La ciencia detrás de la imitación diferida.

La imitación diferida es conocida como la capacidad de reproducir un comportamiento o series de comportamientos en ausencia de un modelo cierto tiempo después.

La belleza detrás de la imitación diferida, es que puede darnos una grandísima cantidad de información sobre el desarrollo cognitivo de tu bebé al implicar una combinación de complejos procesos cognitivos. Varios estudios sugieren que la imitación es un canal fundamental para el desarrollo y aprendizaje socio-afectivo. Inclusive, se ha llegado a sugerir que la observación puede a veces tener un mayor efecto sobre la adquisición de habilidades que el condicionamiento o prueba y error.

Para que tu bebé consiga imitar una acción que te vio hacer un día, semana o mes anterior, significa que ha adquirido la habilidad de retener la información, recuperarla y utilizarla sin un guía o modelo más adelante. Actos sencillos como presionar un botón o sacudir un objeto después de observar a un adulto, incluye un componente cognitivo al igual que físico. La imitación diferida requiere más de las habilidades para recuperar la información almacenada que de reconocimiento. Tu bebé debe de hacer algo más que simplemente discriminar entre un objeto conocido y uno nuevo, debe de usar sus habilidades motoras para reproducir cierto comportamiento con sólo su memoria como guía. 

¿Cuáles son las implicaciones de la imitación diferida?

De entrada, la imitación diferida enfatiza el hecho de que tu bebé es una esponja que adquiere habilidades y comportamientos a través de su observación. Tu pequeño puede ver alguna discusión o comportamiento no deseado e inclusive desde una temprana edad, es capaz de codificar los estímulos para retener y repetir más adelante.

¡Es difícil de creer que tu pequeño puede presentar un comportamiento o reacción a la que fue expuesto hasta 4 meses antes! El verdadero peligro se encuentra cuando se combina la imitación diferida junto con un bajo control de impulsos. Al final del día, tu bebé aprende inclusive de todo y de todos, incluyendo la televisión. Los hábitos y la disciplina a la que sea expuesto tienen un impacto grandísimo en su forma de ser y en cómo actúa. Está en ti como padre transmitir el tipo de ejemplo que te gustaría ver. Si quieres aprender más a detalle acerca de la imitación diferida puedes hacerlo aquí:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3652622/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>