A muchas mujeres les preocupa engordar durante el embarazo, pero subir saludablemente de peso no solo es normal, si no que es necesario y algo que esperarse. En promedio, las mujeres suben de 11 a 15 kilos cuando se embarazan, pero es normal subir un poco más o menos si tenías sobrepeso o estabas por debajo de tu peso ideal antes de embarazarte. Sea como sea, subir algunos kilos es crucial para proveerle al bebé de todos los nutrientes que necesita y para que tú acumules las reservas de grasa necesarias para la lactancia.

Aunque ya sepas que subir de peso es normal, ver que la báscula marca números cada vez más grandes puede hacer que te sientas insegura sobre tu cuerpo, especialmente durante el segundo trimestre que es cuando esos kilitos se empiezan a notar. Pero no te dejes abatir por lo que dice la báscula. En lugar de concentrarte en el peso que estás ganando, enfócate en llevar una dieta balanceada rica en frutas, verduras, carbohidratos complejos (como el pan, arroz o pasta integral, papas) y proteínas (carne magra o proteína de base vegetal). Esto te permitirá subir de peso poco a poco.

Comer de forma saludable es súper importante para tu salud y para la de tu bebé. El embarazo no es momento para comenzar o mantener una dieta muy exigente. Hacer dieta para bajar de peso o evitar subir de peso puede ser peligroso para ti y el bebé, así que no elimines ningún grupo alimenticio y enfócate en comer balanceado cinco veces al día (desayuno, comida, cena y dos refrigerios). Concéntrate en el contenido nutrimental en lugar de contar las calorías de cada comida. Un muy buen consejo es evitar los alimentos procesados con un alto contenido de grasas, azúcares y sodio. También no olvides hacerle caso a tu cuerpo. Si te da hambre, come algo rico en nutrientes y trata de remplazar tus antojos con opciones naturales y nutritivas como un pastel de arroz con crema de cacahuate y fresas. ¡Recuerda que puedes permitirte algún antojo de vez en cuando!

No hay una fórmula mágica sobre cómo se gana peso durante el embarazo. Subir de peso saludablemente dependerá de tu peso previo al embarazo y de las necesidades de tu bebé. Tu doctor te ayudará a determinar cuántos kilos debes subir idealmente, pero aquí hay una guía general:

– Por debajo del peso ideal: es muy importante que subas razonablemente de peso sobre todo durante el segundo y tercer trimestre que es cuando tu bebé crece más rápido. Esos kilos que subas evitarán que tu bebé nazca de forma prematura o por debajo del peso promedio, y disminuirá el riesgo de complicaciones durante el parto.
– Sobrepeso: es importante que no subas demasiado de peso porque esto puede provocar diabetes gestacional y presión alta, pero tampoco es momento de intentar bajar de peso.
– Peso ideal: es importante que subas de peso poco a poco durante el segundo y tercer trimestre. Esto implica un consumo extra diario de 300 calorías durante el segundo trimestre, y de 500 calorías durante el tercero.
– Embarazo múltiple: Si esperas dos o más bebés es de esperarse que subas más del peso promedio.

¿A dónde se van esos kilos?

De acuerdo a la Clínica Mayo, esta es la distribución promedio del peso extra:
Bebé: 3 a 3,5 kg
Aumento de senos: 1 a 1,5 kg
Crecimiento de útero: 1 kg
Incremento del volumen sanguíneo: 1,4 a 1,8 kg
Incremento del volumen de líquidos: 1,4 a 1,8 kg
Placenta: 0,7 kg
Líquido amniótico: 1 kg
Acumulación de grasa: 2,7 a 3,6 kg

descarga_kineduPowered by Rock Convert