Es muy importante identificar si tu pequeña está lista para comenzar a aprender a ir al baño porque este gran paso hacia la independencia no solo implica una cuestión física, sino también cognitiva y emocional. Tratar de entrenar a un niño que no está listo puede extender el proceso.

Generalmente, los padres comienzan a enseñarle a sus hijos a ir al baño alrededor de los dos años, pero no te sorprendas si tu familia te presiona a comenzar antes. Hace años, las familias entrenaban a los bebés a una edad temprana, porque los pañales debían lavarse a mano, ¡e incluso hervirse!

Antes de que tu pequeña pueda aprender a ir al baño, lo más importante es saber si está lista para ello. Los expertos dicen que para que un niño aprenda control de esfínteres, necesita sentir la necesidad de ir al baño, entender lo que significa esa sensación y poder comunicar verbalmente que necesita ayuda para llegar al baño. Algunos niños comienzan a mostrar estos signos a los 24 meses, mientras que otros no muestran el menor interés hasta los tres años o más.

Señales de que tu hija está lista para aprender a ir al baño

La mejor manera de determinar si tu pequeña está lista para dejar de usar pañales es observar su comportamiento en general y su reacción a cualquier sugerencia sobre el uso del baño. Aquí tienes algunas señales para saber si tu pequeña está lista:

  • Tu hija permanece seca durante una o dos horas.
  • Sus deposiciones siguen ciertos horarios.
  • Demuestra que es consciente de sus funciones corporales.
  • A tu pequeña no le gustan los pañales sucios.
  • Tu hija está desarrollando habilidades físicas que son fundamentales para aprender a ir al baño, como:
    • Bajarse los pantalones y volver a subírselos.
    • Sentarse y permanecer en la misma posición de dos a cinco minutos.
    • Caminar y sentarse sola.
    • Imitar a los adultos o hermanos cuando van al baño.

Si notas la mayoría de estos signos, es muy probable que tu pequeña esté preparada para comenzar a entrenar. Pero si todavía le faltan algunos de estos requisitos, trata de no presionarla para que aprenda a ir al baño. Apurarla si no está lista puede ser contraproducente y frustrante para ambos. Recuerda que cada niño es diferente y se desarrolla a su propio ritmo. Por ejemplo, es bueno saber que las niñas tienden a estar listas unos meses antes que los niños.

Cosas a tener en cuenta

Antes de comenzar a aprender a ir al baño, debes evaluar otros factores además del desarrollo físico de tu hija. Las situaciones familiares complejas pueden dificultar el proceso. Si tu familia está pasando por un gran cambio como una mudanza, la muerte de un ser querido o un cambio de escuela o guardería, pospón el proceso hasta que la situación se estabilice.

Finalmente, antes de comenzar a enseñarle a tu hija a ir al baño, reflexiona y piensa si TÚ estás listo para ello. No tiene sentido comenzar si no tienes suficiente tiempo o no estás físicamente preparado para esta gran tarea. Recuerda que aprender a ir al baño requiere mucho entrenamiento y refuerzo diario. Entonces, si crees que no tendrás tiempo, lo mejor será esperar un par de semanas o meses hasta que las cosas estén más tranquilas.

Después de reflexionar sobre esto, si decides comenzar este proceso de aprendizaje con tu hija, asegúrate de consultar estos artículos sobre actividades y métodos de entrenamiento para aprender a ir al baño que pueden serte de mucha utilidad.

salud y bienestar de bebe