¿Quieres saber a los cuántos meses se voltea un bebé y cómo puedes ayudar a tu pequeña a alcanzar ese hito del desarrollo? ¡Aquí te sugerimos algunas actividades!

¿A los cuántos meses se voltea un bebé y cómo se da este proceso?

Por lo general, los bebés se voltean alrededor de los seis meses. Pero para hacerlo, necesitan fortalecer mucho la parte superior del cuerpo, y para desarrollar esos músculos, tu pequeña necesita tu ayuda.

A los tres meses de edad, tu hija comenzará a usar los brazos para intentar moverse. Eso te indicará que es «hora de entrenar». Después de un par de meses, cuando tu pequeña tenga alrededor de cinco meses podrá levantar la cabeza, ganar fuerza en la parte superior del cuerpo empujándose hacia arriba con los brazos y arqueando la espalda para levantar el pecho, y podrá mantenerse firme mientras está sentada.

También tu hija desarrollará más su coordinación, por lo que antes de alcanzar el hito de voltearse, se mecerá al estar boca abajo y “nadará” con los brazos. En el próximo mes, su cuerpo será lo suficientemente fuerte como para comenzar a rodar de la barriga a la espalda. Por lo general, los bebés primero se voltean en esa dirección ―de boca abajo a boca arriba― y luego logran hacerlo en la dirección opuesta.

Poder voltearse le permite a los bebés ser más conscientes de las sensaciones y de las diferentes texturas del suelo o de cómo se siente su cuerpo cuando se dan la vuelta. Esto les hará sentir más curiosidad por su entorno. Si quieres saber cómo puedes animar a tu pequeña a alcanzar este logro, aquí te dejamos algunos consejos.

Cómo ayudar a tu bebé a voltearse

1. ¡Jueguen en el suelo!

Nunca es demasiado pronto para comenzar a pasar tiempo boca abajo (https://blog-es.kinedu.com/la-ciencia-detras-del-tiempo-boca-abajo/). El tiempo que tu bebé pasa en el suelo le ayuda a fortalecer los músculos necesarios para aprender a voltearse. Comienza con unos pocos minutos de tiempo boca abajo al día y ve aumentando esto hasta acumular 20 minutos diarios. Esto le ayudará a tu pequeña a explorar sus alrededores y trabajar los músculos de la espalda, las piernas, el cuello y los brazos. Si tu pequeña no quiere estar boca abajo, empieza con sesiones cortas de unos minutos y velas alargando gradualmente.

2. Anima a tu bebé a jugar sobre su costado

Recuerda, voltearse es un hito de motricidad gruesa. Esto significa que involucra muchos músculos grandes. Por lo tanto, tu bebé necesita desarrollar fuerza en el tronco alrededor del estómago y el abdomen. Al principio, colocarla de lado puede asustarla, así que intenta usar un juguete para guiar este movimiento. Con el tiempo tu bebé se sentirá lo suficientemente fuerte y cómoda como para hacerlo sola.

desarrollo de tu bebe

3. ¡Ahora hacia el otro lado!

Una vez que tu bebé domine voltearse hacia un lado, haz que lo intente hacia el otro. Ayúdala a sentir el movimiento paso a paso y acomoda su brazo en una posición cómoda cuando se coloque de costado. También puedes practicar cargándola y moviéndola físicamente de un lado a otro. Entre más le ayudes a pasar su peso de un lado a otro, más segura se sentirá para voltearse.

4. Bailen y canten

Coloca a tu bebé boca arriba y muévela de un lado a otro mientras le cantas una canción. Si guías sus movimientos mientras cantas, le ayudarás a sentirse más cómoda. Recuerda que rodar y voltearse requiere moverse y torcerse en diferentes direcciones, así que anima a tu pequeña a hacerlo hacia todos lados. La música también puede ayudarte a introducir el ritmo en el tiempo boca abajo de tu pequeña.

5. ¡Intenta alcanzar objetos!

Puedes poner a tu bebé boca abajo o boca arriba y usar un objeto para estimular su desarrollo físico. Elige un juguete que le guste o un objeto por el que sienta curiosidad y colócalo fuera de su alcance, para que tu pequeña trate de voltearse para alcanzar el juguete.

Cuando mi bebé se voltee, ¿qué puedo hacer para mantenerla segura?

Una vez que tu bebé comience a darse la vuelta, asegúrate de que pueda moverse con seguridad en casa. Durante las horas de sueño, una vez que tu bebé comience a voltearse, se recomienda ya no envolverla con frazadas, ya que debes dejar sus brazos libres. Si tu pequeña todavía está durmiendo en un moisés, puedes trasladarla a una cuna para que esté más segura. Otra cosa que debes tener en cuenta es eliminar cualquier cosa que pueda ser peligrosa. Una vez que tu bebé comience a voltearse al estar en la cuna, trata de quitar cualquier cosa con la que pueda enredarse, como mantas o almohadas. Esto también le ayudará a encontrar su posición natural para dormir.

¿Qué pasa si mi bebé tiene seis meses y no se voltea?

Si bien ya mencionamos a los cuántos meses se voltea un bebé, recuerda que cada pequeño se desarrolla a su propio ritmo. Así que no te desanimes si tu hija tiene dificultades para darse la vuelta incluso cuando después de realizar las actividades sugeridas. Sin embargo, si te preocupa que tu hija de seis o siete meses aún no pueda darse la vuelta, habla con tu pediatra. Además, ten en cuenta que los bebés prematuros pueden tardar más en desarrollar esta y otras habilidades.

Comunícate con tu pediatra si tu pequeña podía voltearse pero después de un tiempo dejó de hacerlo; esto puede ser un signo de una condición de salud. También puedes consultarlo si tu bebé tiene seis meses, o más, no pueden voltearse en ambas direcciones, o si cuando lo intenta, sus músculos están rígidos y tensos o sueltos y flácidos.

Finalmente, todos los bebés aprenden a voltearse sin la ayuda de sus padres. Con eso en mente, ahora es un excelente momento para asegurarte de que tu hogar sea a prueba de bebés, eliminar todas las cosas que puedan lastimar a tu pequeña o verificar si tus muebles son seguros para ella.

Ahora que sabes a los cuántos meses se voltea un bebé, es posible que te preguntes qué hará tu pequeña a continuación. Después de adquirir esta habilidad, tu bebé sentirá más curiosidad por su entorno y pronto comenzará a sentarse sola. Más tarde, podrá comenzar a gatear y, finalmente, ¡se pondrá de pie!

Puedes leer nuestras publicaciones sobre estos otros hitos para saber qué esperar del desarrollo de tu bebé y cómo puedes ayudarla.