¿Es hora de decirle adiós a los pañales? Incluso antes de comprarle a tu pequeño un baño entrenador, es importante tener un plan para el proceso de entrenamiento. ¡Descubre dos métodos para enseñar a ir al baño que pueden ayudarte a comenzar esta importante tarea!

Métodos para enseñar a ir al baño

Recuerda que no hay un único método garantizado para el éxito de control de esfínteres. La clave está en elegir la estrategia que mejor se adapte a tu pequeño y a ti. Hemos enumerado algunos métodos con sus pros y contras para que puedas tomar una mejor decisión. ¡Échales un vistazo!

El enfoque centrado en el niño o el método de Brazelton

El objetivo principal de este método es que tu hijo marque el ritmo del entrenamiento, por lo que la edad real es menos importante que la preparación y el desarrollo de tu hijo. Cuando esté listo, puedes comenzar una serie de «aproximaciones sucesivas» que conducirán al uso exitoso del inodoro.

¿Cómo funciona?

Antes de comenzar, debes identificar si tu pequeño muestra signos de estar listo (para obtener una lista de signos, consulta Paso a paso: ¿Cómo saber si mi bebé está listo para aprender a usar el baño?). 

  • El primer paso para enseñar a ir al baño es que tu hijo escoja su propio bañito entrenador. ¡Este proceso le encantará, ya que podrá elegir su color favorito y, además, comenzará a desarrollar un sentido de pertenencia!
  • Ahora, anima a tu hijo a sentarse en la bacinica completamente vestido. Poco a poco tu hijo comenzará a relacionar su bacinica con ir al baño.
  • Para motivar a tu hijo a ir al baño, puedes dejarlo andar por toda la casa sin pañal, solamente asegúrate de dejar la bacinica en un lugar visible.
  • El objetivo es que tu pequeño crea que aprender a ir al baño fue idea suya.

Para los siguientes pasos, como vaciar la bacinica en el inodoro, tirar la cadena y lavarse las manos, es mejor esperar hasta que tu pequeño muestre interés por hacerlo.

Pros

  • Es muy fácil de hacer si tienes un estilo de vida ajetreado.
  • Necesita muy poca preparación o planificación.
  • No implica un gran compromiso de tiempo o de consistencia.

Contras

  • Este proceso puede llevar semanas, dependiendo del niño.

El método de un día

Este método se basa en la noción de que los niños aprenden con el ejemplo. En realidad, «un día» se refiere más al día que pasas con tu pequeño practicando cómo usar correctamente el bañito entrenador. Después de este “primer día”, pasarás algunos más practicando y siendo muy consistente con los pequeños accidentes que tenga.

¿Cómo funciona?

Tu pequeño debe tener 20 meses o más y debe cumplir con varios signos de desarrollo. (para obtener una lista de signos, consulta Paso a paso: ¿Cómo saber si mi bebé está listo para aprender a usar el baño?). 

Antes de empezar tendrás que establecer un área de entrenamiento con una bacinica, además de tener una muñeca a la que le puedas poner un pañal (los expertos sugieren usar una muñeca que pueda beber y “orinar”). Así mismo, te recomendamos tener alimentos y bebidas a la mano. Recuerda que tendrás que dedicar un día al entrenamiento de control de esfínteres (entre 4-6 horas continuas).

  • Utiliza la muñeca para demostrar la rutina de ir al baño. Dale de beber y luego dile a tu bebé que la muñeca tiene que orinar. Guíalo a través del proceso de quitarle el pañal a la muñeca, colocarla en el bañito, esperar a que la muñeca orine y felicitarla y recompensarla por hacerlo.
  • Luego, revisa el pañal de la muñeca. Si el pañal está seco, la muñeca obtiene otra recompensa. Si está mojado, explícale a tu hijo que los niños grandes no se mojan los pantalones.
  • Repite este ejercicio varias veces hasta que tu pequeño comprenda los pasos (esto generalmente no toma más de una hora).
  • Ahora es el momento de probar lo que ejemplificaste con la muñeca, pero con él.

La clave de este método para enseñar a ir al baño es el refuerzo positivo y la sobrecorrección. Cuando los niños lo hacen bien, son recompensados. Cuando se equivocan (mojan sus pantalones) realizan ejercicios de práctica.

Pros:

  • Es rápido, por lo general se puede hacer en menos de 2 semanas.
  • Es un método estructurado.
  • Puede funcionar para niños con necesidades especiales.
  • Estudios científicos sugieren que la mayoría de los padres que intentan las técnicas de entrenamiento rápido para ir al baño tendrán éxito.

Contras:

  • Requiere planificación y preparación.
  • Requiere darle seguimiento.

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), no es necesario elegir un solo método para enseñar a ir al baño. Tu hijo podría beneficiarse de una combinación de diferentes métodos para enseñar a ir al baño. Una vez que decidas usar uno o varios, habla con tu pediatra o con el personal de la guardería al respecto; probablemente tendrán mucha experiencia y consejos que compartir contigo. ¡Y asegúrate de que tú y todos los que cuidan a tu hijo sigan y den seguimiento al entrenamiento!

salud y bienestar de bebe