Uno de los momentos más críticos entre los padres, que los lleva a ponerse las manos sobre la cabeza, es cuando se han dado cuenta que su pequeño o pequeña muestra signos de haber ingerido un objeto sólido no comestible. Un susto los paraliza y comienzan a surgir un sinfín de dudas sobre las consecuencias que podría generar la travesura, por lo que es preciso saber… ¿qué pasa si un niño se traga una moneda?

Papá o mamá preferirían que fuese cualquier otra cosa antes que un centavo o un peso, pues estos están fabricados generalmente de bronce, níquel, zinc o latón, materiales altamente tóxicos y completamente no aptos para ingerir.

Pese al peligro que representa, es completamente normal que los niños se traguen distintos objetos, como juguetes, botones, plastilina u otra herramienta de juego que encuentren curiosas por su olor, color, brillo y textura. Esta es su manera de explorar y descubrir naturalmente el entorno que los rodea.

Tanto los chicos como las chicas interpretan que cualquier cosa que puedan tomar con sus manos, es válido llevársela a la boca, masticarla, saborearla y, en algunos casos, tragarla. Por eso no es de extrañar preguntarse qué pasa si un niño se traga una moneda.

Estas cosas, que suelen colocarse en cualquier parte de la casa y están fácilmente al alcance de los niños, poseen un tamaño pequeño ideal para introducir en la boca. Si esto es algo que te ha sucedido con otros objetos, temes que pase en el futuro con tus hijos y quieres saber qué hacer, en estas líneas te lo contamos todo para que puedas descubrirlo.

¿Te preocupa la salud de tu pequeño? En nuestra app puedes tener sesiones individuales con expertos en salud y desarrollo infantil que te ayudarán a resolver todas tus dudas.

¿Qué sucede cuando un niño se traga una moneda?

Cuando un niño se traga una moneda, dependiendo de las características del episodio su cuerpo podría reaccionar de distintas maneras. Para saber cómo actuar en cada caso específico, los expertos en desarrollo infantil de Kinedu han elaborado una serie de recomendaciones y pasos a seguir, a los que puedes acceder descargando nuestra app.

En primer lugar, la moneda se trata de un objeto no masticable por su material de fabricación. Esto implica que los pequeños solo pueden saborearla y en todo caso tragarla.

Las monedas, aunque conservan la misma forma o modelo prácticamente en todo el mundo, varían mucho en cuanto a su tamaño. Es aquí donde radica una gran diferencia sobre lo que podría pasarle al niño o niña.

Si la moneda es pequeña o mediana, lo más probable es que pueda atravesar el esófago sin problema y llegar al estómago como cualquier alimento sólido. Pero cuando se ingieren las más grandes de la familia de denominaciones, es cuando pueden presentarse distintos síntomas, algunos frecuentes y comunes, otros menos comunes y más peligrosos que te explicamos a continuación.  

¿Qué síntomas podría tener un niño si se traga una moneda?

Si llegas a pasar por una situación como ésta, es importante que conozcas todos los posibles síntomas, tanto comunes como poco frecuentes, ya que podría presentarse cualquiera de los dos escenarios.

En general, los síntomas que podría tener un niño si se traga una moneda son dificultad para comer (especialmente al momento de tragar el alimento previamente masticado), babeo más abundante de lo normal, imposibilidad para hablar o balbucear si es un niño menor de tres años, tos, respiración deficiente o indicios de ahogo.

Algunos también manifiestan sentir dolor en el estómago, pecho o cuello, fiebre y vómitos. Esto ocurre sobre todo cuando la moneda se ha quedado estancada en el esófago, al ir en camino hacia el estómago.  Si tu pequeño presenta alguno de estos síntomas, lo recomendable es solicitar asistencia médica inmediata para prevenir cualquier complicación.

En cambio, en los casos más leves (que también son los más comunes), los niños podrían no presentar ningún tipo de sintomatología, por lo que la forma de enterarte que se han tragado una moneda es porque los hayas visto o tengas sospechas fuertes de ello.

salud y bienestar de bebe

¿Qué hacer si un niño se traga una moneda o cualquier objeto pequeño?

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

Si te has preguntado qué hacer si un niño se traga una moneda o cualquier objeto pequeño, el primer paso en el manual de procedencia es, en la medida de tus posibilidades, mantener la calma. ¿Cómo? Respirando profundo y aplicando los siguientes tips:

La buena noticia dentro de la dramática experiencia de qué pasa si un niño se traga una moneda es que, la gran mayoría -probablemente más del 90% de los casos- suelen resolverse de manera natural, con el niño digiriendo y expulsando la moneda o el objeto sólido no comestible mediante sus deposiciones, en el popó.

En ese escenario, solo tendrás que relajarte un poco y dejar que el organismo proceda como corresponde. Cuando el niño defeque, será necesario que revises minuciosamente la deposición por un lapso de tres días en busca del objeto, hasta hallarlo, para que puedas verificar que todo ha marchado bien. Esto debería suceder entre las primeras 48 y 72 horas a partir de la ingesta.

Si durante el proceso de digestión el niño comienza a manifestar alguno o algunos de los síntomas que te describimos arriba, entonces será necesario aplicar medidas más específicas.

Las instrucciones te las dará tu pediatra de confianza, pero lo recomendable es aplicarle una radiografía para determinar si la moneda u otro objeto sólido ingerido está atascado en el esófago o en el mismo estómago.  

De igual forma, según el resultado de los rayos X y estudios complementarios, el médico determinará los próximos pasos a seguir.

Tips de emergencia para aplicar en casa

Ahora que sabes qué pasa si un niño se traga una moneda, te será de gran utilidad algunos tips complementarios seguros, que podrías aplicar en casa para ayudarles a superar el episodio:

-Dales de comer una banana: esta fruta es ideal para arrastrar cualquier residuo u objeto tragado que se haya quedado estancado en la vía hacia el estómago. Es uno de los recomendados, por ejemplo, cuando se trancan las espinas de pescado.

-Mantenlos bien hidratados: el agua solo trae beneficios al cuerpo. Lo mismo sucede en acontecimientos como la ingesta de monedas y objetos sólidos no comestibles.

-Permanece atento a las deposiciones: si la moneda era muy grande, esto podría generar problemas para expulsarla por el popó. Supervísalo para asegurarte de que no haya ningún contratiempo en su salud.

-No dejes que jueguen con monedas: además del peligro de que puedan ingerirlas sin que te des cuenta, estas suelen estar muy contaminadas por bacterias, debido a que muchas manos de distintas personas las manipulan.

-No dejes objetos sólidos no comestibles cerca: mantenlos lejos del alcance de tus niños, para evitar que se los lleven a la boca, los mastiquen o los traguen.

¿Quieres saber más consejos de nuestros expertos? ¡Descarga Kinedu App! Te sorprenderá la gran variedad de tips, métodos y consejos que hay para todos los tópicos, por lo que seguramente encontrarás lo que estás buscando.