Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors
Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Extracción intensiva: Aumenta tu producción de leche materna

extracción intensiva de leche materna

La extracción intensiva puede ser una técnica útil para aumentar el suministro de leche materna y asegurarte de que tu bebé esté recibiendo suficiente leche. ¡Sigue leyendo para aprender cómo hacerla!

La lactancia materna es un momento especial para muchas madres, pero también puede ser desafiante en cuánto a la producción de leche materna. Si tienes dificultades para producir suficiente leche para tu bebé, la extracción intensiva puede ser una estrategia efectiva para remediarlas.

En este artículo, exploraremos qué es la extracción intensiva, cómo realizarla, razones para probarla y mucho más. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es Extracción Intensiva? 

La extracción intensiva (power pump) es una técnica de extracción de leche materna que implica crear un horario de extracción para ayudar a aumentar la producción de leche. Por lo general, implica extraer leche en sesiones cortas y frecuentes, simulando la frecuencia regular de alimentación de tu bebé durante un período de tiempo específico.

¿Por qué intentar la Extracción Intensiva?

Hay varias razones por las que puedes considerar probar la extracción intensiva para aumentar tu suministro de leche materna. Algunas de las más comunes son:

¿Quieres aumentar tu producción de leche? ¡Descarga la aplicación de Kinedu y únete a nuestras sesiones de lactancia dirigidas por expertos!

  • Aumentar tu producción de leche: si tienes dificultades con una baja producción de leche o quieres crear un banco de leche materna en el congelador para su uso futuro.
  • Dificultades en la extracción de leche: es común enfrentar desafíos al extraer leche, como dificultades para extraer suficiente leche o sesiones de extracción inconsistentes. La extracción intensiva puede ayudar a superar estos retos y mejorar la producción de leche.
  • Regreso al trabajo: si planeas regresar al trabajo y deseas mantener tu suministro de leche, la extracción intensiva puede ayudarte a establecer una rutina de extracción que imite el horario de alimentación de tu bebé y garantice un suministro adecuado de leche mientras estás ausente.

¿Cuándo comenzar con la Extracción Intensiva?

El momento puede variar para diferentes madres. Sin embargo, la mayoría de los expertos recomiendan esperar hasta que tu suministro de leche esté bien establecido, por lo general alrededor de 3-4 semanas después del parto. Esto se debe a que en las primeras semanas después de que nace tu bebé, tu cuerpo todavía se está ajustando al proceso de producción de leche y la extracción intensiva puede llegar a ser ineficaz.

Una vez que tu suministro de leche esté establecido, puedes comenzar a incorporar la extracción intensiva en tu rutina de lactancia. Puedes elegir un momento del día en el que tu suministro de leche sea naturalmente mayor, como por la mañana, y agregar una sesión de extracción intensiva durante ese tiempo.

¿Cómo realizar una Extracción Intensiva?

Para aprovechar al máximo tus sesiones de extracción, aquí hay algunas prácticas recomendadas que puedes seguir:

  1. Comienza con una preparación previa: Antes de comenzar tu sesión de extracción intensiva, masajea tus senos o aplica una compresa caliente. Esto puede ayudar a estimular el reflejo de eyección y preparar tus senos para una extracción efectiva.
  2. Sigue la regla 10-10-10: Durante tu sesión de extracción intensiva, intenta bombear durante 10 minutos, toma un descanso de 10 minutos y luego bombea durante otros 10 minutos. Este ciclo de bombeo y descanso puede ayudar a imitar el patrón de alimentación natural de tu bebé y estimular la producción de leche.
  3. Usa la compresión de senos: Mientras bombeas, también puedes hacer compresiones de senos para estimular aún más el flujo de leche. Masajea suavemente tus senos o usa tus manos para aplicar una suave presión desde la pared de tu pecho mientras bombeas para ayudar a vaciar tus senos de manera más efectiva.

Prácticas recomendadas

  1. Prueba diferentes ajustes del extractor: Los extractores de leche vienen con diferentes ajustes, como velocidad y fuerza de succión. Experimenta con diferentes ajustes para encontrar los que funcionen mejor para ti en cuánto a comodidad y producción de leche. Algunas madres encuentran que usar una fuerza de succión más baja con una velocidad más rápida puede tener mejores resultados, mientras que otras prefieren una velocidad más lenta con una fuerza de succión más alta. Encuentra lo que mejor se adapte a tus necesidades. 
  2. Encuentra maneras de relajarte: El estrés y la tensión a veces pueden interferir con la extracción de la leche, por lo que es importante mantenerte relajada durante tus sesiones de extracción intensiva. Encuentra formas de relajarte, como respiración profunda, escuchar música relajante o practicar meditación.
  3. Mantente hidratada y nutrida: Tomar suficiente agua y seguir una dieta equilibrada puede ayudar a estimular la producción de leche. Asegúrate de cuidarte y mantenerte hidratada y nutrida durante tus sesiones de extracción.
  4. Toma descansos: La extracción intensiva puede ser agotadora para tu cuerpo, así que asegúrate de descansar cuando sea necesario. Reposa, relájate y cuídate para evitar el agotamiento.
  5. Sé consistente: La consistencia es clave para la extracción intensiva. Trata de seguir un horario regular y bombear a la misma hora cada día. Esto puede ayudar a que tu cuerpo se ajuste a producir más leche durante esos momentos.

El equipo adecuado para la Extracción Intensiva

Aquí hay algunos consejos para elegir el equipo adecuado:

¡Aprende todo lo que necesitas saber sobre la lactancia materna de expertos! ¡Descarga nuestra aplicación para unirte a sus clases!

  • Selecciona un extractor que te funcione: Invierte en un extractor de leche de alta calidad que se adapte a tus necesidades, estilo de vida y presupuesto. Busca extractores con ajustes personalizables, embudos cómodos y habla con otras madres o con tu doctor(a) sobre los pros y los contras de diferentes marcas y tipos de extractores.
  • Considera un extractor eléctrico doble: Los extractores eléctricos dobles te permiten extraer leche de ambos senos simultáneamente, lo que puede ser eficiente y proporcionar potencialmente más leche. También son más eficientes para vaciar los senos y estimular la producción de leche en comparación con los extractores individuales.
  • Elige el tamaño de embudo adecuado: El tamaño del embudo se refiere a la parte del extractor de leche que se ajusta sobre tu seno. Usar el tamaño de embudo correcto es crucial para la comodidad y la eficacia. Los embudos que son demasiado pequeños o demasiado grandes pueden causar incomodidad, disminuir la producción de leche y dañar el tejido mamario. Habla con un consultor de lactancia o revisa las pautas del fabricante del extractor de leche para determinar el tamaño de embudo correcto para ti.
  • Considera opciones de extracción de manos libres: Los brasieres de extracción de manos libres o con paneles de extracción incorporados te permiten usar libremente tus manos mientras extraes leche. Esto puede hacer que tus sesiones de extracción de leche sean más prácticas y cómodas.

¿Con qué frecuencia debo extraer leche?

La frecuencia de las sesiones de extracción intensiva pueden variar según tus necesidades individuales y horarios. Un horario común de extracción consiste en extraer leche durante 10 minutos, seguido de un descanso de 10 minutos y luego extraer nuevamente durante 10 minutos.

Este ciclo se puede repetir durante una hora. Algunas madres pueden optar por extraer una vez al día, mientras que otras pueden hacerlo varias veces al día, dependiendo de su producción de leche.

Es importante escuchar a tu cuerpo y no exagerar. Extraer con demasiada frecuencia o durante mucho tiempo puede causar incomodidad y no necesariamente aumentar la producción de leche. Se recomienda empezar con una sesión al día y aumentar gradualmente la frecuencia si es necesario.

¿Cuánta leche extraer?

La cantidad de leche que extraes durante cada sesión puede variar según tu suministro de leche, los patrones de alimentación de tu bebé y la respuesta de tu cuerpo a la extracción de leche. Algunas madres extraen solo unos mililitros durante una sesión, mientras que otras pueden extraer varias onzas.

Es importante recordar que la cantidad de leche que extraes durante una sesión no es necesariamente una indicación de tu producción general de leche. El objetivo de la extracción intensiva es estimular tu producción de leche con el tiempo, no únicamente en la cantidad extraída durante una sesión.

En resumen, la extracción intensiva puede ser una técnica valiosa si buscas aumentar tu suministro de leche o mantener tu producción de leche. Al seguir la técnica y usar el equipo que mejor te funcione, puedes mejorar tu proceso de lactancia. Recuerda que no estás sola durante la lactancia. Siempre puedes buscar el apoyo y la guía personalizados de un consultor de lactancia o proveedor de atención médica.

Para obtener más respuestas sobre la lactancia materna, asegúrate de descargar la aplicación Kinedu para unirte a nuestras clases dirigidas por expertos sobre este y otros temas.

¡Feliz extracción!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir contenido como este de forma gratuita?

Suscríbete a nuestro boletín y sé parte de la comunidad de kinedu.