Anteriormente, explicamos el desarrollo de la motricidad de tu hijo durante sus primeros años. En esta etapa comenzarás a preguntarte con qué mano aprenderá a escribir. La preferencia o domino de una mano depende de complejos procesos de desarrollo que comienzan antes del nacimiento y se extienden durante la infancia temprana. El dominio de una mano suele definirse entre los 2 y 4 años. Sin embargo, como cada niño se desarrolla a su ritmo, habrá quienes muestren esta preferencia antes o después de este rango de edad.

A partir de los 6 meses, tu pequeño comenzará a agarrar juguetes y tal vez notes que usa más una mano que otra, sin embargo, esta preferencia puede cambiar en los próximos meses. A los 10-11 meses realizará movimientos más precisos cuando pase las páginas de un libro o manipule juguetes con ruedas. Alrededor de los 14 meses notarás que es capaz de hacer tareas precisas como insertar una moneda en una alcancía. Estudios muestran el dominio de una mano se estabiliza alrededor de los 18 meses de edad y que el 80% de los niños mantiene esta preferencia hasta alcanzar los dos años.

Investigaciones demuestran que el dominio de una mano está ligado a diferencias en los hemisferios cerebrales donde se localizan las habilidades lingüísticas, de procesamiento léxico y las variaciones en las tareas de funcionamiento cognitivo, social y emocional. Ya hemos hablado sobre cómo la manipulación de objetos influye en el modo en que los niños experimentan el mundo y que esta impacta en sus habilidades lingüísticas. Investigaciones sobre la preferencia de una mano en niños muestra que la consistencia o inconsistencia del dominio durante la infancia explica el 25% de las variaciones en habilidades del lenguaje registradas a los 2 años. Al analizar al mismo grupo de niños a los 3 años, aquellos que habían tenido una preferencia de mano consistente mostraron mejores resultados en expresión verbal. También se encontró que los pequeños con una mano dominante eran mejores manipulando y usando objetos correctamente. A su vez los niños con una preferencia de mano consistente también son mejores al apilar, construir, administrar y guardar objetos (colocándolos en lugares accesibles).

descarga_kineduPowered by Rock Convert

El uso de herramientas es una habilidad física y cognitiva muy importante que requiere de la imitación de acciones complejas, de planeación, de la toma de decisiones y de la capacidad de comprender las características espaciales de los objetos, sus propiedades y de la situación. Se observó esto en 60 niños de entre 10 y 14 meses. Los resultados muestran que, al momento de completar tareas y acciones que involucraban el uso de objetos, los niños con tendencias consistentes diestras o zurdas superaron a aquellos que no tenían una mano dominante.

Otras investigaciones indican que establecer una mano dominante desde temprana edad impacta en la capacidad de manipular objetos de un niño y en procesos importantes de su desarrollo cognitivo y lingüístico.

¿Cómo puedo ayudar a mi pequeño?

  • Es importante que no lo obligues a escoger una mano, sino que le des muchas oportunidades y variedad de actividades para que practique esto.
  • Anímalo a participar en actividades en las que deba usar las dos manos y que requieran de coordinación ojo-mano y coordinación bilateral. Por ejemplo, cuando meta o saque cosas de un contenedor, una mano lo sostendrá mientras la otra recoge los juguetes (una mano hace el trabajo y la otra ayuda).
  • Los juegos de construcción con bloques le enseñarán a tu hijo a posicionar sus dedos y a maniobrar objetos. Abrir botes, cerrar botellas, y abrir y cerrar puertas o cajones también fomentará su habilidad de uso de objetos.
  • Garabatear y usar diferentes materiales de arte, como plastilina, también le ayudará a fortalecer los músculos de las manos y dedos para que pueda manipular objetos con la mano que prefiera. Las actividades como enhebrar, usar utensilios y tocar instrumentos musicales también son formas divertidas de trabajar esta habilidad.
  • Cuando jueguen, trata de colocar las cosas que están usando al centro, enfrente de tu hijo. De esta manera él escogerá automáticamente qué mano quiere usar, en lugar de utilizar la que está más cerca.
  • Recuerda que los grandes músculos también influyen mucho en las habilidades manuales. Por lo tanto, incorpora juegos con pelotas (lanzar, atrapar o hacer rodar) para fortalecer los músculos de tu pequeño y ayudarle a establecer una mano dominante.

Para más información sobre el tema y la ciencia detrás de esto, visita: