Cuando menos te des cuenta, tu niño habrá cumplido los 12 meses y, con el primer año de edad, verás grandes cambios en su desarrollo cognitivo que puedes ir reforzando. 

A los 12 meses, notarás que comienza a ser más autónomo. Es normal que busque imitar el comportamiento de sus padres en situaciones cotidianas como contestar el teléfono o realizar ademanes de alguna actividad diaria.

De igual forma, en el área social y emocional, notarás que es tímido con los extraños, tenderá a llorar al no contar con la presencia de sus padres, y tendrá juguetes o cosas favoritas a las que les prestará más atención. 

En el área cognitiva obtendrá nuevas habilidades y, por eso, nos gustaría presentarte algunas actividades que puedes hacer para impulsar el desarrollo cognitivo del niño y que así este proceso resulte más natural para él.

1. Ofrécele herramientas para que experimente con ellas

Tenderá a explorar objetos de diferentes maneras. Muchas veces lo verás sacudir, golpear o lanzar algo. Durante esta etapa, el niño será más perceptivo de su entorno y buscará explorar lo que le rodea.

Procura formar parte de este proceso y dale distintas cosas para que juegue con ellas. Pueden ser juguetes, pero realmente cualquier cosa —inofensiva— que llame su atención será igual de estimulante.

2. Ayúdale a solucionar problemas, sin resolverlos por él

Recuerda que tu hijo está aprendiendo constantemente del mundo que lo rodea, por lo tanto, es normal que se tope con pequeños obstáculos bastante seguido. Esto no es algo negativo, sino que le ofrece momentos esenciales para que active distintas partes de su cerebro y su habilidad cognitiva se desarrolle aún más.

Aquí puedes darle consejos y pistas para que resuelva el reto que tiene en frente. ¡Te sorprenderá la rapidez con la que aprende cosas nuevas y empieza a adaptarse cada vez más a su entorno!

Powered by Rock Convert

3. Invítalo a que cuide de sí mismo

Pueden ser cosas sencillas como peinarse el cabello, cepillarse los dientes o lavarse las manos y la cara. Enséñale a utilizar herramientas sencillas que forman parte de su rutina diaria y dale la confianza para hacerlo por su cuenta.

Algunos niños pueden tardar un poco más que otros, así que no te preocupes. Simplemente, ¡disfruta esos momentos en los que están juntos!

Un ejercicio que te puede servir

Hay un juego muy sencillo que te puede ayudar a estimular las habilidades cognitivas del niño.

Lo primero que tienes que hacer es conseguir algún objeto llamativo; pueden ser unas llaves, un teléfono o alguna pelota. Lo importante es que pueda agarrarlo con su manita. Después, busca a alguien que pueda jugar con ustedes y unirse a la actividad. Puede ser tu pareja, un tío o su hermano mayor. 

El ejercicio consiste en ir entregándole poco a poco los objetos a tu niño y darle instrucciones como: “Dale las llaves a papá”. Puedes apoyarte haciendo tú primero el ejercicio para que quiera realizarlo en un acto de imitación.

Como recomendación, es importante que la instrucción sea clara y corta para que la pueda seguir fácilmente.

Su desarrollo cognitivo, social y motriz son características que cada niño desarrolla poco a poco, pero con estos ejercicios podrás impulsarlos.

Si quieres utilizar un sistema que te apoye en esta etapa tan emocionante, puedes descargar nuestra aplicación gratuita en este link. ¡Seguro te servirá!