¿Es hora de decir adiós a los pañales? Antes de comprar la bacinica de tu pequeño, es importante tener un plan para este gran paso. Te enlistamos algunos métodos que te podrán ayudar a decidir cómo iniciar esta gran tarea.

No hay un único método garantizado para el éxito de control de esfínteres. La clave está en elegir la estrategia que mejor se adapte a tu pequeño y a ti. Hemos enumerado algunos métodos con sus pros y contras para que puedas tomar una mejor decisión.

 

El método centrado en el niño o el método de “Brazelton”

La idea principal de este método es que tu hijo realice su entrenamiento de control de esfínteres a su propio ritmo, por lo que su edad es menos importante que su nivel de desarrollo. Cuando el niño está listo, los padres pueden comenzar una serie de «aproximaciones sucesivas» que llevarán al éxito.

¿Cómo funciona?:

Antes de comenzar, debes identificar si tu pequeño está mostrando señales de estar listo (para obtener una lista de estos signos ve Paso a paso: ¿Cómo saber si mi bebé está listo para aprender a usar el baño?).

  • ¿Listos? El primer paso es llevar a tu hijo a escoger su propio bañito entrenador. ¡Este proceso le encantará, ya que podrá escoger su color favorito y, además, comenzará a desarrollar un sentido de pertenencia!
  • Ahora, anima a tu hijo a sentarse en la bacinica completamente vestido. Poco a poco tu hijo comenzará a relacionar su bacinica con ir al baño.
  • Para motivar a tu hijo a ir al baño, puedes dejarlo andar por toda la casa sin pañal, solamente asegúrate de dejar la bacinica en un lugar visible.
  • El objetivo es que tu pequeño crea que ir al baño fue idea suya.
  • Para los siguientes pasos, como ir al baño en el inodoro y el lavado de manos, es mejor esperar hasta que tu pequeño muestre interés por hacerlo.

Pros

  • Este método es recomendado por la Academia Americana de Pediatría (AAP) y es el método más utilizado en los Estados Unidos hoy en día.
  • Es muy fácil de hacer si tienes un estilo de vida ajetreado.
  • Necesita muy poca preparación o planificación.
  • No es un gran compromiso de tiempo o de consistencia.

Contras

  • Este proceso puede tardar semanas dependiendo del niño.

Para obtener más información sobre el método del Brazelton consulta estos libros: “Toilet Training: The Brazelton Way”, “The AAP’s Guide to Toilet Training” y “The AAP’s The Baby Book” por William y Martha Sears.

 

El Método de “Un Día”Este método se basa en la idea de que los niños aprenden a través del ejemplo. En realidad, el «un día» se refiere más al día que pasas con tu pequeño practicando cómo usar la bacinica adecuadamente. Después de este «primer día» pasarás algunos más practicando y siendo muy consistente con los pequeños accidentes que tenga.

¿Cómo funciona?

Tu pequeño debe de tener 20 meses o más, y debe de mostrar señales de estar listo (para obtener una lista de estos signos, ve Paso a paso: ¿Cómo saber si mi bebé está listo para aprender a usar el baño?).

  • Antes de empezar tendrás que establecer un área de entrenamiento con una bacinica, además de tener una muñeca con pañal extraíble (expertos sugieren usar una muñeca que pueda “beber y orinar»). Así mismo te recomendamos tener alimentos y bebidas a la mano. Recuerda que tendrás que dedicar un día al entrenamiento de control de esfínteres (entre 4-6 horas continuas).
  • ¿Listos? Utiliza la muñeca para demostrar la rutina de ir al baño. Dale de beber a la muñeca y luego explícale a tu hijo que la muñeca debe ir al baño. Guía a tu pequeño en todo el proceso de quitar el pañal a la muñeca, sentarla en la bacinica y hacer del baño. Después felicita y recompensa a la muñeca por hacerlo.
  • Ahora revisa el pañal de la muñeca. Si está seco, obtiene otra recompensa; si está mojado, explícale que los niños grandes no se orinan en los pantalones.
  • Repite este ejercicio varias veces hasta que tu hijo entienda los pasos. Esto normalmente no toma más de una hora.
  • Ahora, intenten lo que hicieron con la muñeca, pero con tu pequeño.
  • La clave de este método es el refuerzo positivo y sobrecorrección. Cuando los niños lo hacen bien, son recompensados. Cuando se equivocan (mojan sus pantalones) realizan ejercicios de práctica.

Pros:

  • Es rápido, por lo general se puede hacer en menos de 2 semanas.
  • Es un método estructurado.
  • Funciona con niños que tienen necesidades especiales.
  • Estudios sugieren que los padres que usan este método suelen tener éxito.

Contras:

  • Requiere de planificación y preparación.
  • Requiere un seguimiento.

Para obtener más información sobre el Método de Un Día consulta el libro “Toilet Training in Less Than a Day” escrito por Nathan H. Azrin, Ph.D., y Richard M. Foxx, Ph.D.

 

Cuando hayas elegido el método que vas a utilizar habla con tu pediatra o tu guardería; probablemente tengan un montón de experiencia y consejos que te podrán compartir. Así mismo, asegúrate de que todas las personas que están involucradas en el cuidado de tu pequeño sepan muy bien cuál será el método de entrenamiento, ya que deberán apegarse a él.

Si ninguno de estos métodos te convence, no te preocupes, existen más métodos y técnicas de entrenamiento para el control de esfínteres. Próximamente estaremos mencionando sus pros y contras en nuestros siguientes artículos, ¡así que no te los pierdas!