Un creciente número de estudios muestran que la promoción de la lectura puede tener un gran impacto en los niños y su futuro. El leer por placer tiene muchísimos beneficios: las habilidades de lectura, el vocabulario y el conocimiento general aumentan, así como la confianza en uno mismo y la participación comunitaria. Hay muchas cosas que los padres pueden hacer para promover la lectura y formar a un lector feliz. ¡En realidad es muy sencillo! Todo comienza con ustedes, los padres, pues las investigaciones demuestran que leer con su pequeño es lo mejor que pueden hacer para prepararlo para la lectura y el aprendizaje.

Pero ¿por qué limitarse a leer las palabras de una página? ¿Por qué no llevarlo uno –o varios– pasos más allá? Aquí hay algunos consejos sencillos que sin duda te ayudarán a criar a un gran lector.

  • ¡Emociónate! – Asegúrate de que tu hijo note tu emoción por la lectura. Así él también se contagiará.
  • Improvisa – ¡Saca a relucir tus dotes histriónicos! Utiliza diferentes acentos para los personajes y añade un poco de drama con gestos, efectos de sonido y expresiones faciales.
  • Apunta – Señala los dibujos del libro y hablen sobre ellos.
  • Interactúa – De vez en cuando detén la lectura y pregúntale a tu pequeño algo sobre el cuento; como finales alternativos, sentimientos de los personajes, etc.
  • Cambia la dinámica – ¡El tiempo de lectura no se limita a cuentos antes de dormir! Puedes leer durante la comida o la hora del baño.
  • Juega con las palabras – A los bebés les encantan las rimas y canciones. Elige libros que las incluyan ¡y verás lo mucho que tu hijo las disfruta y aprende de ellas!
  • Crea el hábito – Empieza a leer en voz alta desde que nace tu bebé e incorpóralo en su rutina diaria.
  • Libros en todas partes – Asegúrate de tener una variedad de libros para leer y que sean una parte del entorno de tu hijo.
  • Personaliza la experiencia – Investigaciones han demostrado que los niños que tienen libros propios disfrutan más la lectura y leen más seguido.
  • ¡Vete de paseo! – Visita la biblioteca local o únete a un club de lectura para niños.
  • Modela el amor por la lectura – Es importante que tu hijo vea a sus padres disfrutar de la lectura también; después de todo, ustedes son sus primeros maestros y los más importantes.

Como se puede ver, hay muchas cosas que puedes hacer para promover la lectura, ¡y todas son muy fáciles! No podemos dejar de enfatizar la importancia de incluir la lectura en la rutina diaria de tu pequeño. El desarrollo del lenguaje, el desarrollo cerebral y la unión entre padres e hijos son solo algunos de sus muchos beneficios. La lectura y los libros deben formar parte de su vida diaria como familia. Esta semana, ¿por qué no le presentas uno de tus libros favoritos de infancia a tu pequeño? Disfrutará de conocer y leer tu selección y ¡tal vez también le encante!

Powered by Rock Convert