Has observado cómo tu hija pasó de hacer movimientos de manos descontrolados a acercarse cosas al centro de su cuerpo, y de recoger objetos pequeños a usar un crayón para garabatear. En este momento, tu pequeña probablemente ya tiene suficiente control sobre sus músculos pequeños como para aprender a moverlos con confianza. ¡Esta es una etapa crucial para refinar su motricidad fina y continuar practicándola!

desarrollo de tu bebe

¿Qué puedes esperar?

  • Ella seguramente ya se atará las cintas de los zapatos o pronto logrará hacerlo.
  • Usará tijeras con mucha más naturalidad.
  • Tal vez pueda “escribir” con un lápiz, aunque aún no conozca las palabras. Sus garabateos también habrán mejorado mucho.

¿Cómo puedes estimular su desarrollo de coordinación de manos?

  • Deja que abra los cajones de ropa cuando se esté vistiendo. Incluso puedes pedirle de favor que te traiga algo de un cajón. Esto la hará sentir especial y útil.
  • Mientras practica el arreglarse, pídele que te ayude a recoger la ropa. Esto fomentará su control muscular y sus habilidades de autocuidado e independencia.
  • A estas alturas, tal vez ya pueda recortar papel en línea recta, así que ayúdala a practicar esta habilidad dibujando líneas y guiándola para que las recorte con las tijeras.
  • Como tal vez aún no pueda escribir su nombre, escríbeselo en una hoja de papel y deja que lo trace con varios colores. ¡Se emocionará de estar escribiendo!
  • También puedes animarla a cepillarse los dientes mientras la supervisas o hasta podrían practicar esta acción al mismo tiempo. ¡Recuerda que a los niños les encanta imitar a sus padres! Además, esta es una excelente manera de fomentar la higiene y la independencia.
  • Aunque aún no pueda atarse las cintas de los zapatos, modela cómo hacerlo y practiquen juntas.
  • Cuando coman, deja que ella se sirva la comida y utilice cubiertos para niños para comer. Esto contribuirá a la rotación de la muñeca y al control de los dedos.
  • Otra actividad para estimular estas habilidades es hacer un collage recortando y pegando imágenes. ¡Convierte esto en una dinámica familiar e invita a otros miembros de la familia a participar!

Muchas de las habilidades motrices de tu hija le están ayudando a desarrollar sus futuras habilidades de escritura, las cuales, más adelante, también contribuirán a su comprensión y adquisición del lenguaje. Es importante que cuando ella adquiera una nueva habilidad continúe practicándola. Cuando dejamos de hacer algo, nuestra capacidad para realizar esa tarea se va debilitando con el tiempo. ¡No duden en trabajar la coordinación de manos todos los días!

Más sobre motricidad fina y el lenguaje: Mano dominante y habilidades lingüísticas