La hipertonía en bebés sucede cuando los pequeños presentan resistencia o imposibilidad al momento de realizar un movimiento. Se manifiesta, por ejemplo, cuando sus piernas o brazos son anormalmente rígidos debido a un exceso de tono muscular, que afecta las articulaciones y les dificulta mover sus extremidades de manera fluida.

Desde la perspectiva de mamá y papá, la hipertonía en bebés y niños suele generar muchas dudas e inquietudes, pues… ¿Cómo no preocuparse al ver que tus hijos no pueden moverse con naturalidad? Por eso es indispensable saber de qué se trata, y la clave para comprenderla está en el tono muscular y su función.

Básicamente, el tono muscular representa la energía que posee cada músculo. Mientras mayor sea su valor, mayor será la contracción. Esto genera que las articulaciones principales del cuerpo se contraigan, provocando que el bebé no pueda moverse a placer y su secuencia de desplazamientos se vea interrumpida.

La raíz del problema está en las señales que reciben los nervios desde el cerebro, cuyo destino final es el músculo. Cuando el cerebro o la columna vertebral fallan en la acción de controlar estas señales y hacerlas llegar con éxito a los músculos, ocurre la hipertonía.

Pese a ser una condición poco común, existen numerosos casos, por lo que es muy importante que la conozcas y estés al tanto de sus características, para que te sea posible identificar cualquiera de sus síntomas y detectarla a tiempo en tus pequeños.

¡Descarga Kinedu GRATIS y accede a +1,800 actividades para ayudar a tu bebé a alcanzar su óptimo desarrollo!

¿Qué causa la hipertonía en bebés y niños?

Si estás en la dulce espera, o empezando la gran aventura de ser mamá o papá, seguro que una de las preguntas que invade tu pensamiento es… ¿Qué causa la hipertonía en bebés y niños? Y más aún cuando es una condición que no aparece con demasiada frecuencia entre los problemas de salud de los pequeños.

Para resolver ésta y otras dudas, los expertos en desarrollo infantil de Kinedu te esperan con una serie de consejos y recomendaciones profesionales creadas para mantener a un nivel óptimo la salud de tus niños. ¡Puedes descargar nuestra app y comenzar tu prueba gratuita durante 7 días!.

Las principales causas de hipertonía en bebés y niños pueden variar y presentarse desde distintos orígenes. Uno de ellos es en la etapa perinatal y neonatal, que acontece entre la semana 22 de embarazo y la primera semana de vida del bebé fuera del útero.

Los problemas imprevistos durante este periodo que pueden generar hipertonía son enfermedades metabólicas, movimientos del tronco encefálico, ictus perinatal, anomalías en la placenta, en el funcionamiento del cordón umbilical y lesiones medulares, entre otras enfermedades que son de igual forma poco comunes.

Respecto a las causas que aparecen en el feto, durante su formación, la hipertonía puede deberse a infecciones intrauterinas, alteraciones en el sistema de neurotransmisión, anomalías genéticas, ictus isquémico y lesiones cerebrales derivadas de la falta de oxígeno al feto (hipóxicas).

Durante la maternidad, una de las etapas más importantes para la vida del niño o niña, también es posible que los pequeños contraigan hipertonía. Los factores de riesgo incluyen el uso de drogas, tanto prescritas como ilícitas; golpes o lesiones, hiperparatiroidismo, hipertensión, diabetes y enfermedades inmunológicas como esclerosis múltiple y artritis reumatoide, que podría contraer o sufrir la madre.

Específicamente en los niños, algunas de las principales causas se deben a golpes en la cabeza, tumores en el cerebro o determinadas sustancias tóxicas que pueden hallarse en medicamentos.

Esta condición limita la acción de las articulaciones y por ende los movimientos, por tanto, puedes identificarla al verificar que el pequeño o pequeña da señales de inmovilidad.

Cuando comienza a aparecer en niños de 18 meses en adelante, suele presentarse en las piernas, convirtiendo su caminar en un proceso evidentemente rígido y mucho más aparatoso de lo normal, por lo que serán más frecuentes las caídas al suelo.

desarrollo de tu bebe

En casos de hipertonía severa en niños, algunas extremidades pueden llegar a mostrarse completamente tiesas e inmóviles, un síntoma que aparece cuando la contractura del músculo es superior a los niveles regulares.

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

¿Cómo diagnosticar la hipertonía en bebés y niños?

Para diagnosticar la hipertonía en niños y bebés, lo primero que se debe hacer es una aproximación a la sintomatología elemental. Comienza por precisar en qué partes del cuerpo se está manifestando la rigidez, es decir, específicamente cuáles son las extremidades del niño o niña que están mostrando inmovilidad, por ejemplo, los brazos o las piernas.

Seguidamente, es necesario determinar si esta inmovilidad se presenta de manera temporal, si aparece regularmente con frecuencia elevada, o si se mantiene en todo momento sin ningún cambio o signo de mejora.

Una vez tengas estos datos, te recomendamos agendar una consulta con tu pediatra de confianza, o asistir a un médico especialista en tratar este tipo de problemas.

Otro punto importante para acercarse a un diagnóstico certero es poseer un registro de tu historial familiar de enfermedades. En la hipertonía de bebés influye considerablemente si existe en la familia antecedentes de epilepsia, dificultades de aprendizaje, ictus a temprana edad y enfermedades como displasias óseas, en las que la forma de crecimiento de los huesos es anormal y deficiente; o miotonía congénita, que incide negativamente en el estado de relajación de los músculos.

En las madres, el transcurrir del embarazo también es relevante al momento de aplicar un diagnóstico. En la hipertonía infantil influyen episodios de sepsis obstétrica, uso de drogas recetadas e ilegales, golpes o traumas durante el embarazo y contagio de enfermedades virales, entre otros.

De cualquier forma, la palabra definitiva y certera la dará tu pediatra o médico especialista. Confía únicamente en estudios especializados que arrojen resultados fiables sobre la salud de tus niños.

¿Tienes dudas sobre temas de la salud de tu pequeño? Descarga aquí nuestra app gratuita y consulta tus dudas con nuestros expertos en desarrollo infantil. 

¿Cómo tratar la hipertonía en bebés y niños?

El tratamiento de la hipertonía en bebés y niños depende de las características de cada caso, por lo que el tipo de medidas por aplicar dependerá de los síntomas y de la gravedad que presente el niño o niña.

Los tratamientos se aplican regularmente con la receta de medicamentos como Dantroleno sódico, un relajante muscular ideal para eliminar la contracción de los músculos y aportar mayor fluidez a las articulaciones.

Otros que entran en la categoría de relajantes del músculo esquelético y tratan la hipertonía son Baclofeno, Diazepam y Benzodiazepina, este último con efectos añadidos de tipo ansiolítico y anticonvulsivo.

Como tratamiento alternativo que puedes considerar para ayudar a los pequeños desde tu rol de padre o madre, se recomienda probar rutinas de ejercicio moderado, ya que los niños con hipertonía deben mantenerse al margen de los movimientos físicos.

Estas sesiones de entrenamiento leve se complementan positivamente con fisioterapia profesional, por lo que consultar algún plan especial que se adapte a las necesidades del niño o niña es sin duda una buena elección.