Es muy importante detectar si tu pequeño está listo para dar este gran paso de independencia, ya que el control de esfínteres no solo implica una cuestión física, sino también cognitiva y emocional. Tratar de entrenar a un niño que no está listo puede extender el proceso.

Por lo general, algunos padres empiezan esta gran tarea alrededor de los 2 años, pero no te sorprendas si tu familia te presiona por empezar antes. Hace tiempo se acostumbraba empezar a una edad más temprana debido a que los pañales se tenían que lavar a mano, ¡e inclusive hervir!

Antes de comenzar el entrenamiento, lo más importante es saber si tú y tu pequeño están listos para empezar. Expertos mencionan que para que un niño pequeño tenga éxito en su aprendizaje del uso del baño, necesita poder sentir la necesidad de ir, ser capaz de entender qué significa esta sensación y a la vez poder comunicar verbalmente que necesita ayuda para poder llegar al baño y hacer sus necesidades. Algunos pequeños comienzan a demostrar estas señales a los 18 meses, sin embargo hay otros que no demuestran el mínimo interés hasta que tienes 3 años o más.

La mejor manera para determinar si tu bebé está listo para empezar su entrenamiento es observar su comportamiento y sus respuestas ante cualquier sugerencia sobre el uso del inodoro.Algunas preguntas que puedes hacerte para ver si está listo son:

  • ¿Obedece instrucciones sencillas?
  • ¿Puede subirse y bajarse los pantalones?
  • ¿Se mantiene «seco» por periodos de por lo menos tres o cuatro horas?
  • ¿Es capaz de sentarse y mantenerse en la misma posición de dos a cinco minutos?
  • ¿Camina y se sienta solo?
  • ¿No le gusta tener sucio el pañal?
  • ¿Muestra que le gusta ser independiente?
  • ¿Se muestra orgulloso de sus logros?
  • ¿Sabe cuándo tiene que hacer del baño (percibe las señales físicas) y es capaz de decírtelo antes de hacerlo?
  • ¿Trata de imitar a los adultos o hermanos cuando van al baño?

¡Si has contestado que sí a la mayoría de las preguntas, entonces es muy probable que tu pequeño esté listo para empezar su entrenamiento! Pero si aún no cumple algunos de los requisitos, trata de no meter presión al tema. Apresurar a tu hijo cuando no está listo será contraproducente y frustrante para ti y para él. Recuerda que cada niño es diferente y tiene sus propios tiempos de desarrollo. Inclusive es probable que un niño se tarde más que una niña en empezar su entrenamiento de control de esfínteres.

Es importante que evalúes otros factores aparte del nivel de desarrollo de tu pequeño. Por ejemplo, si la familia está pasando por un gran cambio como mudarse de casa, una separación de pareja, o inclusive un cambio de escuela o guardería es muy probable que el proceso de entrenamiento se vuelva más difícil. Lo ideal es posponerlo hasta que la situación se estabilice.

Por último, antes de empezar a enseñarle a tu hijo a usar el baño piensa si tú estás lista para hacerlo. No tiene sentido empezar si tú no tienes tiempo o no estás lista para esta gran tarea. Recuerda que quitar el pañal requiere de mucho entrenamiento y refuerzo diario. Lo mejor es planear con tiempo y esperar un par de semanas, o meses, hasta que las cosas estén más tranquilas.

Powered by Rock Convert