Anteriormente hablamos sobre la importancia del juego imaginativo. Este tipo de juego es extremadamente variado y hoy hablaremos de uno en particular.

¿Ya llegaste a esa etapa en la que tu pequeño quiere disfrazarse todo el tiempo? Esto se ha vuelto cosa de todos los días y no algo exclusivo de la Noche de brujas o alguna fiesta. Tu hijo quiere usar disfraces donde sea y cuando sea. Aunque te parezca un juego simple, de hecho, cuando se viste y finge ser un pirata, un superhéroe o un vaquero, está adquiriendo muchas habilidades y estimulando su cognición. Sigue leyendo para aprender más.

Durante las etapas tempranas del desarrollo de tu pequeño, el desarrollo cerebral puede potencializarse usando la imaginación durante los juegos imaginativos, por ejemplo, al disfrazarse. Esta tarea tan simple de crear imágenes y sonidos en la mente de tu hijo contribuyen al desarrollo de conexiones neuronales y, más adelante, a la adquisición de funciones ejecutivas.

Disfrazarse de superhéroe no es solo ponerse una capa. En su mente, tu hijo probablemente ya inventó una misión increíble, un monstruo al que tiene que derrotar o cómo rescatar a sus amigos. Según un estudio llevado a cabo en la Universidad Estatal Berks de Pensilvania, este tipo de juego contribuye al desarrollo futuro de la expresividad, el conocimiento y la regulación emocional en los niños. Otras investigaciones reiteran la importancia del juego imaginativo, como el disfrazarse, porque estos juegos tempranos se asocian con un mejor rendimiento creativo en años posteriores.

desarrollo de tu bebe

Queremos invitarte a que explores más el uso de los disfraces con tu hijo y los aproveches al máximo. Estos son algunos consejos:

Inventen una historia: Si a tu pequeño le gusta disfrazarse de pirata, creen una historia en la que tenga que hacer algo. Tal vez se haya quedado varado en una isla desierta. ¿Qué hará para sobrevivir? ¿Cómo puede volver a tierra firme? Tu hijo pondrá en práctica su empatía y sus habilidades de planeación y resolución de problemas mientras se divierte con su disfraz y se mete en su papel.
Juego de roles: Los dos pueden disfrazarse y participar en un juego de roles. Tal vez puedes disfrazarte de bebé y él de cuidador. Haciendo eso verás cómo representa e imita ciertas acciones que ha visto o en las que ha participado. Este tipo de juego de roles te dará la oportunidad de observar qué tipo de información recibe tu pequeño de su entorno y cómo la está procesando. También puede contribuir al desarrollo de la empatía.
Creen sus propios disfraces: Otra forma de mejorar la experiencia es tener a la mano materiales con los cuales diseñar disfraces en casa. Pueden practicar la acción de cortar, pegar, escoger botones o cualquier otra actividad manual que estimule el desarrollo de la motricidad fina.
Anima a tu hijo a vestirse solo: Dale la oportunidad de practicar su independencia y autocuidado ayudándote en el proceso de ponerse la ropa. Quédate a su lado y ofrécele tu ayuda para que sepa que cuenta con tu apoyo. Aprender a abotonar una camisa o a atarse las cintas de los zapatos requiere de muchas habilidades. Gracias a tu amor y dedicación, ayudarás a tu hijo a volverse más tolerante con la frustración y a mejorar cada día. Vestirse, como la mayoría de las habilidades, es algo que se logra gracias a la repetición. Tal vez tu niño se frustre si no lo logra al primer o segundo intento. Si esto sucede, ayúdale y dile que entiendes cómo se siente mientras lo animas a intentarlo de nuevo.
Invita a tu hijo a que te acompañe a hacer tus pendientes: Esto le dará un giro divertido a la situación y fortalecerá el vínculo que tienes con tu pequeño. Llévalo al supermercado mientras está disfrazado. Notarán cómo las personas interactúan con él de forma muy diferente a la habitual. Tal vez le pregunten sobre su disfraz o él asuma su rol de personaje y le diga a la gente que está tratando de escapar de una isla desierta. Con esta actividad, tu hijo mejorará sus habilidades sociales y de comunicación, mientras trabaja su memoria al recordar eventos recientes. ¡Se la pasarán increíble porque nada es más divertido que tener una aventura con tu hijo!

En este punto, el cerebro y las ideas de tu pequeño son flexibles y abundantes. Por eso este es el momento perfecto para disfrutar de jugar con él y estimular su aprendizaje a través del juego. Los disfraces que usen pueden ser tan simples o elaborados como quieras, y con estos consejos puedes escoger lo que más les convenga y disfruten en casa. ¡Inténtenlo!

Para más ideas sobre el juego imaginativo, lee: ¡Jugar no es cosa de juego!

Estudios sobre el juego imaginativo (textos en inglés)
Pretend and Physical Play: Links to Preschoolers’ Affective Social Competence
Pretend Play and Creative Processes