En las primeras etapas de la vida de los niños, vemos el comienzo de la compasión, la empatía y el afecto, pero para que esas cualidades prosperen y para que los niños se conviertan en personas éticas, como adultos debemos ayudarlos. ¡Lee cómo criar niños empáticos!

Los niños empáticos pueden ser más atentos con las personas y es más probable que sean más felices y exitosos en el futuro y que tengan relaciones más sólidas con los demás. Es importante esforzarse por cultivar este valor en nuestros pequeños para que se preocupen por los demás. Como parte de su proyecto «Making Caring Common» (Hacer que la empatía sea algo normal), la Escuela de Posgrado en Educación de la Universidad de Harvard ha compartido algunas pautas para criar niños solidarios, respetuosos y éticos.

La clave para criar niños empáticos

1. Esfuérzate por desarrollar una buena relación con tus hijos

Si deseas que tus hijos sean cariñosos y respetuosos, ¡trátalos de esa manera! Cuando los niños se sienten amados, desarrollan un apego seguro con sus padres y eso los hace más receptivos a lo que los padres les enseñan. Atiende sus necesidades físicas y emocionales, proporciónales un entorno familiar estable y amoroso, muéstrales afecto, habla sobre las cosas que les importan y elogia sus esfuerzos y logros. Muestra una preocupación genuina por tus hijos y trata de pasar tiempo con ellos.

2. Sé un buen ejemplo moral

Los niños aprenden mediante la observación y repetirán las cosas que hacen los adultos a quienes respetan. ¡Asegúrate de practicar la honestidad, la justicia y la empatía! Es importante que cuando te des cuenta de que no fuiste el mejor modelo a seguir frente a tus hijos, lo reconozcas y trabajes en ello. Si cometiste un error que afectó a uno de tus hijos, puedes disculparte y explicarle cómo planeas evitar volver a cometer ese error.

3. Haz que considerar el bienestar de los demás sea una prioridad

¡Transmite ese mensaje! Aunque la mayoría de los padres dicen que criar niños empáticos es una de sus prioridades, no es algo de lo que se hable a menudo en casa. Hacer que los niños tengan altos estándares éticos es una excelente manera de fomentar la empatía y el cuidado porque les enseña a hacer lo correcto, incluso cuando es difícil; a honrar sus compromisos y a defender sus ideas. Además, explícales a tus hijos que tienen que ser respetuosos con sus compañeros incluso si no se están comportando de la mejor manera.

desarrollo de tu bebe

4. Dales oportunidades para practicar el cariño y la gratitud

Estudios muestran que las personas que expresan gratitud hacia los demás con regularidad tienen más probabilidades de ser serviciales, compasivas, generosas, felices y saludables. Los niños necesitan practicar la empatía hacia los demás y ser agradecidos, así que fomenta la expresión de su aprecio por las personas que los rodean y que hacen algo por ellos. Además, es bueno enseñarle a tus hijos a ayudar de forma rutinaria en la casa y animarlos a expresar su gratitud y aprecio como parte de su día a día.

5. Amplía la red social por la que tus hijos se preocupan

La mayoría de los niños se preocupan por sus familiares y amigos más cercanos. El desafío es ayudar a los niños a sentir empatía y a preocuparse por alguien fuera de ese círculo, como la gente de un país lejano o simplemente el nuevo niño de la clase. Ayuda a tus hijos a ser conscientes de sus decisiones y cómo impactan en la comunidad y anímalos a reflexionar sobre las perspectivas y sentimientos de aquellas personas que son vulnerables y necesitan un amigo. Ayúdalos a escuchar las opiniones de los demás, especialmente de aquellos que piensan de manera diferente a ellos.

6. Promueve el pensamiento ético y la participación en la comunidad

Los niños se interesan ​​naturalmente por cuestiones éticas. Hablar de ellas e involucrarse cuando se presente la oportunidad los ayuda a aprender y crecer.Puedes ayudar a tus hijos a convertirse en pensadores éticos escuchándolos y ayudándoles a pensar y resolver sus dilemas éticos. Anímalos y bríndales oportunidades para que apoyen una causa que les interese. Intenta hablarles sobre dilemas éticos (adecuados para su edad), pregúntales qué deben hacer y anímalos a buscar soluciones contra los problemas.

7. Desarrolla su inteligencia emocional

Ayuda a tus pequeños a desarrollar el autocontrol y a aprender a manejar sus emociones. Anímalos a hablar sobre sus sentimientos con regularidad, aprendiendo a identificarlos y a afrontarlos de manera productiva. Si notas que tus hijos tienen problemas para identificar una emoción en particular, como la frustración o la tristeza, nómbrala y diles por qué se sienten así. Enséñales que todos los sentimientos están bien y cómo pueden lidiar con las emociones desagradables. ¡Los libros son una excelente herramienta para eso! 

Estas siete pautas son algo que todos podemos seguir y fomentar en casa. Si deseas continuar leyendo sobre el tema y estás buscando consejos más específicos sobre cómo criar niños empáticos y solidarios, te recomendamos leer el artículo de Harvard sobre el proyecto Making Caring Common.