El SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante o “muerte de cuna”) es la peor pesadilla de todo padre de familia y es la causa principal de muerte en bebés de 1 a 12 meses de edad en los Estados Unidos. El SMSL no es una enfermedad o un virus, sino un diagnóstico que se da cuando no existe una causa aparente para la muerte súbita de un niño menor a un año. El SMSL generalmente sucede mientras un bebé duerme, entre las 22:00-10:00 horas de la mañana, cuando los bebés están en sus cunas. Como su nombre lo indica, es repentino y llega sin avisar. Un bebé aparentemente sano puede sucumbir repentinamente al SMSL. Incluso tras años de investigación, sigue siendo impredecible y es esta incertidumbre y la falta de respuestas lo que hace que el SMSL sea algo aterrador para los padres. Antes de que la preocupación te impida dormir, debes saber que hay cosas que puedes hacer para reducir el riesgo de tu bebé. A continuación encontrarás 10 recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP) que han sido relacionadas a una disminución del 50% de los casos de SMSL en los Estados Unidos:

  1. Duerme a tu bebé boca arriba. Esto es vital y debe ocurrir todo el tiempo. Si lo que te preocupa es que se asfixie, debes saber que eso es algo muy raro. Los bebés sanos tienden a tragar o toser fluidos de forma automática. Sin embargo, si tu bebé sufre de reflujo gastrointestinal crónico o de una malformación de la vía aérea superior, debes consultar con tu médico acerca de la mejor posición para dormir a tu bebé. Una vez que tu bebé sea capaz de darse la vuelta (lo que sucede alrededor de los 6 meses) puedes dejar que elija su posición para dormir.
  2. Acuesta a tu bebé en una cama firme, sin juguetes. Siempre acuesta a tu bebé sobre un colchón firme y evita cualquier tipo de almohadas, edredones, cojines o juguetes de peluche. Estos elementos pueden dificultar la respiración de tu bebé.
  3. Mantén a tu bebé alejado del humo del cigarro. Esto también va para las mujeres que están embarazadas. Fumar durante el embarazo ha demostrado que aumenta el riesgo de SMSL.
  4. Duerme a tu bebé en su propia cuna, pero en la misma habitación que tú. Tu bebé puede estar en tu cama para que calmarse o para alimentarlo, pero cuando esté listo para dormir, debes colocarlo en una cuna cercana.
  5. Amamanta a tu hijo tanto como puedas y durante el tiempo que puedas. Estudios han demostrado que la lactancia materna puede ayudar a reducir el riesgo de SMSL, debido a sus agentes protectores que combaten las infecciones gastrointestinales y respiratorias (contribuyentes comunes de SMSL).
  6. Vacuna a tu bebé. Evidencia reciente sugiere que los bebés que reciben sus vacunas tienen un riesgo 50% menor de padecer de SMSL.
  7. Durante el primer año de vida de tu bebé, considera el uso de un chupón durante la siesta o a la hora de dormir. Usar un chupón disminuye el riesgo de SMSL. Sin embargo, no es necesario llevarlo a un extremo: si el chupón de tu bebé se cae de su boca mientras está dormido, no tienes que ponérselo de nuevo en su boca. Si estás amamantando, espera hasta que tu bebé cumpla un mes, para que tengas tiempo de establecer una rutina efectiva antes de utilizar un chupón.
  8. No dejes que tu bebé se caliente demasiado. Asegúrate de vestirlo con una sola capa de ropa. La habitación debe estar a una temperatura agradable, no demasiado caliente ni demasiado fría.
  9. No utilices productos que pretenden reducir el riesgo de SMSL. Productos como posicionadores para dormir, colchones especiales y las superficies de cama no han logrado demostrar que pueden reducir el riesgo de SMSL.
  10. No le des miel a los bebés menores de 1 año. La miel puede provocar botulismo, que puede ser mortal por sí mismo, pero la miel también contiene bacterias que han sido asociadas con SMSL.

Aunque los investigadores todavía no saben la razón exacta por la cual el riesgo de SMSL se reduce después de los 6 meses de edad, existen teorías que dicen que esto puede deberse al desarrollo físico de un bebé; específicamente su control respiratorio, metabolismo, patrones de sueño y habilidades físicas. De hecho, cuando tu bebé sea capaz de darse la vuelta, algo que sucederá aproximadamente a los 6 meses de edad, su cerebro será lo suficientemente maduro como para alertarlo sobre peligros para respirar y, dado que ya tendrá más control físico, podrá salvarse solo y salir de ciertas posiciones peligrosas al dormir.

Como se puede observar, una de las mejores armas contra el SMSL es que tu bebé tenga control sobre su cuerpo y sea capaz de rodar de un lado al otro. Si tu bebé tiene la fuerza física para cambiar de posición, la posibilidad de que no pueda respirar al dormir disminuye en gran medida.

Si quieres enseñarle a tu bebé a rodar y a fortalecer tanto su cuello como músculos del tronco, ¡prueba esta actividad de Kinedu!

 

Samantha

descarga_kineduPowered by Rock Convert