darnos a entender qué es lo que quieren.

Éstos son también gestos naturales que como mamás o papás solemos reforzar junto con otros como hacer muecas, decir sí y no con la cabeza, o decir hola y adiós con las manos. Lo que se promueve con la práctica del lengua de señas es ir un paso más allá para enriquecer el lengua expresivo de los niños con su desarrollo motriz.

¿Por qué enseñar el lengua de señas?

Apoyado por distintos estudios, el enseñar a los bebés el lengua de señas se ha vuelto popular a lo largo de los últimos 20 años por sus beneficios y sincronía con el desarrollo integral de los pequeños. Desde que los niños nacen, todos sus sistemas se encuentran en constante desarrollo, desde el físico hasta el cognitivo y es bueno poder aprovechar los avances desde distintos frentes.

Balanceando el movimiento con el lengua

En el caso del lengua, los pequeños empiezan a desarrollar su capacidad de comprensión, es decir su lengua receptivo, mucho antes de que puedan formar palabras u oraciones. Esto puede crear cierta frustración en los pequeños de siete u ocho meses que ya entienden lo que quieren, pero carecen de la forma de expresarlo.

Afortunadamente, es justo a los ocho meses que tu pequeño comienza a desarrollar sus habilidades motoras finas donde coordina sus manos con mayor control para cumplir tareas como pasar objetos de una mano a la otra. Un mes después verás cómo pasa a coordinar también sus dedos hasta lograr el movimiento de pinza, que es cuando se usa el dedo índice y pulgar para tomar objetos pequeños.

Eso quiere decir que para esa edad ya podrá expresarse con las manos más allá de decir hola y adiós o señalar con el dedo índice lo que quiere. Le puedes enseñar a que levante su dedo pulgar para decir “Está bien” u “Ok” o usar el dedo índice para pedir silencio, pero ¿por qué quedarse ahí?

Piensa en todo el vocabulario básico que puedes compartir con tu bebé, no sólo para que se exprese sino para que tú también te comuniques con él. De hecho, este es otro de los beneficios donde se puede observar un vínculo entre padres e hijos ya que pueden empezar a conversar al mismo nivel, incluso en lo que avanza su desarrollo verbal.

desarrollo de tu bebe

Además, de los dieciocho a los veinticuatro meses los niños empiezan a transmitir lo que piensan y, aunque para entonces ya cuentan con un amplio vocabulario, pueden usar sus movimientos corporales para entender y representar mejor las cosas.

¡Descarga Kinedu y obtén acceso a clases en vivo sobre lengua de señas, el sueño, introducción a los sólidos y más!

¿Cómo aplicarlo?

·         Empieza por ti

Aun cuando tu bebé no comenzará a imitar las señas de las manos hasta los ocho o nueve meses, tú puedes comenzar a usarlos desde antes. Recuerda que alrededor de los seis meses es cuando empiezan a desarrollar su comprensión. Así que, si empiezas a usar señas como “mamá”, “leche” o “siesta” cuando mencionas estas palabras, tu bebé comenzará a entablar la relación entre el sonido y la seña.

·         Busca el vocabulario

Si bien tú puedes inventar tus propias señas, ¿qué mejor que usar la Lengua de Señas Mexicana (o de tu región) para tomar gestos ya existentes? Esto no sólo te beneficia a ti y a tu pequeño, sino que si mantienen este lengua a la larga es una linda manera de fomentar la inclusión. Sólo recuerda que la idea aquí no es enseñarle a señar las letras del abecedario, más bien se trata de que cuente con señas que representan palabras o conceptos que complementen su expresión.

Prueba empezar con palabras que tengan que ver con su contexto diario. Por ejemplo: afuera, agua, arriba, ayuda, bebé, beber, buenas noches, calor/caliente, cobija, comer, dolor, dormir, estrella, feliz, frío, gato, gracias, ir, leche, libro, mamá, más, no, pájaro, papá, pañal, pelota, perro, por favor, sentar, siesta, taza, terminé, y te quiero.

·         ¡Qué sea divertido!

Es importante que en todo momento recuerdes que esto no se trata de tener un hijo o hija genio, sino de que disfrute de poder expresarse mejor. Una forma divertida de promover el uso de señas es incorporándolo a sus canciones favoritas. Esto motiva a los pequeños a repetir el movimiento varias veces junto con el sonido al que le corresponde para que identifique la relación semántica. Te encontrarás con momentos muy tiernos como que te muestre las señas de distintas canciones para pedirte la que quiere escuchar.

·         Involucra a la familia

Qué increíble que tu pequeño se pueda comunicar contigo, pero aún mejor es invitar a las personas cercanas a hacer lo mismo. Sus tíos, abuelos, primos o incluso sus hermanos si es que tienes niños más grandes con quienes no aplicaste esta práctica. Lo más seguro es que tu bebé intente comunicarse con los demás de la misma manera que lo hará conforme desarrolle su lengua verbal. Así que lo ideal será que sienta cómo los demás también lo entienden e interactúan con las señas.

Por último

No olvides que esto no sustituye su desarrollo lingüístico verbal. Motiva a tu bebé a usar ambos en todo momento mientras que se desarrolla a su propio ritmo. Algunos bebés tienen un retraso del lengua temporal y más que perjudicarlos, el uso de señas les puede ayudar a reducir la frustración en lo que logran pronunciar una palabra o formar sus primeras oraciones. Así que, tanto con señas como con palabras, sigue apoyando a tu pequeño para que en todo momento se sienta parte de lo que ocurre a su alrededor.