Desarrollando la independencia: Enséñale a tu pequeño a comer solo

Alrededor de los 18 meses, tu hijo será capaz de usar utensilios y tazas a la hora de la comida. Sin embargo, antes de lograr esto, a los 7-8 meses comenzará a usar los dedos para tomar la comida; aquí es cuando comienza la diversión. ¡Veamos qué es lo que te espera durante los próximos meses!

8-12 meses
Tu pequeño se entusiasmará por comer cualquier cosa que le des. Prepárate porque durante los próximos meses habrá mucho desorden y derrames. No te preocupes si al principio tu hijo comienza a “jugar con la comida”; esto significa que está explorando su independencia y control. Recuerda que durante esta etapa imitará tus expresiones y tus acciones así que, en lugar de molestarte, enséñale cómo comer correctamente dándole el ejemplo. Tal vez no sea muy conveniente dejar que explore todos los alimentos que le des, pero reserva un poco de tiempo para que juegue con su comida de vez en cuando. De esta forma comenzará a aprender a comer solo.

Alrededor de los 10 meses tu hijo aprenderá a tomar objetos usando su pulgar e índice. Así que, incluso si hay derrames, manchas o desorden, recuerda que está cimentando su fuerza muscular y coordinación en su memoria. También aprenderá a usar gestos para pedirte ayuda mientras explora las cosas por sí mismo. Dale oportunidades para que experimente y aprenda, y reitérale que estás ahí para ayudarle si lo necesita.

Por ahí de los 12 meses comenzará a comprender cómo usar correctamente varios objetos, incluida una taza para beber agua. Esto forma parte del desarrollo de su independencia, así que sigue enseñándole cómo usar diferentes utensilios para niños. Aunque aún no sepa cómo usarlos, estará aprendiendo. Dale refrigerios 2-3 veces al día para que no tenga demasiada hambre a la hora de la comida o la cena. También será muy útil que le enseñes a sentarse a la mesa a comer y no hacerlo mientras está jugando. Dale alimentos que pueda tomar con las manos, que se mastiquen fácilmente, sean suaves y evita cosas que pueden ser un riesgo de asfixia, como las nueces o las uvas.

13-17 meses
En esta etapa, tu pequeño sabrá cómo usar un objeto si le mostraste cómo hacerlo. Para estimular su independencia y sentido de autonomía sigue enseñándole cómo usar diferentes utensilios. Por supuesto, preferirá usar las manos y eso está bien; solo enséñale cómo hacerlo respetando algunos modales de la mesa. Lo importante es que siga aprendiendo a alimentarse solo y a usar los cubiertos correctamente. Sé flexible con el rechazo de los alimentos; muchos niños suelen rechazar las cosas nuevas. Si tu hijo se niega a comer algo, déjalo pasar y vuelve a introducir esa comida unos días o semanas después. Utiliza utensilios de plástico porque es probable que tu pequeño tire la comida o los platos si está aburrido o no le gustó lo que le diste. Si esto sucede asegúrate de decirle que esa conducta es inapropiada.

A los 15 meses controlará mejor sus movimientos a la hora de comer. Podrá llenar una cuchara y llevársela a la boca de forma consistente. Si usa tenedores, asegúrate de que tengan dientes chatos. Tenle paciencia porque, si bien ya controla mejor los cubiertos, a veces los inclinará hacia el lado equivocado o tirará la comida en el último segundo. Facilítale las cosas a tu hijo cortando su comida en bocados pequeños. Anímalo, halaga su progreso y ayúdale a seguir trabajando su coordinación de manos, autocuidado e independencia.

18-24 meses
Durante estos meses, los derrames llegarán a su fin. Tu pequeño ya será capaz de usar una cuchara, un tenedor y una taza o vaso a la hora de la comida. Sin embargo, habrá ocasiones en que tu hijo decida que quiere pintar con su sopa o convertir su plato en un platillo volador; ¡cuidado! No uses el postre como una recompensa y dale alimentos que sean fáciles de manipular como huevo revuelto o verduras al vapor. Haz que se quede sentado a la mesa para fomentar la autorregulación y supervísalo mientras come. Haz este momento algo interactivo y divertido apuntando y nombrando los diferentes tipos de alimentos o colores. Recuerda que tu hijo está aprendiendo nuevas palabras, así que aprovecha este momento para hablar e interactuar con la familia. Conforme aprenda palabras y gestos nuevos podrá expresar sus preferencias, que tiene hambre o ya está saciado. Toma en cuenta que cada niño se desarrolla a su ritmo y que cada uno tiene una personalidad única. Algunos niños se ensuciarán mucho al comer, mientras que otros tal vez se molesten si tiraron su comida o se mancharon las manos. Sigan practicando y verás que su independencia, coordinación de manos, lenguaje y destreza mejorarán. También verás reflejado esto en sus habilidades de autocuidado cuando comience a vestirse solo.

Revisa este artículo para leer algunos consejos y trucos para tratar con niños quisquillosos para comer.

Para más información sobre el tema, visita:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>