Entre las muchas actividades físicas que hay para escoger para mantener a nuestros pequeños en movimiento, el yoga para niños es una que ha demostrado no sólo tener beneficios en la salud física, sino en la mental y emocional.

¿Por qué practicar Yoga?

Originario de la India, el yoga nació en su momento como una disciplina que combina los aspectos físicos, mentales y espirituales de la persona en busca de la unión o harmonía. Hoy en día existen varias maneras de cómo practicarla. Algunas más cercanas a la disciplina espiritual y otras, enfocadas a los beneficios físicos como una forma de ejercicio.

De cualquier manera, se ha demostrado que practicar yoga tiene innumerables beneficios entre los adultos, como la reducción del estrés o para aliviar dolores de espalda o articulaciones. Sin embargo, ¿qué pasa si invitamos a nuestros niños a practicar esta disciplina desde una edad temprana? ¿Será una buena herramienta para promover su desarrollo?

Pues, de hecho, práctica del yoga para niños se vuelve cada vez más popular y respaldada por varios estudios como una gran herramienta para promover el desarrollo y balance emocional, no sólo de los pequeños sino de los adolescentes. Las técnicas de respiración junto con las posturas y el comportamiento que se promueve en el yoga le ayuda a los niños a autorregularse y manejar con tranquilidad distintos retos físicos, sociales, mentales y emocionales.


Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

¿Cuáles son los beneficios del yoga para niños?

  • Emociones balanceadas

Los niños, al igual que nosotros, no pasan todo su tiempo en un estado de diversión y felicidad. Y, aunque esto parezca evidente desde escuchaste los primeros llantos de tu bebé, recuerda que al inicio esto forma parte de sus reflejos innatos. Por supuesto, eventualmente el llanto pasa de ser una reacción al hambre o malestar a ser una consecuencia de la frustración o la tristeza.

Desde sus primeros años hasta llegar a la adolescencia, nuestros hijos van descubriendo emociones o teniendo nuevas experiencias ante las cuales no están del todo seguros de cómo reaccionar. En este sentido, se ha demostrado que el yoga es excelente para el auto conocimiento e identificación de las emociones.

Al final del día, la consciencia y conocimiento de uno mismo es uno de los objetivos centrales del yoga. De esta manera, los ejercicios del yoga para niños les ayudan a conocer las señales o reacciones de su cuerpo de acuerdo con lo que están sintiendo.

No sólo eso, sino que pueden recurrir a las técnicas de respiración o posturas para regular sus propias emociones si se sienten alterados o abrumados. Claro, esto no quiere decir que tu pequeño tiene que estar realizando una postura de yoga para saber si está enojado o nervioso ya que, con la práctica, esta identificación y manejo de emociones se vuelve parte de su día a día.

  •  Una mente en paz

Junto con las emociones, viene el manejo del estrés. Así es, hablemos del estrés en los niños. Tal vez nos parezca un poco más obvio o creíble en los adolescentes, pero no hay que olvidar que los niños pequeños también se pueden ver expuestos a situaciones que los estresen.

desarrollo de tu bebe

De inicio, recordemos que las generaciones actuales parecen haber nacido con un biberón en una mano y una pantalla en la otra. Aún si los programas son tranquilos y educativos, demasiadas horas frente a las pantallas les trae un desbalance, sin importar la edad de los niños. Existen varios estudios que han demostrado que existe una relación directa entre la sobre exposición a las pantallas y problemas de salud mental.

En muchos de estos casos la sobre exposición a las pantallas se debe a mamás y papás que recurren a las tabletas o televisiones para calmar a sus pequeños. La buena noticia es que el uso de pantallas bajo esta necesidad puede sustituirse precisamente con el yoga para niños.

Por otra parte, no sólo se trata de lo que ven en las pantallas sino de lo que ven en casa. Muchas veces, notar el estrés en sus familiares o escuchar discusiones, provoca que los mismos pequeños se estresen.

Practicar yoga ha demostrado tener un efecto positivo en la regulación del eje hipotalámico pituitario adrenal (HPA), que es el responsable de segregar el cortisol (hormona del estrés), el sistema nervioso simpático, que se encarga de acelerar nuestro ritmo cardiaco, y la activación de la amígdala, que es la región de nuestro cerebro que procesa el miedo.

En nuestra App, puedes participar en las clases de yoga para pequeños. ¡Descarga la aplicación aquí y pruébala GRATIS 7 días!

  •  Un cuerpo saludable

Sin duda, el yoga para niños también funciona como una excelente alternativa para hacer ejercicio. Sobre todo, en etapas en desarrollo. Hacer yoga es bueno para mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos ya que las poses les hacen mover todo su cuerpo de distintas maneras y la respiración ayuda a expandir sus músculos.

En niños pequeños, el yoga es maravilloso para apoyar su desarrollo motriz fino y grueso, lo cual es muy bueno para su coordinación y balance. Claro, estos ejercicios no están pensados para recién nacidos, pero tu pequeño puede empezar con movimientos simples desde sus dieciocho meses, que es cuando en promedio ya está caminando.

Otros de los beneficios físicos que se relacionan frecuentemente con el yoga son: una mejor circulación y ritmo cardiaco, un sistema inmune fuerte, y más horas de sueño reparador. Aunque el yoga no sea un ejercicio agitado, le permite a los niños descargar su energía para lograr un mejor equilibrio físico.

¿Cómo traer el yoga a la familia?

Es importante que sepas que el yoga para niños no es completamente como el yoga que vemos en clases de fitness o en centros donde se practica una disciplina más espiritual. La idea con los pequeños es hacer de este ejercicio algo divertido. Por ejemplo:

  • Crea un cuento relacionado con las posturas para que tu niño sienta que es parte de la misma historia y se involucre. Puede ser algo como “Esta es la historia del guerrero que subió a la montaña…”
  • Otra idea es jugar “Simón dice” o espejearse con las mismas posturas. Pueden ir rotando para que tu pequeño también dé las indicaciones.

Si aún no estás familiarizada con el yoga en general o no sabes por dónde empezar, puedes buscar “Ejercicios de yoga para niños” en YouTube o usar la app de Kinedu donde encontrarás ejercicios de Baby Yoga. No te preocupes si al inicio no ver que tu pequeño se involucra por completo, empieza poco a poco y pronto verás que no sólo hay beneficios para tu pequeño, sino que tendrás una nueva forma de pasar tiempo de calidad con él.