Conforme tu pequeño crezca, adquirirá habilidades que le permitirán ser cada vez más independiente. En esta etapa, cada aprendizaje será clave ya que lo ayudará a adaptarse al mundo. A partir del primer año, nuestros pequeños comienzan a aprender habilidades que les permiten valerse un poco más por sí mismos. Dentro de estas habilidades, se encuentra el comenzar a vestirse solo. Esta habilidad surge alrededor de los 24 meses de edad. Cada niño se desarrolla a su propio ritmo por lo que unos niños podrán comenzar a vestirse antes que otros. No te preocupes, la mayoría adquieren ésta y más habilidades de cuidado personal para cuando cumple cuatro años.

Ya que tu pequeño ha cumplido los dos años, es buen momento para comenzar a enseñarle a vestirse por sí mismo. Esta es una tarea retadora y le tomará tiempo poder vestirse solo. Sin embargo, poco a poco dominará la acción de ponerse prendas fáciles y seguirá mejorando con la práctica. Este es un momento emocionante para tu pequeño dado que le brinda autonomía y, además, podrá comenzar a vestirse como lo hacen mamá y papá. No importa si solo se pone una prenda pequeña, recuerda siempre celebrar este hecho; para tu pequeño es un gran logro. De igual forma, no te sorprendas si se pone los zapatos en los pies equivocados; es parte de su aprendizaje. Sabiendo esto, es recomendable comenzar a enseñarle cómo vestirse lo más pronto posible cuidando siempre de que tu pequeño muestre interés e iniciativa.

Las mejores prendas para aprender a vestirse solo son:

descarga_kineduPowered by Rock Convert
  • Pantalones con cintura elástica
  • Zapatos con velcro
  • Cierres de velcro en vez de botones o cordones
  • Camisas con cuello amplio y con dibujos al frente para que le sea fácil identificar cómo debe colocárselas

Trucos y consejos que ayudarán a que tu hijo aprenda a vestirse solo:

  • Siempre elogia sus logros. Por más pequeños que sean, para él estos son enormes y además los motiva a seguir aprendiendo.
  • Déjalo elegir entre dos o tres opciones de ropa; esto le brindará aún más autonomía.
  • Recuerda elegir prendas que son fáciles de ponerse.
  • Enséñale a encontrar las etiquetas de las camisas y menciónale que éstas van atrás. Haz lo mismo con los bolsillos grandes de los pantalones.
  • Si comienza a abrocharse los botones, enséñale a ir de abajo hacia arriba para que no se salte ningún botón.
  • Para los zapatos, puedes dibujar el perfil de dos pequeñas caritas felices y decirle a tu pequeño que cuando las caritas estén volteando a verse, están en la posición correcta.
  • Establece una rutina. Comiencen la rutina con un baño, sécalo, deja que se ponga el pijama y vayan a cenar.
  • Hazlo divertido. Puedes escoger una canción o inventar una. También puedes contar para ver cuánto se tarda, ¡a muchos niños les encanta jugar contra el reloj!
  • Busca un momento relajado del día para practicar y no olvides tener paciencia.

¿Qué hacer cuando tengo prisa?

Sabemos que quieres dejar que tu niño practique vestirse por sí mismo, pero no siempre hay tiempo disponible. Con ello en mente, es importante explicarle a tu pequeño que habrá días en los que tendrás que vestirlo como, por ejemplo, los días que va al kínder. En cambio, podrán practicar por las tardes con el pijama, si hay tiempo y también durante los fines de semana. De la misma forma, recuerda que tendrás que repetir las instrucciones muchas veces; los niños aprenden rápido, pero requieren práctica, especialmente para llevar a cabo tareas tan retadoras como ésta.