El Royal Children’s Hospital (Hospital Infantil Real) establece que el dominio de una mano es la preferencia consistente de usar una mano, en vez de la otra, cuando se realiza una actividad manual, mientras que la mano no dominante apoya el movimiento. Un ejemplo práctico es cuando se escribe algo y, mientras la mano dominante maneja la pluma, la otra detiene el papel.

Muchos niños comienzan explorar la lateralidad entre los 24 y 48 meses de edad. Normalmente, cuando se acercan a la edad escolar ya han establecido cuál es su mano dominante y cuál la de apoyo. Si tu hijo aún no lo hace y continúa cambiando de mano al hacer actividades cotidianas, no lo obligues a usar una sola mano. En vez de eso, observa lo que hace y anímalo a participar en muchas actividades que le den la oportunidad de explorar más su lateralidad. Estas son algunas ideas:

  • Coloca objetos al centro del cuerpo de tu pequeño (a la altura de su ombligo). Esto aplica para las crayones, juguetes o cualquier otro objeto que quieras que agarre.
  • Jueguen con marionetas y deja que él escoja en qué mano ponérsela.
  • Pinten con los dedos.
  • Deja que tu hijo te ayude en la cocina. Puede amasar, hacer bolitas con masa, usar cortadores de galletas para recortar figuras, abrir y cerrar frascos, etc.
  • Hagan manualidades adecuadas para su edad como collares, usar estambre, jugar con limpiapipas, etc.
  • Halágalo y dale retroalimentación.
  • Anímalo a acabar la actividad con la mano con la que la empezó. Es normal que se canse y quiera descansar. Deja que descanse la mano, la estire y luego pídele que continúe. Mientras hacen estas actividades hablen de cuál mano hace el trabajo pesado y cuál es la que ayuda.

Ten presente que cuando tu pequeño utiliza diferentes tipos de utensilios y objetos para completar una tarea, está poniendo en práctica sus habilidades de control de manos y fuerza de dedos. Todo esto le brinda a tu niño la base para su desarrollo cognitivo, social y emocional.

Mientras tu hijo aprende cómo utilizar cada objeto y adquiere las habilidades manuales para tomar artículos, sostenerlos, abrirlos, moverlos, entre otros movimientos, también está trabajando su atención, memoria y concentración.

¿Cómo impulsar las habilidades manuales de mi niño?

Ahora que ya hablamos sobre formas específicas para estimular la lateralidad de tu pequeño y la importancia de las habilidades manuales para el desarrollo de los niños, en esta sección te daremos otros consejos para que apoyes la coordinación y fortalecimiento de las manos de tu hijo.

Amasar, apretar y dar forma a diferentes tipos de masa le permite a tu niño desarrollar fuerza en sus dedos y manos. Por eso, una excelente idea es que lo animes a jugar con plastilina y otros materiales similares.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

En cuanto a la coordinación de manos, invita a tu pequeño a rebotar una pelota con ambas manos, a rasgar tiras de papel de periódico o revistas para hacer un collage, y a separar juguetes y guardarlos. Estas actividades involucran que tu niño realice movimientos simétricos.

Otra alternativa es que juegues con tu pequeño a imitar cómo se mueven diferentes animales, como el oso, el cangrejo y la serpiente. De esta forma impulsas a tu hijo a desarrollar la postura, estabilidad y control que necesitará para realizar movimientos de manos más complejos en el futuro.

Escalar y utilizar juegos para niños al aire libre, o colocarse boca abajo y apoyar los brazos sobre los codos mientras juega también ayuda al desarrollo de tu niño. Esto se debe a que estas actividades impulsan la estabilidad y fuerza de los brazos y el tronco de los pequeños.

Por último, ofrece crayones gruesos a tu hijo para que practique sus habilidades para colorear, garabatear y dibujar. Dado que estamos en la era digital y la mayoría de la comunicación se realiza por medio de mensajes en diferentes teclados y hasta por reconocimiento de voz, es importante no olvidar la importancia de estas habilidades manuales.

Toma en cuenta que los niños que desarrollan la habilidad de escribir con rapidez y legibilidad, suelen tener mayor facilidad para expresarse de forma escrita.

Como ves, existen muchas maneras de apoyar a tu pequeño a explorar su lateralidad y fortalecer sus habilidades manuales. Recuerda que cada pequeño lleva un ritmo diferente y se adapta mejor a diferentes tipos de actividades. Lo más importante es que lo acompañes en su crecimiento y te asesores con su pediatra ante cualquier duda que tengas sobre su desarrollo.

¿Tienes algún comentario o duda sobre lo que hablamos en este material? ¡Escríbenos en la sección de comentarios!