Los ejercicios de flexibilidad cognitiva son una parte elemental del desarrollo y la educación de los niños.

Diferentes estudios han identificado que la época de los 3 y 4 años es el momento ideal para fomentar la flexibilidad cognitiva en la infancia, pues ahí es cuando esta virtud comienza a emerger.

Por ejemplo, un estudio experimental de la Universidad de Toronto —citado en la enciclopedia Early Childhood Development— demostró que la mayoría de los niños de 4 años son capaces de aplicar procesos mentales asociados a la flexibilidad cognitiva, como el tomar información nueva sobre una situación dada.

En sí, la flexibilidad cognitiva puede definirse como la capacidad de valorar y analizar circunstancias o situaciones desde diferentes perspectivas, es decir, de cambiar el propio punto de vista. A partir de esto, se pueden buscar alternativas o soluciones ante complejidades o dificultades y considerar una mayor cantidad de opciones para superarlas.

Otra característica de esta virtud es que va de la mano con las funciones ejecutivas, aquellas relacionadas con el control de las emociones, la toma de decisiones, la planificación y el control de la información.

Los ejercicios de flexibilidad cognitiva ayudarán a tu hijo a desarrollarse satisfactoriamente durante la niñez y, además, a estar mucho mejor preparado para la vida adulta en el futuro lejano. A continuación, te sugerimos 6 valiosos ejercicios. ¡No te los pierdas!

Recibe un plan de actividades diarias y personalizadas con actividades atractivas y adaptadas a la edad y las necesidades de tu bebé.

1. Ejercicios y juegos con cartas

Combinar naipes, hacer corridas y combinar por tipologías son algunos de los ejercicios que pueden hacerse con unas simples cartas. Además de ser positivos para la memoria y favorecer la flexibilidad cognitiva, estos juegos también mejoran la capacidad de atención, inhibición y respuesta rápida.

2. Juegos de adivinanzas

La memoria de trabajo y el pensamiento flexible son dos elementos fundamentales en las adivinanzas. Gracias a estos, el niño puede tomar en cuenta respuestas anteriores, descartar potenciales teorías y, en general, razonar. Adicionalmente, las adivinanzas son dinámicas muy entretenidas que crean expectación y curiosidad.

3. Juegos asociados con canciones y música

Aquí nos encontramos con juegos como aplaudir con un determinado ritmo y cantar por turnos. Se trata de ejercicios muy buenos para estimular la memoria y la concentración, los cuales —al mismo tiempo— fortalecen la flexibilidad cognitiva.

4. Actividades silenciosas y de estrategia

Cuando hablamos de ejercicios de flexibilidad cognitiva es importante no olvidar actividades silenciosas que se centran en la estrategia y la estructuración. Mediante estas los niños aprenden a resolver problemas y desarrollan esta capacidad, la cual demanda el uso de memoria y flexibilidad cognitiva.

Entre los diversos juegos y dinámicas que pueden emplearse, encontramos:

desarrollo de tu bebePowered by Rock Convert
  • Libros de acertijos
  • Rompecabezas
  • Juegos de coincidencia
  • Ajedrez
  • Cubo de Rubik

Incluso, de forma eventual, pueden tomarse en cuenta populares juegos de fantasía.

¡Descarga Kind Gratis y comienza a impulsar el desarrollo de tu bebé!

5. Juegos de memoria

Mientras más ejerciten la memoria, los niños son más propensos a desarrollar las funciones ejecutivas. Juegos de cartas, desafíos de encontrar objetos, cadenas de repetición de palabras o cosas —entre otras actividades lúdicas— ayudan a incrementar esta valiosa función cerebral.

6. Actividades físicas

Además de contribuir con la salud, el desarrollo muscular y óseo y el buen estado corporal, las actividades físicas juegan un papel clave en el desarrollo de la flexibilidad cognitiva.

Algunos de los juegos físicos y deportes que resultan de gran ayuda son los siguientes:

Sillas musicales

Este es un juego clásico en las fiestas y celebraciones familiares con el que los niños se familiarizan desde temprana edad. Consiste en colocar siempre una cantidad de sillas menor a la de participantes, los cuales tienen que bailar, caminar o moverse alrededor de estas hasta que se detenga la música. El perdedor es aquel que no haya logrado sentarse.

Esta dinámica no solo permite mejorar y agilizar la capacidad de respuesta y de atención, sino también fomenta la socialización, lo cual ayuda a que los niños pierdan la rigidez mental y sean más abiertos a nuevas ideas y a expresarse y opinar.

Prisionero

Este juego es muy practicado en las clases de educación física porque ayuda a mejorar la resistencia, coordinación y rapidez. Asimismo, es un juego que ayuda a los niños a pensar rápido, autocontrolarse, seguir reglas y siempre estar atentos y concentrados.

La dinámica de este juego es sencilla. Se forman dos equipos y los jugadores deben lanzar la pelota hacia sus contrincantes. Cuando el contrincante al que se lanza la pelota logra atraparla sin que caiga el suelo, la misma pasa a ser de su equipo, pero si no lo logra tiene que pasar al otro lado del campo como “prisionero”.

Deportes organizados y en equipo

El baloncesto, fútbol, béisbol son algunos de los deportes con estas características. Aparte de demandar ejercicio aeróbico y coordinación, estos deportes desarrollan la toma de decisiones, ya que los niños no siempre pueden hacer lo que quieren o aquello que más se les facilita, sino lo mejor para la circunstancia del juego y, además, de acuerdo a las reglas del mismo.

Por otro lado, los deportes en equipo fomentan las relaciones sociales, la inhibición y el trabajo grupal, otros aspectos claves para el desarrollo de tu hijo.

Ahora ya conoces cuáles son los mejores ejercicios de flexibilidad cognitiva para niños. Como ves, si bien muchos de estos juegos y actividades se desarrollan constantemente en colegios y jardines de niños, también pueden hacerse en casa o en una tarde libre en el parque más cercano. De esta manera, te divertirás con tu pequeño, compartirán tiempo de calidad y le ayudarás a fortalecer habilidades esenciales para toda su vida.

¿Te pareció útil e interesante todo lo que mencionamos sobre los ejercicios de flexibilidad cognitiva? Nos gustaría que sigas nutriéndote de información valiosa para la crianza y el cuidado de tu hijo, así que ¡anímate a descargar la app de Kinedu!