La teoría de la mente de los niños

Como adultos, entendemos que cada persona tiene sus propios pensamientos, creencias y deseos; es decir, que tienen su propia forma de pensar. Sin embargo, no siempre fuimos conscientes de esto. Para poder deducir correctamente las intenciones y deseos de otra persona, los niños deben desarrollar una teoría de la mente. Explicaremos este concepto con una historia. “Una niña guarda todos los bloques de juguete en una caja y luego sale de la habitación. Mientras tanto, alguien entra a limpiarla y cambia los bloques de caja. Más tarde, la niña regresa y quiere construir una torre de bloques. ¿Dónde debe buscar los juguetes?”. Diferentes estudios muestran que los niños pequeños probablemente responderán que la niña debe buscar los bloques en la caja donde están. No es sino hasta que cumplen 4-5 años que los pequeños comprenden que lo que la niña cree no es lo mismo a la realidad y, por lo tanto, responderán que la pequeña buscará en la caja donde había guardado los bloques.

Tener una teoría de la mente es muy importante para los niños porque cambia la forma en la que perciben a los demás y les ayuda a entender sus acciones. Básicamente, la teoría de la mente sirve en dos áreas del desarrollo: la social y la cognitiva.

El impacto social
La teoría de la mente es una herramienta social muy importante porque les permite a los niños explicar y predecir las conductas de los demás. Tanto la cooperación como la competencia requieren que comprendamos los estados mentales de los demás; es indispensable conocer las creencias, deseos e intenciones del otro para poder colaborar o competir con éxito. Mientras competimos, necesitamos saber si las intenciones del otro entran en conflicto con las nuestras y, de ser el caso, hacer algo al respecto. Por otro lado, cuando actuamos de forma altruista necesitamos saber lo que el otro necesita o desea, así como comprender lo que los demás piensan sobre nosotros (por ejemplo, saber que la otra persona se decepcionará si somos egoístas o viceversa). Además, entender las intenciones del otro ayuda a los niños a distinguir entre las conductas accidentales y los actos maliciosos.

El impacto cognitivo
La teoría de la mente les permite a los niños adquirir nuevas formas de razonamiento y avanzar en su desarrollo cognitivo. Uno de los pasos más importantes es la habilidad para usar la metarepresentación. ¿Qué significa eso? En pocas palabras, pensar en lo que está pensando otra persona y juzgar si su representación mental se relaciona o no con la realidad, por ejemplo, al considerar que la creencia de alguien es falsa. Aunque parezca algo simple, para desarrollar la teoría de la mente necesitamos comprender conceptos muy complejos. Implica que reconocemos que existe una sola realidad, pero que no todos tienen la misma representación de esta. Además, estimula la comprensión de conceptos como la subjetividad, la objetividad, los hechos y los valores. Es decir, nos permite entender que los hechos no son negociables, pero que una opinión es subjetiva, se puede cuestionar y varía de una persona a otra.

Frye, D. & Moore, C. (2014). Children’s Theories of Mind: Mental States and Social Understanding. Psychology Press.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>