Las picaduras de insectos, por lo general, causan una reacción cutánea instantánea y mucha comezón. Esto ocurre cuando el insecto pica la piel y succiona un poco de sangre. Estos insectos incluyen a los mosquitos, pulgas, garrapatas y chinches. La picadura del mosquito provoca una pequeña inflamación roja en el área afectada. Por otro lado, las chinches y las pulgas pueden causar inflamación e incluso provocar una ampolla en niños con piel sensible. La buena noticia es que estas picaduras pueden tratarse en casa. A continuación, te presentamos diversos tratamientos:

Tratamiento en casa

  • Aplica una pasta de bicarbonato de sodio con agua o loción de calamina sobre la inflamación.
  • Si la picadura es de una chinche, provocará una comezón más severa; pregúntale a tu médico si puedes aplicarle a tu pequeña crema de hidrocortisona al 1% (se vende sin receta).
  • Motiva a tu hija a no rascarse por medio de alguna distracción; si se rasca mucho puede lastimar su piel y la herida es más propensa a infectarse.

Prevención de mordeduras

  • Aplica repelente de insectos de forma moderada sobre la ropa o piel expuesta antes de salir.
  • Asegúrate de utilizar un repelente que contenga DEET al 30% o menos si lo vas aplicar sobre la piel. Este tipo de repelente ha sido aprobado por la Academia Americana de Pediatría para ser utilizado en niños mayores de 2 meses.
  • Procura no aplicarlo en sus manos si tu pequeña suele chuparse el dedo.
  • Solo aplica repelente donde haya piel expuesta; pero no lo apliques cerca de ojos o boca.
  • Tampoco apliques repelente sobre erupciones en la piel o quemaduras.
  • Si tienes mascotas, asegúrate de que no tengan pulgas.
Powered by Rock Convert