Intuitivamente, todos sabemos que un bebé puede calmarse cuando le damos un chupón. Eso los calma, pero ¿los chupones para bebés afectarán su desarrollo?

Los bebés se llevan todo a la boca; desde pequeños objetos hasta el pulgar. Es una etapa en la que descubren el mundo a través de la boca. Este reflejo primario, conocido como succión, es utilizado por los bebés para adaptarse a su entorno y para calmarse. La succión se realiza en diversas situaciones: cuando los pequeños tienen sueño, están hambrientos, aburridos o nerviosos.

Entonces, ¿los chupones son buenos o malos para mi hijo?

El uso del chupón tiene varias ventajas y desventajas, que vamos a comentar a continuación. Tenlos en cuenta al decidir si dárselo a tu pequeño o no.

Pros

  • El uso del chupón puede disminuir la probabilidad de SMSL (muerte repentina e inesperada de un bebé aparentemente sano) cuando se usa durante las horas de sueño.
  • Puede relajar a tu bebé, reducir su ansiedad y ayudarlo a calmarse.
  • Reduce el tiempo de succión del pulgar, lo que puede provocar problemas dentales graves a futuro.
  • Su uso puede hacer que cualquier situación complicada, como viajes en avión, análisis de sangre, vacunas o procedimientos médicos, sean mucho más fáciles de soportar para los bebés.

Contras

  • El abuso del uso del chupón a menudo puede interferir con la lactancia.
  • El uso prolongado puede afectar los dientes de tu bebé y causar problemas dentales.
  • Genera dependencia emocional y se convierte en un objeto indispensable para asegurar la tranquilidad de tu bebé. Lo mismo sucede cuando los niños necesitan el chupón para dormir.
  • Puede retrasar el desarrollo del lenguaje, ya que los bebés mantienen la boca ocupada y no intentan reproducir los sonidos que escuchan a su alrededor.
  • La mala higiene del chupón puede provocar infecciones.

Consideraciones sobre los chupones para bebés

Como sabes, tu bebé necesita toda su atención. Por eso es sumamente importante tener en cuenta lo siguiente antes de darle un chupón a tu pequeño:

salud y bienestar de bebe
  1. El rango de edad recomendado para el uso del chupón es entre los 6 meses y un 1 año.
  2. Nunca obligues a tu bebé a usar el chupón si se le cae de la boca mientras duerme o en cualquier otra situación. Evita usar cosas dulces como miel, chocolate, azúcar o cualquier otro medio para persuadirlo de que lo use.
  3. Limpia con frecuencia el chupón de tu bebé para evitar que se enferme.
  4. Si tu bebé se siente nervioso o ansioso, busca y prueba diferentes métodos para calmarlo. No utilices el chupón como primera opción.
  5. No uses el chupón para retrasar o reemplazar las comidas, recuerda ofrecérselo cuando notes que tu bebé no tiene hambre.
  6. Si tienes alguna pregunta, siempre puedes consultar a tu pediatra.

Además, si estás buscando un chupón, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Hay diferentes tamaños de chupones, así que prueba diferentes tipos y ve cuál prefiere tu bebé.
  • Busca un modelo de una pieza, ya que hay modelos que pueden romperse en 2 piezas y ser peligrosos para tu bebé.
  • Trata de no usar la tetina de un biberón como chupón, ya que puede salirse del anillo si tu bebé lo chupa con suficiente fuerza.
  • Compra chupones extra, es común que se caigan al suelo o se pierdan.
  • Antes de darle un chupón nuevo a tu bebé, sigue las instrucciones sobre cómo hervirlo o lavarlo en el lavavajillas.

¿Los chupones para bebés no se recomiendan en los años siguientes?

Como mencionamos, el uso del chupón tiene muchos pros y contras a considerar, y se recomienda su uso durante un período determinado, en este caso, el primer año. Cuando tu hijo tiene entre dos y cuatro años, usar un chupón o chuparse el dedo puede afectar la forma de su boca. Sin embargo, si deja de hacerlo antes de que le salgan los dientes frontales permanentes, su mordida podría corregirse por sí sola. ¡No te preocupes! La mayoría de las veces, los niños dejarán de usar el chupón por sí solos.

Aún así, si notas que tu hijo usa mucho el chupón a una edad mayor y quieres ayudarle a dejar este hábito, evita forzarlo, ya que las palabras duras, las burlas o el castigo pueden herirlo y no son una forma efectiva de romper sus hábitos. En su lugar, puedes probar:

  • Elogia a tu hijo por no chuparse el dedo o usar un chupón. También puedes recompensarlo con estrellitas, recompensas diarias y comentarios amables, especialmente durante el día.
  • Si tu hijo chupa algo porque está aburrido, intenta mantener sus manos ocupadas o distraerlo con cosas que le diviertan, para que evite usar el chupón.
  • Si notas algún cambio en la alineación de los dientes de tu hijo, habla con tu pediatra o dentista pediátrico.

Recuerda que muchos niños dejan de usar el chupón antes de entrar a la escuela, pero si tu hijo aún no lo ha hecho y deseas hacer algo al respecto, considera las recomendaciones anteriores. Como puedes ver, los chupones para bebés no son malos siempre y cuando se usen con moderación y dentro de ciertos períodos de tiempo. Aún así, si tienes dudas al respecto o deseas más orientación, siempre puedes consultar a tu pediatra.